BARRANQUILLA: NOSTALGIAS DE AYER Y DE SIEMPRE

BARRANQUILLA: NOSTALGIAS DE AYER Y DE SIEMPRE

Barranquilla es también, y de qué modo, una ciudad de sensaciones . Habitarla es entrar en ella para sentir, de una forma muy precisa y muy particular, olores, sonidos, e imágenes como ese conjunto de estímulos que nos trasmite a quienes aceptamos sus reglas de juego . De nuestra relación con las normas, los códigos y las convenciones surgió su cultura urbana , de la cual brotan evocaciones, melancolías, utopías, valores, actitudes, asombros e imaginarios. Saber qué tipo de ciudad es Barranquilla nos impone compenetrarnos con ella, recorrerla de palmo a palmo, revisar entre líneas su historia de prosperidad y de progreso, de fracasos y desventuras.

07 de abril 1999 , 12:00 a.m.

A medida que Barranquilla fue configurando su espacio físico, iba construyendo su propia cultura, marcada por hechos y situaciones de su pasado que moldearon su identidad. Barranquilla (...) no es una simple instalación urbana dotada de casas, edificios, calles, plazas, canales, puentes y avenidas levantadas, destruidas y vueltas a hacer por arquitectos, ingenieros, agentes inmobiliarios, políticos y planificadores, no siempre guiados por una misma racionalidad y mucho menos por un mismo interés y una misma visión . En ella se refunde un sentimiento colectivo, muy difícil de adivinar, Caribe, nostálgico, triste, melancólico al cual permanecemos atados - inmóviles - con los hilos de los logros y realizaciones que todavía no hemos aprendido a valorar.

Nuestros historiadores, en su afán por descubrir a Barranquilla, nos han aportado abundante información y pautas que explican muchos acontecimientos de hoy. De este acucioso trabajo, extraje los apartes que consideré esenciales, para avanzar en el camino hacia la caracterización de la cultura urbana de Barranquilla. Una tarea, lo sé, arriesgada cuando siempre se ha tenido la espontaneidad , el Carnaval y el espíritu jovial y abierto como los elementos que la hacen la ciudad que amamos y odiamos, orgullosos de sabernos hijos suyos. Este ensayo, quiero puntualizar, no tiene otro propósito distinto que el de rendir un modesto y cariñoso tributo a la ciudad en el día de su onomástico. Que me perdonen pues los historiadores, por traspasar sus fronteras, y me perdonen los lectores, por intentar sacarlos de lo convencional .

2. Las nostalgias de ayer Desde el sometimiento de los indígenas del Norte del Departamento del Atlántico al poder español en 1533 y después de que el Obispo Gerónimo de Loaissa, acompañado por el gobernador Santa Cruz en 1540 pusiera orden al caos que existía en lo relativo a los pueblos de indios de la provincia, de los cuales no se sabía quienes eran sus verdaderos encomenderos o las tasaciones según las cuales los naturales debían pagar sus tributos que nos relata José Agustín Blanco; desde entonces, Barranquilla pintaría lo que es hoy culturalmente hablando.

A partir del surgimiento en el Siglo XVII, en plena época colonial , como bien lo describe Milton Zambrano, que ...nació y creció como lo hacen los conglomerados de generación espontánea, sin ningún plan, y bajo la influencia de factores que se cruzan para configurar su estructura (...) abrigando la acción humana de individuos provenientes de los más diversos lugares : la Costa Caribe, España, Las Islas Canarias, Africa y Malambo; fue a partir de su fundación no deliberada (*), que comenzó a perfilarse como una ciudad abierta a todos, que como Alicia en el País de las Maravillas no sabe para dónde va.

Casi cien años más tarde, en su adolescencia urbana, Barranquilla despunta íntimamente ligada al comercio y al transporte fluvial por el río Magdalena y como consecuencia de ello, crece su población y se consolida su estructura social, de tipo piramidal , de la que nos habla Sergio Paolo Solano, conformada por los menos acomodados que representan el 83,9% de sus habitantes, los de disímiles ocupaciones premodernas y los más pudientes (**), prefigurándose así, esa amalgama de relaciones, valores, costumbres y tradiciones, que le da su primer toque de ciudad cosmopolita , con clases sociales, con Norte y Sur.

