LA GUERRILLA NO TIENE PERDÓN DE DIOS

LA GUERRILLA NO TIENE PERDÓN DE DIOS

Con la voz entre cortada y lágrimas en los ojos, montado en la parte posterior de un camión, de rodillas ante el ataúd donde venía su hermano, José María Puentes Cañas clamó justicia por el asesinato de Augusto Puentes a manos del Ejército Revolucionario del Pueblo (Erp).

10 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Lo que le hicieron a mi hermano no tiene perdón de Dios, no se conformaron con matarlo de un solo impacto, sino que tuvieron que dispararle siete veces. Son unos desalmados , dijo ante los medios de comunicación en tono de impotencia.

El dolor de Chepe , como le dicen a José María Puentes, es el mismo que sienten los demás miembros de la familia, de sus amigos más allegados y de la ciudadanía sincelejana.

El obispo de la Diócesis de Sincelejo, Monseñor Nel Beltrán Santamaría reprochó el acto de barbarie cometido con Augusto Puentes Cañas, en un día --el sábado-- dedicado exclusivamente a la peregrinación por la paz y la libertad, y en el que Sucre protestó masivamente en contra de la violencia y el secuestro.

Lo que más le duele a Chepe es no haber tenido la oportunidad de despedirse de su hermano y que este hubiera podido hacer lo mismo con su familia. Volver a tenerlo entre nosotros hubiera sido maravilloso , dijo.

Hace precisamente un mes, José María le escribió una carta a su hermano secuestrado en algún lugar de los Montes de María, donde le expresaba todo el sentimiento que pueden sentir dos hermanos.

No se que me causa más angustia, si el pasar cada día sin verte o el deseo de tenerte nuevamente entre nosotros. Cada segundo, cada minuto, cada día que pasa sin saber de ti es como si mi cuerpo se quedara sin su sangre, alimentado solamente por la fuerza de nuestro Dios, ese ser supremo que me dice que pronto volverás para seguir conversando, como últimamente siempre lo hacíamos, hasta dos y tres veces por día , decía la carta.

Afirma el adolorido hombre que Dios le decía que volvería pronto, lo sentía en su interior, y que lo amaba tanto que por eso también le entregó al grupo que lo mantuvo secuestrado, 80.000.000.oo de pesos, lo cual hizo crecer la esperanza en su alma, pero no se pudo, siete balas impidieron que se pudieran reunir nuevamente.

No se queda atrás el dolor de la Niña Jose , su madre, a quien le habían ocultado en acuerdo con su padre el que Augusto estaba secuestrado. Tú más que nadie conoces a nuestra madre, tu eres su especialidad, su amor, sus ojos, el benjamín de la casa, le dijo en aquella carta.

Ayer en el cementerio Los Angeles, en las afueras de Sincelejo, el cuerpo de Augusto fue llevado hasta su última morada, quedando la zozobra en los familiares de otros secuestrados que aún permanecen en poder de la subversión.

El secuestro en pesca milagrosa El cuerpo sin vida del abogado y ganadero sincelejano Augusto Pérez Cañas fue encontrado la vereda Miramar, jurisdicción de Pijiguay, zona rural de Ovejas (Sucre), luego que labriegos del lugar dieran aviso a las autoridades al escuchar los tiros.

Inicialmente fue reportado como un NN, y el domingo en horas de la noche, por las características físicas, personal de la Fiscalía y familiares lo identificaron.

Puentes había sido secuestrado el pasado 9 de junio del presente año, en un retén de pesca milagrosa en el sitio La Coquera, entre El Carmen de Bolívar y Ovejas. El secuestro se lo atribuyó el Erp, disidencia del Eln.

Desde entonces se iniciaron conversaciones con sus familiares, a quienes les pidieron inicialmente 60 millones de pesos, pero después aumentó a 80 millones, y en los últimos días a 200 millones de pesos.

El hecho unió a familiares de las personas residentes en el sur de Bolívar, Córdoba y Sucre secuestradas en las pescas milagrosas de Ovejas, y la semana pasada se tomaron una calle en el centro de Sincelejo y montaron una Zona de Distensión . De nada sirvió para que devolvieran a Augusto Puentes.

Tampoco sirvieron siete horas de peregrinación, de decir basta ya a la violencia, de las oraciones de Monseñor Nel Beltrán y las peticiones de paz del gobernador Eric Morris Taboada.

La respuesta de los alzados en armas ubicados en la subregión Montes de María fue el asesinato de uno de los 14 secuestrados que mantienen en su poder.

Puentes tenía 38 años de edad, fue alcalde de Zambrano (Bolívar), municipio en el que residió por muchos años. Su muerte causó conmoción en Sincelejo, donde su familia tiene el apreció de la comunidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.