A UN SÓLO GRITO CONTRA EL PREDIAL

A UN SÓLO GRITO CONTRA EL PREDIAL

La situación económica del país ha llegado a tales extremos, que un impuesto como el predial, que no despertaba iras en el pasado, se ha convertido en otro polvorín, que se suma al listado de problemas que hoy afectan el bolsillo de los colombianos.

16 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Desde 1996, cuando iniciaron las actualizaciones de los predios se comenzaron a escuchar desde varias ciudades las protestas y reclamos de los propietarios de inmuebles.

Ahora, la polémica revivió con lo sucedido en Bogotá, Cali y Medellín, entre otras ciudades, cuando nuevamente se formó el avispero con los cobros del predial que se deben pagar este año con base en 1998.

Los propietarios alegan, por ejemplo, que la crítica situación económica del país ha ocasionado una desvalorización de los predios, mientras que el impuesto sigue aumentando con base en la inflación.

La situación ha llegado a tal punto, que desde varios ángulos se comienzan a hacer propuestas para modificar la ley de autoavalúo, que se aplicó inicialmente en Bogotá, pero que se ha ido extendiendo a varias ciudades del país.

En Bogotá, el presidente de la Lonja de Propiedad Raíz, Sergio Mutis, señaló que esta ley fue buena mientras la tendencia de los precios ascendía, pero ahora que sucede todo lo contrario, está afectando a algunos ciudadanos.

Para Mutis, el Distrito debería buscar otras formas de obtener ingresos tributarios como formar catastralmente las 250 hectáreas que crece la capital cada año, de manera ilegal.

Uno de los problemas que ven quienes analizan el tema es que hace tres años, cuando los precios subían, los gobiernos locales les creían a los contribuyentes a la hora de hacer el autoavalúo, mientras que ahora no. La ley 14 de 1983 amarra el valor de los predios a una aumento variable de acuerdo a la inflación, pero no aclara que puede suceder con los predios en el momento en que estos pierdan su valor como actualmente sucede.

No obstante, es necesario tener en cuenta que la idea de fomentar el no pago, como fórmula para solucionar el problema, lo que realmente ocasiona es un mayor deterioro de las ya mermadas finanzas locales.

Bogotá: no a la actualización Dos factores se han conjugado en la capital de la República para los reclamos de cerca de 15.000 propietarios. En primer lugar, la ciudad ha venido sufriendo los embates de la economía nacional que ha afectado la generación de puestos de trabajo, al punto que la tasa de desempleo en el Distrito llegó a 15,5 por ciento en diciembre pasado.

De otro lado, la administración local trabaja desde el año anterior en la actualización de los predios formados catastralmente en 1992 y 1993, lo que significó un incremento en sus precios y por tanto del valor del impuesto predial.

Para el secretario de Hacienda Distrital, Carlos Alberto Sandoval, sólo se aceptarán los reclamos a aquellos propietarios que demuestren que el valor comercial de su inmueble es hoy inferior al de años anteriores.

No se otorgarán descuentos como lo han propuesto algunos sectores minoritarios de la ciudadanía , insistió Sandoval Reyes, quien agregó que en Bogotá existen un millón 500 mil predios y solo se han recibido solicitudes de menos del 1,0 por ciento para revisar la actualización del valor de sus predios.

Una de las críticas que hacen los funcionarios del gobierno distrital, es que en épocas de bonanza los propietarios que se quejan hoy no hicieron su autoavalúo por el cien por ciento del costo de su inmueble, sino que siempre liquidaron el impuesto por el valor mínimo permitido (50 por ciento del valor comercial).

Ahora, que los precios han descendido, exigen que les reduzcan un porcentaje similar al que han perdido con la desvalorización de sus predios o en su defecto que no les tengan en cuenta la actualización.

Sergio Mutis, aclaró que los ciudadanos que hoy reclaman ante la Secretaría de Hacienda deben tener en cuenta que en muchas ocasiones están pagando un impuesto menor al que deberían cancelar, pues sus predios han sido avaluados por debajo del valor comercial real.

Señaló que, no obstante, existen otros predios por los cuales se está pagando el impuesto con base en los precios de épocas de bonanza. Sus propietarios sí podrían pensar en presentar una queja con justa causa ante la administración distrital.

Bogotá recibió en 1998 286.667 millones de pesos y aspira recibir 367.942 millones, es decir el 28,4 por ciento más.

El último plazo para pagar esta obligación es el 7 de julio. Si el contribuyente desea obtener un descuento del 15 por ciento puede cancelar el próximo 29 de abril y del 10 por ciento hasta el 17 de junio.

Felices en Barranquilla La Administración Distrital de Barranquilla decidió ir en contravía a la característica anual de subir el Impuesto Predial. Este año los barranquilleros gozan de un rebaja tarifaria del 20 por ciento.

El director de Impuestos del Distrito, Manuel Vega Velaides, para ilustrar la rebaja explicó que el estrato 6 pasó del 12 x 1.000 al 10 x 1.000.

Dijo que la decisión obedece a las quejas de los contribuyentes, pues Barranquilla tenía tarifas más altas que ciudades como Cali, Medellín, Bogotá y Bucaramanga. Ahora quedan equiparadas a las de la capital de la República, y por debajo de las otras ciudades.

