TRABAJADORES SE FUERON A LAS CALLES

TRABAJADORES SE FUERON A LAS CALLES

Namaris León controlaba sus nervios masticando chicle. A las diez de la mañana, la trabajadora social del Hospital Nazareth de Barranquilla se encontraba en la Calle 30 con la carrera 21, con 400 trabajadores más.

01 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Miraba de un lado a otro, esperando alguna orden del presidente de la Asociación Nacional de Trabajadores de Hospitales y similares, (Anthoc) de Barranquilla, Angel Salas, quien no sabía si seguir hacia la sede del Sena, ubicada en la misma vía, o quedarse allí. Habían transcurrido nueve horas del paro cívico nacional organizado por las centrales obreras y aún no habían llegado muchos trabajadores al punto de concentración.

El nerviosismo se había apoderado de todos, pues los agentes de la policía colocaron las motos muy cerca de ellos y recogieron las llantas y troncos que los protestantes habían apostado sobre los dos carriles de la vía que a varios kilómetros toma el nombre de Carretera Oriental.

La mujer que lleva siete años en el centro asistencial vestía jean azul, camiseta blanca, sandalias marrones, gorra que le hacía publicidad a una marca de cerveza y gafas oscuras con la que disimulaba su estado ansioso y de paso protegía sus ojos de los rayos del sol.

Namaris acordó llegar a este sitio, que fue uno de los doce acordados por las organizaciones de trabajadores. Esta vez la estrategia fue combinar las concentraciones con marchas por las principales calles de la ciudad.

Para disminuir un poco la tensión y hacerse escuchar frente a los periodistas que habían llegado, Namaris y sus amigas comenzaron a gritar consignas en contra del Gobierno de Andrés Pastrana.

Esas consignas no las escuchaba Jesús Tovar, el fiscal de la Central Unitaria de Trabajadores del Atlántico, pero sabía que se estaban lanzando porque así fue acordado. Tovar y otras 500 trabajadores se encontraban en la Calle 30, frente al Sena Comercial.

La directriz fue movilizarnos, pero no realizar una sola marcha sino varias concentraciones para hacernos sentir en toda la ciudad , dijo el dirigente que relató que hacía media hora, los agentes de policía habían tratado de disolver la concentración frente al Colegio Francisco José de Caldas. En el enfrentamiento, varias personas fueron lastimadas, se escucharon varios disparos al aire y lanzaron gases lacrimógenos.

Así, bajo la zozobra de ser atacados por la Policía, se concentraron los trabajadores de entidades financieras, estudiantes de colegios y universidades y docentes de colegios público. Algunos puntos de concentración fueron la calle Murillo con la carrera 8, Murillo con la avenida Las Torres, Calle 30 frente al Inem, Cementerio Universal, Cordialidad a la altura del barrio San Martín, sobre la Circunvalar, y Centro Cívico. En algunos de estos sitios, se presentaron enfrentamientos con los agentes de la Policía y fueron saqueadas algunos locales comerciales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.