En el último cuarto del Siglo XVIII el sitio de San Nicolás de Barranquilla había alcanzado alguna importancia como puerto fluvial a lo largo del bajo Magdalena, mientras el de Sabanilla seguía siendo un puerto de permisión habilitado - únicamente - para el comercio comarcano y para almacenar productos nativos que posteriormente eran llevados a Cartagena y Santa Marta para exportarlos . Esto, a pesar que en 1869 un cónsul británico había descrito su pésima disposición para la navegación marítima: Es en realidad alguito más que una rada , que por su escasa profundidad obligada a los veleros de cualquier tamaño a anclar a 3.5 millas de la playa.

Pero, esto no fue suficiente para que se insistiera en la idea, formulada en 1855, de construir un ferrocarril entre Barranquilla y Sabanilla que fue inaugurado el primero de Enero de 1871 contra vientos y mareas , pues por un lado los cartageneros reclamaban los derechos otorgados por una ley general para rescindir el contrato con la firma Jimeno & Santo Domingo Vila y por otro, los trabajadores protestaban denunciando - por la presunta persecución contra la firma - al abogado de la empresa alemana encargada de construir el ferrocarril.

El arribo de barcos marítimos al puerto de Barranquilla era ocasional, sólo cuando la desembocadura el río daba paso a las corrientes del mar y permitía el paso de naves por Bocas de Ceniza. Pero, generalmente, nos dice Jorge Conde - los barcos marítimos no podían llegar hasta Barranquilla y el puerto de Sabanilla mostraba problemas de sedimentación. Por lo que se hizo perentorio extender la línea del ferrocarril y construir un muelle más grande, el muelle de Puerto Colombia, que se terminó en 1893. Cisneros fue el encargado de la construcción del muelle que ocupaba el tercer lugar entre los muelles más largos del mundo .

3. Un laberinto de nostalgias Si en materia portuaria las cosas no andaban del todo bien, en lo político no eran las mejores: la vida política de Barranquilla estaba representada - como hoy - por los conflictos de intereses entre los grupos y personajes en obtener contratos oficiales y manejar el ferrocarril o controlar la Aduana . Intereses y visión localistas, concebidos por encima de los de la región, reflejados en la oposición a obras de interés regional como la construcción del Canal del Dique, actitudes que a la postre debilitaron la unidad de la Costa en torno a la candidatura de Núñez , por ejemplo.

Llega a su mayoría de edad, mas no alcanza su madurez, en este Siglo XIX. Irrumpió en el escenario catastral sin saberse a ciencia cierta si lo hacía como villa, provincia, ciudad o departamento: El 7 de Abril de 1813 fue ascendida a Villa; posteriormente, mediante la Ley 20 de Marzo de 1852 - nos cuenta Jorge Conde - se decretó que los cantones de Barranquilla, Soledad y Sabanalarga formaran la provincia de Sabanilla cuya capital sería la Villa de Barranquilla . Cinco años después, a través de la Ley 17, es erigida en ciudad más como un acto simbólico que la atribución de unos privilegios y a la fecha, jocosamente algunos coterráneos comentan que es la única ciudad del país con departamento (***).

Solo a finales de Siglo XIX y durante los inicios de la última centuria del presente milenio, por su impresionante crecimiento en contraste con el de otras ciudades colombianas , podemos ver más claramente su vocación comercial y divisar su aún incipiente perfil industrial, sustentados en la existencia del ferrocarril y el puerto. Entre 1875 y 1905 la población de Barranquilla pasa de 16.549 a 40.115 habitantes, (...) mientras paralelamente la ciudad se modernizaba , con el nacimiento de las compañías que administran el acueducto, el alumbrado eléctrico, el tranvía, la telegrafía y la telefonía.

En el siguiente período (1905 - 1930), precedido por la crítica mordaz de don Eduardo Ortega, refiriéndose a Barranquilla como una ciudad a la que le hacía falta un poco de resolución de ánimo entero y fe resuelta para romper definitivamente con ciertos prejuicios que la mantenían atada de la esclavitud , como lo recoge Sergio Paolo Solano; Barranquilla se convierte en el epicentro económico de buena parte del Caribe colombiano y la expresión más destacada de este logro fue el rápido crecimiento de su población y el impacto que tuvo sobre la estructura urbana y de servicios públicos .

Sin embargo, ...era tal el desorden - agrega más adelante Solano - que publicaciones de la época se quejaban de que con excepción de El Prado y Las Delicias (...) en otros barrios todo es irregular y abandono, que (...) muchas de las invasiones de estos años comenzaron como una espontánea solución al problema de la vivienda, de vieja data en Barranquilla (****), mientras al lado de la ciudad moderna que surgía al noroccidente, también existía otra - al suroccidente - con elementos de la tradición urbana, del agro costeño, con sus construcciones de enea, madera y barro, la que también reflejaba las supervivencias del Siglo XIX .

