LA SIN SALIDA DE LA DESMILITARIZACIÓN

LA SIN SALIDA DE LA DESMILITARIZACIÓN

Tres temas resultan hoy especialmente complejos en la enredada madeja del proceso de paz con la guerrilla de las Farc: el despeje, el canje y el problema paramilitar.

01 de febrero 1999 , 12:00 a.m.

El despeje, porque su prórroga es inminente, pero las consecuencias de permitir que la insurgencia siga ejerciendo sin tapujos su total autoridad sobre los cinco municipios desmilitarizados puede generarle al Gobierno costos políticos insospechados.

El canje de soldados y policías por guerrilleros presos, porque es un arma de doble filo: puede ser un instrumento para afianzar el proceso de diálogo o puede llevar a la agudización del conflicto.

El paramilitarismo, porque tal como está planteado es un círculo vicioso, pues los paras no se acaban mientras no negocie la guerrilla y la guerrilla no negocia mientras que los paras no se acaben.

EL TIEMPO propicio un debate sobre estos tres aspectos entre Rafael Nieto Loaiza, experto en Derecho Internacional Humanitario (DIH); Jaime Caycedo, secretario general del Partido Comunista; Armando Borrero, ex consejero presidencial para la Seguridad Nacional, y Carlos Franco, desmovilizado del Epl y uno de los líderes de la izquierda.

Hoy, en la primera de tres entregas, este diario reconstruye la discusión sobre la desmilitarización.

Despeje para qué? Como ya se acerca el 7 de febrero fecha inicialmente prevista para levantar la vigencia de la zona de distensión la discusión sobre la conveniencia de prorrogar el despeje se hace hoy inminente.

Nieto puso entonces sobre la mesa la siguiente reflexión: Si el diálogo está congelado la razón para prolongar en el tiempo esta zona parecería dejar de existir .

No obstante, los analistas dan por descontado que habrá prórroga, en vista de la proximidad de la fecha sin que hasta el momento se haya logrado un avance sustancial en la preparación de la futura negociación.

Y es precisamente esa dilatación de los diálogos la que hace temer por el resultado incierto de una prórroga que, sin duda, tendrá un costo político para el Gobierno.

Se justifica un despeje sin avance en el diálogo? , se preguntó Franco y a renglón seguido lanzó otro interrogante: El despeje para qué? .

A juicio de este ex combatiente del Epl, hoy se hace urgente la necesidad de negociar el nuevo despeje y sujetarlo al avance de las negociaciones de paz.

Negociar en términos de Franco significa resolver cómo va a funcionar la zona de distensión, es decir si es dable que las Farc cobren tributos y retengan personas, impongan la restricción vehicular, dicten normas de comportamiento, etc.

Cuando el presidente Pastrana decretó la desmilitarización de los cinco municipios por el lapso comprendido entre el 7 de noviembre pasado y 7 de febrero próximo lo hizo sin que mediara una discusión sobre las reglas que ambas partes observarían con respecto al área desmilitarizada.

La forma como ha venido operando esa zona del sur del país les siembra dudas a tres de los cuatro analistas (Nieto, Borrero y Franco) sobre la potestad del Gobierno de ampliar la vigencia del despeje tal como viene desarrollándose.

Si bien Borrero reconoció que a un gobierno de origen conservador como este le es más fácil tomar esa clase de decisiones, pues nadie lo acusa de entreguista , advirtió que prorrogarlo sin un norte claro le crea problemas prácticos con el Ejército, con E.U. y con sectores de la opinión pública nacional.

Nieto fue más allá. Preguntó si le es lícito al Gobierno restringir el acceso de la Fuerza Pública y de organismos de seguridad a esa área cuando, por ejemplo, se está desarrollando una acción de persecución.

Lo hizo al citar el caso concreto del jefe guerrillero Romaña , que luego de comandar una incursión en Mitú se replegó a la zona de distensión y apareció muy campante ante las Cámaras de T.V. en San Vicente del Caguán durante la instalación de los diálogos. Eso podría enredar al Presidente... podría incluso llegar a pensarse en un prevaricato , comentó.

Este experto en DIH no vaciló en afirmar que la zona de distensión les permitió a las Farc avanzar entre año y medio y dos , pues les facilitó el apertrechamiento militar, el avituallamiento logístico, el reclutamiento de un número importante de jóvenes y el adoctrinamiento de otros tantos.

Agregó que la cosecha de coca se recoge en marzo, por lo que prolongar la vigencia del despeje le permitirá a la guerrilla acrecentar con creces sus ingresos. Esa es hoy una zona de refugio permanente y sin riesgo , concluyó Nieto.

Caycedo lo refutó. A su juicio, el tema del despeje no es el fundamental dentro de la complejidad que representa un proceso de paz. Dijo, en todo caso, que aún si se quisiera mirar desde esa óptica, el despeje no es el salvavidas para esa organización guerrillera. Las Farc no están acosadas militarmente , afirmó.

Refugio? , se preguntó el secretario general del Partido Comunista y respondió en seguida: Para la insurgencia esas han sido zonas de refugio de toda la vida, creadas por la historia de la lucha armada interna del país. Han sido su refugio incluso mucho antes de que allí se sembraran cultivos ilícitos .

Según él, hay que hacer una valoración distinta del asunto, pues el despeje ha servido para construir confianza mutua entre las partes, necesaria para el desarrollo de los diálogos, y ha permitido que el Gobierno y las Farc presenten sus agendas para la discusión. Lo fundamental es que se ha iniciado un proceso , dijo.

Franco lo apoyó en esta apreciación y añadió que el hecho de que haya comisiones negociadoras de parte y parte y de que se eliminen los intermediarios, es un logro por si mismo.

Caycedo también señaló que hay dos ideas que deben ser revaluadas, si se quiere crear un ambiente favorable a los diálogos. La primera, exigir resultados inmediatos, pues ello descalifica lo que realmente es un proceso largo y complicado .

La segunda idea está relacionada con el hecho de pensar que el Estado hace grandes concesiones mientras que la guerrilla de manera gratuita resuelve sus problemas militares, porque esta demostrado que no necesita de despejes para su fortalecimiento.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.