A LO HECHO... PECHO!

A LO HECHO... PECHO!

Ya no hay nada que hacer. Lo que sí es cierto es que los socios de una compañía deben analizar muy bien la posición asumida por su gerente ante la eventualidad del Y2K o, en buen castellano, el problema del año 2000.

15 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Si no creyó que esto era con la compañía que gerencia, dudo de que deba permanecer al frente de su destino. Si fue precavido y planeó, habrá que felicitarlo porque su compañía estará preparada para cualquier efecto que la llegada del 2000 tenga sobre sus aplicaciones informáticas y, por ende, en su operación.

No basta con tomar medidas para que los sistemas de una empresa sigan funcionando. Hay que prever que las de sus asociados fallen. El problema no tiene las repercusiones que algunos fatalistas le han querido dar. Que es el fin del mundo... Que no va a haber alimentos ni bebidas. No. Pero sí es uno que hay que considerar cuidadosamente.

Barbra Streisand, la famosa actriz de los Estados Unidos, cercó su mansión en Nueva York y le puso todo tipo de seguridades pensando en que, por efectos del 2000, habrá caos en la Gran Manzana. Esto es demasiado. No se trata tampoco de sacar la plata de los bancos. Lo que sí hay que hacer es tener clara cierta información, como el saldo de las cuentas bancarias, de sus tarjetas de crédito y de sus obligaciones financieras. No va y sea que el diablo penetre y haga de las suyas! Sería bueno que los bancos les enviaran a sus clientes esta información en forma automática a finales del año. Con la Caja Agraria hay que tener especial cuidado, considerando el récord que sobre tomar medidas tienen las instituciones del Estado.

A la gente hay que proporcionarle la información suficiente y necesaria para que entienda de qué se trata el problema y qué precauciones tiene que adoptar, y esto es una responsabilidad del Gobierno. De nadie más.

A aquellas instituciones que detectaron que tienen problemas de año 2000 y que no han hecho nada o empezaron tarde, les recomiendo adoptar planes de contingencia para resolver en forma manual los inconvenientes que se les van a presentar.

Estos planes de contingencia deben considerar el funcionamiento de su empresa y de aquellas con las que se relaciona entre un período de octubre de este año y marzo del 2000. Ese plan de contingencia debe estar liderado por un comité creado para este fin. En caso de que la emergencia se presente, este comité tomará el mando y adoptará las medidas que considere convenientes, todas enmarcadas dentro del plan de contingencia. No queda más que hacer pero hay que hacer algo. Mucha suerte! Y aunque en Colombia estamos, hay que prever cualquier efecto legal que genere algún problema relacionado con año 2000. No tiene ningún sentido que, a pesar de haberse tocado las alarmas hace varios años, una empresa no sea responsable ante el perjuicio que su imprevisión les pueda causar a sus clientes. Es tema de abogados, por supuesto, pero caben las demandas por este efecto

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.