Tal vez fue esta situación la que llevó al mismo Eduardo Ortega, en un editorial del periódico El Rigoleto, a concluir - con profundo sentimiento y llevando sobre sus hombros una penosa nostalgia - que en Barranquilla (...) así en literatura como en industrias, así como en política como en muchos otros ramos de la actividad humana, tenemos ideas fijas, preconcebidas, que nos llenan de sombras la visión y de obstáculos el camino que debemos recorrer . Contrario a cómo la visionaba el gran ideólogo liberal Alejandro López, cuando le preguntó al General Uribe Uribe cómo le parecía el grado de industrialización a que había llegado Barranquilla en la misma época.

4. Las nostalgias de hoy Las diferencias entre la ciudad moderna y la que crecía al suroccidente, que cita el historiador, se reforzaron con la llegada de Samuel Hollopeter en Noviembre de 1925: el 80% de las 18.050 viviendas tenían servicio de agua potable y el 74% recibían la energía eléctrica, la misma que en horas hábiles era absorbida por la fábrica de tejidos Obregón, acudiendo las demás industrias a anticuados sistemas de suministro como calderas a vapor, compitiendo en condiciones desventajosas con las fábricas del interior que se aprovechan de los bajos costos de la energía hidráulica . Una relación casi equivalente a la composición económica de la población, que congregaba al 65% del total de la masa laboriosa con predominio del trabajo asalariado .

Pese a la tajante advertencia de Enrique Rash Isla, el dinamismo logrado durante ese período, en un corto tiempo se disipó: Pareciome comprender o adivinar, mejor dicho, que no anda remoto el día que comience a desviarse hacia Buenaventura la corriente del tráfico comercial del que sacamos muchos de nuestros medios de subsistencia, situación eventual que deberán resolver en la práctica quienes con su capital y su inteligencia ejercen aquí una preponderancia de que carezco. Mi deber es advertirles del riesgo . Diversas causas originaron este fenómeno, según el análisis de Adolfo Meisel, pero destaca como el principal factor detrás de esta evolución la pérdida del liderazgo portuario de Barranquilla como resultado de la competencia de Buenaventura.

Debido a los problemas de sedimentación que presentaba el muelle de Puerto Colombia, desde 1919, con la constitución de la Compañía Colombiana de Bocas de Ceniza, se comienzan a hacer nuevos esfuerzos para acondicionar el puerto de Barranquilla. La comunidad recibe con alborozo, en 1935, el primer derrumbe de grandes dimensiones de la barra de arena que hasta ese momento había obstaculizado el acceso al río, este hecho fue destacado por la prensa local, que lo catalogó como un acontecimiento memorable y afortunado para la ciudad , que veía así el resultado de una lucha iniciada desde mucho tiempo atrás para reacondicionar el puerto , permitiendo así el tráfico de embarcaciones de mayor calado.

Pero el regocijo no fue disfrutado a plenitud, porque desde su apertura y como consecuencia del deterioro progresivo de las obras de Bocas de Ceniza, la navegación a través de la desembocadura del río ha operado con muchas dificultades. Luego de finalizada la primera etapa de las obras, el canal navegable - y hasta la presente, agrego - tuvo un comportamiento - apenas - aceptable , lo que le valió a Barranquilla para convertirse - por fin - en puerto marítimo(20), muy a pesar de las reiteradas solicitudes que la clase dirigente local le debía hacer - y que todavía le hace - al gobierno nacional de turno, con el fin de poderlo mantener abierto y con el calado suficiente para permitir el acceso de grandes embarcaciones.

Estamos hablando de la Barranquilla adulta , la que para 1951 censó 276.000 habitantes y para 1964 había casi duplicado esta cifra. Más grande, pero igual que la Barranquilla de los tiempos pretéritos: asediada por los problemas, principalmente al suroccidente a donde no había llegado al fluido de agua potable, la invasión de tierras continuaba en ascenso y la población infantil moría víctima de las epidemias de gastro. La misma ciudad que llevó a Francisco Carbonell González a poner el grito en el cielo , en señal de duelo, ante la urgencia de tener no sólo una administración municipal eficiente, sino de producir un cambio radical en la vida y en el pensar de las gentes con el fin de atraer una inmigración sana y honorable que funde hogar respetable en Barranquilla .

