HAY QUE ACABARCON EL AMIGUISMO

HAY QUE ACABARCON EL AMIGUISMO

José Elías Melo, fue Superintendente Bancario en la administración Gaviria, ministro de Trabajo y presidente de Confecoop, el mayor gremio del sector cooperativo. Ahora pasa a la presidencia del Banco del Estado, una entidad con dificultades financieras, acusada de corrupción, manejos indebidos y mucho amiguismo.

17 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Melo tiene una tarea clave: sanear el Banco y manejarlo con criterios de eficiencia y rentabilidad. Y propone un aporte para el debate: la Superintendente Bancaria debería ser independiente como la junta del Emisor. Así se le quita el sesgo político que pueda tener en cada cambio de gobierno.

Melo se posesionó el viernes pasado en un cargo precedido por lo que el quiere eliminar: la falta de transparencia.

A qué se deben los pésimos resultados de la banca oficial? La principal razón de la crisis del sistema financiero oficial es la mala gestión de sus administradores. No existe una conciencia de la responsabilidad que tiene todo administrador de proteger el patrimonio de la comunidad.

Cuál es la solución? Hay un problema y es que no existen parámetros de resultados para medir a los administradores. Por eso muchas entidades terminan a merced de personas que no son dolientes de lo que ocurra. Eso se debe corregir inmediatamente.

Y usted cómo va a organizar el Banco del Estado? Hay que establecer unas reglas de conducta claras, precisas y seguras para el otorgamiento de créditos. En el Banco debe haber un código de ética y unas instrucciones precisas de cómo se debe otorgar un préstamo. No nos debemos limitar a cumplir con los mínimos requisitos de un banco privado sino que el servicio financiero público debe ser transparente y democrático.

A qué se refiere con democrático? Nada de privilegios ni amiguismos. El banco público no puede orientar el crédito sino con base en el mérito de las empresas y las operaciones que son financiables. Lo demás es antiético y a la ética no hay que hacerle trampas.

Pero acaso no está la regulación que ejerce la Superintendencia Bancaria? Existen normas legales pero todavía no están suficientemente desarrolladas en la banca pública. Hay que impedir la selección de operaciones que no correspondan a una política de crédito precisa y objetiva de cada institución.

Cómo piensa sacar al Banco del Estado de la postración en que se encuentra? Al Banco hay que organizarlo internamente y debe funcionar en condiciones competitivas, con bajos costos y adaptarse a los desarrollos tecnológicos de la banca privada.

La falta de organización impide un buen desarrollo interno y no permite una verdadera evaluación de gestión. Eso es grave y hay que corregirlo.

Pero eso requiere inversión? Sí, pero austeridad no significa no gastar. Es gastar en lo indispensable, con criterio de eficiencia.

Por lo visto va a implantarse un programa de ajuste? El Banco hay que racionalizarlo. Actualmente tiene un gran número de oficinas en todo el país que dependen mucho de depósitos oficiales. Por lo tanto hay que buscar metas muy definidas con el fin de que la operación comercial del Banco se justifique. Sino es así pues es necesario reestructurar esa red de oficinas.

Vamos para un Banco del Estado más pequeño? El Banco tiene que definir su misión. Y ahí tenemos que preguntarnos se va a ser un banco de depósitos oficiales o va a tener otros nichos. Uno de los problemas que tiene es que carece de identidad y no puede seguir siendo un banco a cualquier costo porque eso es lo que explica su deterioro financiero.

Es muy laxa el sistema de control y vigilancia existente para la banca oficial? El tema de control interno debe ser más fuerte y la Superintendencia Bancaria tiene que ser muy severa y obrar sin contemplación. Allí debe existir una absoluta transparencia. Se deben exigir análisis financieros exhaustivos que reflejen la realidad del balance, que las garantías estén debidamente constituidas y que además estén bien calificadas.

Autonomía Ha sido tolerante en el pasado la Superintendencia con la banca oficial? Creo que sí. No se ha actuado, en varias ocasiones, a tiempo y de ahí el surgimiento de problemas por todos conocidos. Existe aquí la creencia de que el Estado debe responder por todo y ese es un grave problema que alimenta la corrupción y el desgreño.

Cómo se soluciona esa deficiencia? Con una mayor autonomía de la Superintendencia Bancaria. El Superintendente debe ser una figura mucho más ajena al devenir de las circunstancias políticas.

Autónomo es qué? Pues así como existe un período fijo para los miembros de la junta directiva del Banco de la República, debería existir uno para el superintendente, que no coincida con el periodo presidencial. Así se desliga de cualquier influencia política y además actúa con plena independencia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.