Vega reconoce que aunque disminuye la meta de recaudo -la proyección es de 37.000 millones de pesos en el 99, pese a que la facturación repartida suma 50.000 millones de pesos-, se amplía la cobertura a un 60 por ciento de los contribuyentes.

El funcionario dijo que en el 97, la anterior administración sólo obtuvo recaudos por concepto de predial por 18.000 millones de pesos, y que el actual gobierno, gracias a campañas de sensibilización, en el 98 alcanzó 33.000 millones, que representó un aumento del casi 85 por ciento. En Barranquilla hay 256.000 contribuyentes del Impuesto Predial.

Sin embargo, a los resultados Vega dijo que a ellos le preocupa la alta cartera morosa, que supera los 61.000 millones de pesos. De allí que se estén acelerando cobros coactivos, y dentro de poco se procederá al embargo de bienes inmuebles.

Medellín no quiere pagar En Medellín, la actualización catastral originó inconformidad en diferentes sectores de la ciudad.

Entidades como la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín, solicitaron la revisión de la actualización, especialmente en las zonas donde se presenta un desmedido incremento.

Hasta el momento, la Alcaldía de Medellín mantiene su posición de continuar con el proceso y atender sólo reclamos puntuales.

Jorge Mario Angel Arbeláez, gerente de la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín, propuso un programa gradual de ajustes para no reventar a la comunidad, considerada tradicionalmente buena paga .

En teoría, Medellín ha mantenido actualizado su catastro. La penúltima actualización fue realizada en 1996 y la nueva se hizo sólo dos años después, en 1998 cuando la valorización de los predios ha sido prácticamente nula.

La Lonja asegura que desde 1995 hasta hoy, los ajustes en los avalúos en Medellín han sido superiores a los índices de incrementos nacionales.

Las tasas o tarifas del impuesto predial en Medellín también han sido superiores a las del resto del país pues en Bogotá, por ejemplo, la tasa máxima de vivienda es el ocho y medio por mil y en Medellín es el 12 por mil. En consecuencia, la tasa anual del impuesto es superior en 30 o 40 por ciento respecto a muchas otras ciudades.

Pese a que la Ley da un plazo de cinco años para hacer la actualización, Medellín ha está haciendo aceleradamente.

Prueba de ello son los incrementos. En 1996, el avalúo catastral con respecto a 1995, creció 68.20 por ciento.

El avalúo de 1998 creció alrededor de 30 por ciento respecto a 1997. Y el valor de hoy, respecto al de 1995 aumentó 234 por ciento.

En 1995 el valor catastral de Medellín era de 4 billones 755.000 millones de pesos sobre 504 mil predios.

Hoy, el valor catastral es de 15 billones 885.000 millones de pesos, con 605 mil predios.

El número de predios creció 20 por ciento y el valor catastral 234 por ciento.

La nueva actualización se hizo en 563 mil predios. Sólo hubo 14 mil nuevos predios y hay 37 mil predios sin formación.

La actualización fue en toda la ciudad pero algunas zonas no crecieron en la misma proporción.

Aunque la Lonja reconoce que es probable que haya zonas con atrasos y que haya que hacer ajustes, éstos no deberían estar por encima del 25 o 30 por ciento.

Hasta el momento, se han presentado cerca de 6.800 reclamos, incluidas tutelas, a la Administración Municipal.

Aunque respecto a los estándares la cifra de reclamos es baja y ya se han resuelto 1.800, lo mejor, insiste la Lonja, sería hacer una revisión general o sino, las zonas que tengan más número de reclamos.

En Cali, por contados En Cali se han presentado problemas por el incremento que se hicieron a los avalúos de los predios desde 1996 y desde entonces se han escuchado quejas constantes.

Sin embargo, las autoridades locales se mantienen en su decisión de permitir una disminución del 15 por ciento en la tarifa del impuesto predial para quienes paguen antes del 31 de marzo.

También se dio otro chance. Los usuarios podrán cancelar en cuatro cuotas el total del cobro del predial. Esta oportunidad no da ningún tipo de descuento pero cobra la tarifa normal. Los pagos se podrán realizar cada trimestre.

Ya no hay sanciones para quienes se cuelguen, pero sí un cobro normal de intereses de mora.

Lo que sí no están dispuestos a hacer las autoridades locales es aceptar mayores reducciones en el pago de impuestos, más si se tiene en cuenta que el año pasado se congeló la tarifa.

En Cali sólo se permitió un aumento máximo en el predial del 25 por ciento, así el valor del inmueble se hubiera incrementado por encima de ese porcentaje.

Bajan las quejas en Ibagué El problema en la capital musical también se inició desde 1996, cuando después de conocer el avalúo de los predios se escucharon voces de rechazo.

Con esta actualización un consultorio médico que costaba antes de esa fecha 12 millones de pesos pasó a 22 millones. En total fueron 5.000 predios que doblaron su pago por impuesto predial.

Para enfrentar el problema, se conformó un grupo de personas cuya tarea fue visitar el Agustín Codazzi para solicitar un nuevo análisis y eliminar así la incertidumbre que se generó.

Este año las quejas han disminuido pero todavía se escuchan inconformes que piden algún tipo de solución como descuentos u otras posibilidades de pago.

De todas formas, las autoridades locales han anunciado que buscarán la manera de modificar las tarifas de acuerdo al estrato, y mantiene un descuento del 30 por ciento para quienes paguen antes del 31 de marzo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.