LOS PELAOS...

LOS PELAOS...

América Son más de una docena. Como si de pronto el mundo del América hubiese retrogradado en el tiempo y se hubiese convertido en un gigantesco productor de niños-genios, de terribles buscadores de gloria.

17 de enero 1999 , 12:00 a.m.

Sólo hay que verlos. Hace poco obtuvieron el título nacional de la Primera C y en ese torneo expusieron técnica, táctica y físico para arrasar a sus rivales proponiendo un fútbol vertiginoso, vertical y pleno de vigor, buscando con ello asaltar en masa la cima de una institución que vivió cerca de 15 años contratando estrellas de otras naciones.

La Copa Merconorte-98 sirvió para que en este América se presentase aquello que el deporte es una apasionante sucesión de cambios, búsquedas y propuestas.

Atrás quedó la historia que escribieron, entre otros, Julio Falcioni, Aureliano Pascuttini, Gerardo González Aquino, Ricardo Gareca, Roberto Cabañas, Juan Manuel Battaglia, Willington Ortíz, Alex Escobar y Antony de Avila, quienes estuvieron bajo la dirección técnica de Gabriel Ochoa Uribe.

Ahora hay una nueva generación, junto con una ideología futbolística más acorde con los tiempos que vive esta institución que está produciendo sus propios jugadores que aprendieron técnicas desde muy pequeños y fueron desarrollando sus físicos armónicamente, con controles constantes, con ayudas de otras vertientes como la alimentación, la computación para sus entrenamientos, la sicología y las máquinas para trabajos físicos.

Por eso no es extraño ver los pelaos del América vestir el uniforme de aquellos ilustres que conquistaron ocho títulos domésticos y cuatro subtítulos de Copa Libertadores como es el caso del arquero Robinson Zapata, quien nació en Florida (Valle) hace 20 años. Fue campeón en la C y ya jugó 180 minutos en el equipo profesional ante Sporting Cristal del Perú y Millonarios.

Quiero ser titular en el América , dijo Zapata. Una de mis cualidades fundamentales es que soy anti-penal porque soy muy ágil bajo los palos .

Además de lo expresado hay que agregar que Zapata tiene un buen saque con su pie derecho. Ese aspecto técnico se aprovecha muy bien cada vez que él juega , dijo Jaime De La Pava, 32 años, técnico de los diablos en la C y confirmado para 1999 en el equipo profesional, ya contabiliza dos títulos en la zona sur occidental y el ascenso de dos de dos equipos dirigidos, la Escuela Carlos Sarmiento y América a la B .

Soy graduado de la Escuela Nacional del Deporte. Ya tengo un recorrido como técnico. Estuve en el Deportivo Cali, pero por cuestiones económicas salí de esa institución. Dirigí a la Escuela Carlos Sarmiento y un año estoy en el América. En este lapso se pudo desarrollar un trabajo que permitió que ascendiesen algunos valores que se mostraron en la Merconorte , recalcó De La Pava.

Durante el Torneo de la Primera C jugadores como los bogotanos Fabián Vargas, Kilian Virviescas y Andrés Pérez, los vallecaucanos Alexander Del Castillo y Sandro Zuluaga y el risaraldense Leonardo Enciso fueron cuota importante para el título de la zona sur occidental y luego en la final que le dio su ascenso a la B . Pusieron la pelota contra el piso, realizaron variantes tácticas posibles e imposibles y exhalaron el último aliento en cada compromiso.

Vargas es volante mixto. Tiene 18 años. Es derecho, dinámico, rápido, con gran despliegue, con buena recuperación de balón y cada vez que lo tiene en los pies levanta la cabeza para ubicarlo al compañero mejor ubicado.

A esto debe sumarse lo técnico de Virviescas. 18 años. Volante de creación. Es zurdo. Maneja bien la pelota, tiene gol y aporta tres virtudes fundamentales: personalidad, ubicación en la cancha y generosidad.

Pérez corre el campo a lo ancho, ordena, manda, impone su ley porque tiene buen manejo de pelota.

Se parece a Freddy Rincón en sus inicios , es la frase que más se escucha cada vez que ven a Alexander Del Castillo correr la cancha con la pelota pegada a sus pies. Tiene 21 años y mide 1,85 metros. Sabe pegarle al balón con la pierna derecha. Juega como volante mixto, pero sabe desdoblarse debido a su tranco largo que embruja con su estilo. En cualquier pase que recibe se le verá encorvar la espalda, hará un dribling para la izquierda y se irá por la derecha debido a su larga zancada. Le falta más peso que lo va a adquirir trabajando con el grupo de profesionales.

Otro volante que causa admiración entre los pelaos de este América que afrontó la Copa Merconorte y que estará en el equipo profesional es Zuluaga, quien con 20 años, recupera y maneja bien la pelota con su pierna derecha en su función de volante mixto. Le falta más continuidad aunque es ordenado. Su técnico, De La Pava, le está trabajando para que sea más constante y más aguerrido en los momentos difíciles.

Por el lado ofensivo pinta bien Encizo. 17 años. Fue goleador de la selección de Risaralda en las divisiones de infantil, prejuvenil y juvenil. Es inteligente para moverse en el frente de ataque porque sabe con la pelota, maneja los dos perfiles y aunque debe mejorar los balones aéreos es rápido para definir en el arco de enfrente.

Ellos son, incluyendo al técnico De La Pava, los pelaos del América. Ellos ya empezaron a escribir la historia futura del América. Lo hicieron en la Copa Merconorte, un torneo internacional diseñado para dar a conocer los niños-terribles de los equipos que participaron porque es el momento del cambio y ahora tendrán la oportunidad en 1999 de demostrar lo que asimilaron al tener que actuar en el equipo profesional.

Fotos: James Arias/EL TIEMPO Sandro Zuluaga Kilian Virviescas Andrés Pérez Alexander del Castillo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.