GRANABASTOS PENDE DE UNA VÍA

GRANABASTOS PENDE DE UNA VÍA

21 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

La Gran Central de Abastos del Caribe (Granabastos) está, de nuevo, pidiendo auxilio.

Además de que la recesión estancó el crecimiento económico de la Central, el mal estado de la prolongación de la calle Murillo --vía de acceso-- dificulta, cada día más, la comercialización de los productos agropecuarios.

No hay derecho es la frase que se le escucha por estos días a Alex Riveira Acosta Madiedo, gerente de Granabastos, quien atribuyó responsabilidad directa en el problema tanto a la alcaldesa de Soledad, Astrid Barraza; y a su colega de Barranquilla, Bernardo Hoyos.

Sobre este último dijo que pese a no tener jurisdicción territorial sobre la Central, si es la cabeza del Area Metropolitana, que tiene intereses sobre la Terminal de Transporte, punto de convergencia de las rutas interdepartamentales y hacia donde conduce, también, la mencionada vía.

Siete kilómetros componen el tramo entre el puente de la Circunvalar y la Central, y gran parte de las calzadas están virtualmente intransitables. Tal situación tiene tres consecuencias negativas sobre la dinámica de la Central: alarga los desplazamientos, deteriora los vehículos, y las menores velocidades ponen a los carros de papaya para los atracadores.

Desde el año pasado se está hablando de un esquema de financiación en el que participe la Nación, el Area Metropolitana y el Gobierno Nacional a través del Ministerio de Agricultura como quiera que la Central es el punto de distribución mayorista más grande la Costa en materia de productos agropecuarios.

Luego --en reunión de principio de año-- se planteó la entrada de la Alcaldía de Soledad a participar en el proceso con 600 millones de pesos porque la Central está en jurisdicción de ese municipio y le tributa a esa Administración; pero Astrid Barraza condicionó la ayuda al pago de los impuestos. Ya se ha cumplido con el 70 por ciento de los pagos atrasados, pero ella dijo que tuvo que invertir los dineros en otro asunto , comentó Riveira.

Evasiva La única que ha puesto interés en el asunto ha sido la Gobernación del Atlántico, que ya por su cuenta había reparado un tramo y comenzó la reparación de otro bien crítico frente a la propia Central. En esto último, se están invirtiendo 600 millones de pesos.

Según Acosta Madiedo, con 1.200 millones de pesos que se consigan entre el Area Metropolitana y Soledad, podrían rescatarse los tramos despedazados; pero esto parece lejano a juzgar por la conducta evasiva y las dilaciones en el caso de la Alcaldesa, y la falta de atención en el caso del Area.

Es que esto no es justo con una Central que ha traído progreso, desarrollo y empleo , dice Riveira al recordar que mientras la Central se ha preocupado por mantener, en óptimas condiciones, la estructura interna de vías y las instalaciones, detalles como las diferencias políticas alejan la posibilidad de que la Alcaldía Distrital, a través del Area Metropolitana, se sume a la Gobernación en la recuperación de la única vía de acceso a Granabastos.

Hoy la Central se alista para celebrar en grande sus 10 años de operación que se cumplen en septiembre. La programación previa empieza con el Encuentro Nacional del Tendero, que se realiza mañana en medio de unas charlas, una subasta de productos y un cierre musical y recreativo.

Allí nadie pierde el ánimo. Todos guardan la esperanza de que el segundo semestre del año se logre recuperar la demanda y los efectos de la reactivación de la economía se logren materializar en el último trimestre del año, pero necesitamos la vía en buen estado , insistió Riveira.

Con un crecimiento del 1 por ciento de carga respecto a 1998, terminó el primer semestre de 1999, aún cuando el mismo período el año anterior se había caracterizado por registrar un movimiento comercial fuerte y en franco ascenso, truncado principalmente por el deterioro en las vías de acceso. Sin embargo, la crisis económica también ha dejado huella; ha modificado el comportamiento del consumidor y por consiguiente el sistema de compra detallista.

Granabastos reportó el ingreso de 196.131 toneladas de productos, de los cuales cereales y granos fueron 113.456 toneladas, que representan el 58 por ciento; tubérculos, frutas y hortalizas, 78.977, el 40 por ciento; y productos de origen animal, 3.698 toneladas el 2 por ciento. Ingresaron 201.427 vehículos.

Se registró un importante y generalizado crecimiento del sector de granos: arroz, lenteja, garbanzo, todas las variedades de frijol, y maíz que se comercializan en Barranquilla, mostraron un aumento ponderado del 21 por ciento.

El grupo de tubérculos y plátanos también se incrementó en un 5 por ciento, destacándose el plátano y la yuca, productos que ganaron participación frente a la papa. A principios de la década del 90 este producto se había convertido en el principal tubérculo del plato básico barranquillero; pero a partir del año 94 ha venido descendiendo y hoy el plátano le supera ligeramente y la yuca gana importancia.

Mientras el sector perecedero ha sido el afectado, especialmente las frutas y productos de origen animal que mostraron significativos decrecimientos frente al primer semestre de 1998.

FOTO: La prolongación de Murillo,vía granabastos, es una tortura diaria de los conductores lo que está dificultando la la comercialización de los productos agropecuarios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.