LA MUJER QUE TUMBÓ A LA COMISIÓN

LA MUJER QUE TUMBÓ A LA COMISIÓN

El nombre de la ex comisaría francesa Edith Cresson quedará registrado en la memoria del Viejo Continente como el nombre de la mujer que causó la primera renuncia en masa de la todopoderosa Comisión Europea.

17 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Sus críticos recuerdan que no se trata de la primera vez que la ex comisaría se ve involucrada en un escándalo político al más alto nivel. Y citan como ejemplo lo ocurrido en Francia en el año de 1992, cuando su amigo y entonces presidente de la república, Francois Mitterrand, tuvo que despedirla del puesto de primer ministro luego de que desencadenara una grave crisis con la oposición. Y eso ha dado pie para que algunos medios de prensa ya hablen de la maldición de Cresson .

Desafortunadamente para la Unión Europea esta vez Cresson (socialista) no cayó sola. Sus 19 colegas se vieron obligados a renunciar antes de tener que soportar la humillación pública de un voto de censura en el Europarlamento.

El escándalo fue destapado por el diario belga La Meuse, que descubrió y publicó la existencia de ciertos actos poco transparentes en varias direcciones generales de la Comisión (poder ejecutivo de la Unión Europea).

Todo comenzó con una investigación de las cuentas de la Oficina de Ayuda humanitaria (Echo), la cual no habría entregado todo el dinero (400.000 euros) que la Unión Europea había acordado a las víctimas de Bosnia y de Africa Central.

En el lío resultó involucrada una sociedad de Luxemburgo de nombre Perry Lux, que en su defensa aseguró que no era la primera vez que trabajaba con los comisarios y que sus referencias las podía dar Edith Cresson, quien se ocupaba de la educación y la formación profesional en la estructura gubernamental de Bruselas.

Una declaración funesta para Cresson, pues la prensa pronto descubrió que dos amigos de la francesa pertenecían a dicha empresa y que habían recibido importantes contratos de la Unión Europea.

Poco a poco fueron apareciendo otros personajes relacionados directamente con la vida privada de la comisaria como el dentista Berthelot, que fue contratado en 1995, gracias a las recomendaciones de Cresson, para que realizara un informe sobre el sida en Tailandia. Entre otros casos de favoritismo.

En síntesis, Cresson fue la punta de una madeja en la que resultarían enredados otros 8 comisarios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.