ERA EL EINSTEIN DE LOS VIOLINISTAS

ERA EL EINSTEIN DE LOS VIOLINISTAS

Lord Yehudi Menuhin, un niño prodigio que se convirtió en uno de los violinistas y profesores de música más famosos del mundo, murió ayer en Berlín, a la edad de 82 años.

13 de marzo 1999 , 12:00 a.m.

El virtuoso músico de origen estadounidense falleció en el hospital Martin Luther tras una breve enfermedad. Los agentes alemanes de Menuhin indicaron que fue trasladado al hospital a principios de semana afectado por una bronquitis.

El último concierto de Menuhin fue el pasado domingo cuando, en Dusseldorf, dirigió obras de los compositores Sergei Prokofiev, Alfred Schnitke y Felix Mendelsohn Bartoldd.

Menuhin fue un niño prodigio que cumplió su promesa de llegar a ser uno de los mejores violinistas del mundo, antes de ampliar sus actividades como profesor y director de orquesta.

Adoptó la ciudadanía británica en 1985 y fue tan reconocido por su devoción a las causas humanas como por su asombrosa maestría en la ejecución del violín.

Menuhin, miembro de la Cámara de los Lores británica desde 1993, tenía una escuela en Inglaterra y una academia en Suiza para músicos jóvenes y talentosos. Les comuniqué a los niños y están acongojados. El fue una inspiración y lo echaremos de menos , dijo el director de la Escuela Yehudi Menuhin en el sur de Inglaterra, Nicolas Chisholm.

Un prodigio Debutó como músico a los 7 años de edad y a los 13 ya había dado conciertos en París, Londres, Nueva York y Berlín y lanzado una carrera que llegó a ser el sustento de su familia.

Nació en Nueva York, en 1916, se convirtió en una importante figura en el mundo del jazz, lo mismo que en el de la música clásica. Tenía su residencia en Londres, pero pasaba gran parte de su tiempo viajando por todo el mundo.

Considerado el músico mejor pagado de la década de 1930, su búsqueda de la perfección lo convirtió en una leyenda. Menuhin dijo que el violín tenía sus propias demandas, casi como una diosa pagana, exigiendo un cierto tributo .

Cuando tenía 38 años, un diario de Nueva York dijo que la frescura y pureza única de su interpretación es excitante. Ningún otro violinista tiene tal elocuencia expresiva sólo en el tono .

Dejó de hacer actuaciones públicas cuando llegó a los 70 años. Sufría de algunas limitaciones auditivas a esa altura de su vida y, además, había desarrollado otros intereses. Pero con la batuta en la mano todavía demostraba estar lleno de energía y su programa de viajes era intenso.

Creo que lo que he aprendido en la música lo puedo aplicar a un amplio repertorio..., lo que es divertido, porque estoy explorando un nuevo terreno , manifestó en una entrevista con motivo de sus 80 años.

Pero ahora no siento ningún deseo de pasar horas trabajando lejos otra vez en algo que yo mismo en el pasado y otra gente puede ejecutar mucho mejor de como lo hago ahora. No le encuentro sentido .

En Berlín, sus conciertos hicieron que el físico Albert Einstein exclamara: ahora sé que hay un Dios en el cielo .

Un gran maestro Su legado es no sólo la escuela, sino su inspiración para músicos de todo el mundo. No era esnobista, en lo más mínimo. Era amigo de todo el mundo y todo el mundo podía hablar con él. Trataba a todos de la misma manera. Era bastante extraordinario , dijo Chisholm.

Uno de los pupilos de Menuhin fue el violinista punk británico Nigel Kennedy, a quien le maravillaba la generosidad de su maestro. Tenía una caja de chocolates que quería compartir con la gente... esa era su actitud , explicó Kennedy en una ocasión.

El intendente de la Orquesta Filarmónica de Berlín, Elmer Weingartnen, señaló que Alemania tenía una deuda infinita con Menuhin , ya que fue el primer artista judío que hizo un gesto de reconciliación tras la II Guerra Mundial, cuando realizó un concierto en Berlín.

A lo largo de la II Guerra Mundial, Menuhin ofreció más de 500 conciertos ante las tropas aliadas para fortalecer la moral de los soldados en su lucha contra el régimen de Hitler.

RECUERDOS DE UNA VISITA Para Ismael Arensburg la noticia de la muerte de Yehudi Menuhin se convirtió en un momento propicio para traer los recuerdos de cuando lo conoció y le propuso que visitara Colombia. Era la década del 50, Menuhin llegó a Bogotá al Hotel Granada, cuando las fanfarrias de la cultura presentaban a la capital como la Atenas de América.

Menuhin vino para dar un recital en el Teatro Colón. Cuando lo conocí personalmente vi a una persona con una amabilidad extraordinaria que hablaba un español muy lindo, aunque un poco enrevesado , recuerdo Arensburg.

Y fue su talento y su amabilidad la que sorprendió a los amantes de la música clásica durante su primera visita al país hace cerca de cuatro años vendría a Bogotá, como director de orquesta, con la misma cordialidad con la que siempre vio a Colombia. Recuerdo que en una presentación que tenía en Barranquilla, contratado por el señor Carlos Dieppa y Gonzalo Miramón, Menuhin no quiso cobrar los mil dólares de honorarios de esa época cuando se enteró de que por el precio la gente no había podido asistir al recital , dice Arensburg, y complementa: sobre el escenario dijo: voy a tocar lo que ustedes quiera y hasta la hora que quieran .

Era el mejor violinista del mundo el que decía eso. El mismo que pudo reconocer un Stradivarius falso cuando una señora se lo llevó a su habitación en el Hotel Granada para que diera fe de su autenticidad. Tocó dos minutos, luego metió el violín firmado con la rúbrica de Stradivarius en el estuche y le dijo a la señora: muchas gracias y adiós . El Stradivarius era falso. No valía ni cien pesos.

EL MUNDO ENTERO LLORO SU MUERTE La importancia de Menuhin trascendió el mundo de la música y la conmoción por su muerte alcanzó a algunos de los líderes políticos más importantes del planeta.

-Jacques Chirac.

presidente de Francia El violín de Yehudi Menuhin era también un instrumento de paz y fraternidad. Asumo con profunda emoción la desaparición repentina de Menuhin. Con él se apaga una luz, la luz de un genio, pero también la luz de un corazón , -Tony Blair Primer ministro británico El talento único de Yehudi Menuhin llevó la alegría a millones (de personas) y será recordado en todo el mundo como uno de los grandes músicos de su época .

-Andrew Lloyd Weber compositor británico Estoy muy apenado por la muerte de Yehudi, nos hemos encontrado en varias ocasiones y el dirigió mi Misa de Requiem en el Festival Hall, era uno de los grandes caballeros de la música clásica, y su trabajo por los jóvenes a través de la Yehudi Menuhin School of Music era extraordinario .

-Ismael Arensburg (Representante musical) Traje a Yehudi Menuhin a Colombia en el año 50 para que se presentara en un recital que se llevó a cabo en el teatro Colón. Recuerdo que era una persona con una amabilidad extraordinaria. Hablaba un español muy lindo, aunque un poco enrevesado. Cuando vino a Colombia no era el director que fue después, sino uno de los grandes violinistas del mundo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.