Para César Mendoza, el panorama económico, político y social que ofrecía Barranquilla comenzado el Frente Nacional (1958) era desalentador. Su crisis se acentuaba , remarca, citando la publicación de El Diario La Prensa del 7 de Abril de ese año, que señala con nostalgia y preocupación que en tres o cuatro lustros el puesto que llegó a ocupar Barranquilla en el panorama económico colombiano ha venido descendiendo , hecho del que responsabiliza a la impreparación y deshonestidad de funcionarios y personeros de la ciudad, de hombres de negocios grandes, medianos y pequeños que no se resignaron a ayudar a forjar un futuro próspero y sólido, sino que se empeñaron contra toda razón en buscar el enriquecimiento rápido por cualquier medio .

Barranquilla creció durante el período 1951 - 1985 lo que nadie habría imaginado jamás, pasó de 279.627 a 899.781 habitantes. Las invasiones también siguieron creciendo y la infraestructura urbana se saturó, se elevaron considerablemente los déficit y la mala calidad de la vivienda y los servicios públicos al suroccidente, se estancó la actividad portuaria y descendió, la industria perdió su experimentado dinamismo, aumentó el desempleo y los índices delincuenciales se elevaron para crear este nuevo escenario en el que se desenvuelve la vida de los barranquilleros; lleno de altibajos , de falencias y de nostálgicas referencias del pasado, concentradas en evocaciones banales de grandeza, de poder y de competitividad.

5. Un final nostálgico A Barranquilla le falta una visión estratégica y definir un modelo de Ordenamiento Territorial , nos dijo recientemente Ricardo Montezuma, consultor internacional contratado por el Intergremial para asesorarnos en la elaboración del Plan de Ordenamiento Territorial. El no requirió - muy seguramente - conocer a fondo la historia de Barranquilla, estudiarla y analizarla para lanzar esta afirmación; solo le bastó verla, sentirla, olerla y oírla en sus intimidades, en sus gritos de angustia, en sus pesares y en sus tristezas. Fundirse con ella en un abrazo solemne, para detectar que Barranquilla es como tantas ciudades del planeta: cero visión, cero plan, cero acción.

Las palabras de Montezuma no son el anuncio de una hecatombe urbana, recogen el sentimiento - y el deseo - de quienes habitamos la Barranquilla de hoy. Interpretan esa nostalgia silenciosa que llevamos por dentro, que nos permite ver con claridad que la ciudad no está funcionando cómo quisiéramos, que no nos brinda las condiciones óptimas para vivir en paz y en armonía con todos y con nosotros mismos, que no nos prodiga el bienestar, la satisfacción y el esparcimiento que necesitamos, que no nos otorga la seguridad, la confianza y la estabilidad que reclama nuestro espíritu Caribe, que nos mantiene quietos, reservados, taciturnos, melancólicos y expectantes frente a la incertidumbre de no saber hacía dónde vamos y cómo podemos llegar .

(*) ...Pero no fue fundada, si por fundación entendemos un acto único y formal en que participan diez o más funcionarios de la Corona e individuos particulares, que firman una diligencia escrita (...) como Santa Marta, Cartagena, Santafé de Bogotá y otras . Zambrano Milton. Fundación y Establecimiento e el Medio Natural de Barranquilla. Historia General de Barranquilla - Sucesos. 1997.

(**) Se refiere el autor a los agricultores, bogas, patrones de embarcaciones, pescadores, artesanos (carpinteros, sastres, herreros y calafatees) de la tercera clase; a los tenderos, abastecedores de carnes, pulperos, propietarios de talleres de la segunda y, a los comerciantes y transportadores de la primera .

(***) El hecho político que cierra el período lo constituyó la creación del Departamento del Atlántico en 1905 y la designación de Barranquilla como su capital . Conde, Jorge en Desarrollo de Barranquilla, 1871 - 1905 de Historia General de Barranquilla - Sucesos . Publicaciones de la Academia de la Historia de Barranquilla - 1997, pag.78.

(****) Ya en el Censo de 1.777 aparece por vez primera el problema del inquilinato . Cita de Sergio Paolo Solano en La Modernización de Barranquilla 1905 - 1930 (Idem. Pag.92).

Fotos: Archivo EL TIEMPO CARIBE Foto 1: En la edificación donde hoy funciona la Facultad de Bellas Artes, de la Universidad del Atlántico, se realizó la Primera Exposición Permanente de Productos Nacionales.

Foto 2: En el parque de Los Fundadores, Barranquilla rinde homenaje a quienes crearon la primera empresa de aviación en Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.