JAVIER Y MARCELINO

JAVIER Y MARCELINO

Durante tres días de cielos plomizos y lluviosos, mientras en la incertidumbre por aire y tierra se buscaba el lugar del accidente, viví desde el silencio la tragedia de la avioneta estrellada contra las estribaciones de la cordillera surtolimense, en la cual viajaban seres a quien la vida me dio la oportunidad de conocer, y que por conocerlos, precisamente por ello, fluía sin repliegues la amistad. En silencio el dolor se rebulle sin escape y momentos e imágenes afloran convertidos en recuerdos, en ecos de palabras que con la muerte inesperada adquieren dimensiones de lo sublime.

31 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Mis amigos Javier Arango y Marcelino Moreno perecieron en ese accidente. Zarpazos de tormenta lanzaron contra los cerros el pequeño aparato estremecido en las alturas. Javier, el periodista, viajaba a cumplir con su oficio. Aconteceres oficiales relacionados con la política de sustitución de cultivos ilícitos en Planadas, un municipio que por largo tiempo los ha padecido, comprometían su agenda. Marcelino piloteaba la aeronave, también cumplía con su oficio. Javier, el padre Javier, vivía la pasión del periodismo con el sentido apostólico de su sacerdocio. La impronta de lo social, la causa de los desvalidos, guiaron el derrotero de estas dos actividades a las que entregó todo su intinerario por el mundo.

Un sacerdote de Dios que proclamaba su evangelio, un periodista que investigaba la noticia y la presentaba sin adobes de los intereses creados, un líder cívico de la causa tolimensista. Para Marcelino su razón de ser estaba más allá de las nubes y los vientos. No tenía otra querencia que su familia y sus encuentros con el cielo.

Al padre Javier lo llora el Tolima todo. Será en el firmamento de esta tierra un espacio de luz. Un obligado punto de referencia en los agites del reporterismo y la comunicación radial. A Marcelino lo lloran su familia y sus amigos. Jorge Alejandro, su hijo mayor, de tres añitos, escudriñando los cielos pregunta por papá.

*Procurador del Quindío

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.