SPORTING, EN BANCARROTA

SPORTING, EN BANCARROTA

El Sporting de Barranquilla vive un nuevo drama en su afán de sobrevivir, paradójicamente en la época en que futbolísticamente anda mejor. Es una crisis que se desarrolla en dos escenarios: por un lado, su propietario, Edgardo Barros Redondo, no aparece en Barranquilla desde hace unos tres meses y ayer El Espectador publicó la noticia de que había sido capturado en Miami, por asuntos referentes al narcotráfico.

23 de mayo 1991 , 12:00 a.m.

Y, por otro lado, escasean los recursos hasta el punto de que los jugadores y técnicos extranjeros han expresado su deseo de irse porque no les han cumplido totalmente. Rubén Flotta anunció ya que una vez concluya su contrato a mediados de año se vuelve para su tierra y lo mismo harían los jugadores Daniel Tilger y Mario Are.

La familia de Barros declina referirse al primer tema, mientras que se notan cada vez más los problemas económicos, algo que sorprende a sus parciales y periodistas por cuanto las primeras taquillas fueron tan buenas que no justifican las carencias actuales.

Tilger y Are anunciaron la semana pasada que no jugarían el partido contra el Quindío, porque no les habían cancelado parte de la prima de traspaso, que asciende a unos tres millones de pesos para cada uno.

Decían que no podían exponerse a una lesión que, infortunadamente, le ocurrió a Tilger, quien ahora tiene incapacidad por quince días.

El domingo los argentinos jugaron porque los directivos les prometieron que les pagarían con la taquilla de ese partido, pero ésta fue muy inferior a las expectativas: ingresaron apenas unos 2.005.500 pesos.

Antier se complicaron las cosas con los extranjeros. A Tilger y Are, junto con el preparador técnico Julio Bedoya y el asistente de campo, Alvaro Escobar, les impidieron ingresar al hotel donde se hospedan por falta de pago. Los futbolistas que tienen casa en Barranquilla les dieron entonces alojamiento mientras se resuelve el problema.

Es una situación bien triste para todos, por cuanto los futbolistas no pueden concentrarse en su trabajo mientras el hombre que resuelve los problemas económicos aparece vinculado a investigaciones que generalmente demoran mucho, al tiempo que las taquillas no responden.

La presidencia del equipo la asumió hace unos 40 días un hermano de Edgardo Barros, Armando, quien tiene poca experiencia en el fútbol rentado.

En Barranquilla, la noticia de la detención de Barros en Estados Unidos fue recibida con tristeza en los medios deportivos por cuanto eso podría significar el fin del Sporting. Además, por el efecto que puede causar en la imagen internacional del fútbol colombiano, cuyos escenarios están sancionados.

Edgardo Barros debió demostrar hace tres años ante los jueces de instrucción criminal que una finca donde se hallaron unos 300 kilos de cocaína ya no era suya, pese a que la Policía dijo que sí lo era. Detenido el presidente Fuentes de la Drugs Enforcement Admnistration (DEA) en Bogotá confirmaron ayer la detención del presidente del equipo Sporting, Edgardo Barros Redondo, durante una operación realizada en Miami (Florida).

Las fuentes indicaron que la captura del dirigente deportivo se produjo en marzo, cuando la DEA neutralizó una transacción de cocaína.

Barros fue capturado en Miami, junto con Oscar Salamanca y Alfonso Díaz. Fueron decomisafos 350 kilos de cocaína.

Según los funcionarios de la DEA, Barros era la persona encargada de recibir el cargamento de droga.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.