EL HOMBRE QUE LE METIO CIENCIA A LA PREPARACION

EL HOMBRE QUE LE METIO CIENCIA A LA PREPARACION

Por la crudeza con que expresa sus opiniones y porque le tocó demoler el muro de equivocaciones que servían de base para la preparación de ciclistas en Colombia, Benjamín García, El Profe , como lo llaman los corredores, se ha ganado muchos enemigos. Eso, sin embargo, no le preocupa y, por el contrario, constituye un aliciente más para continuar con su tarea de investigación, de aprendizaje, de experimentación, de concientización.

28 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

Nacido en El Banco, Magdalena, el 20 de julio de 1947, echó raíces en Bucaramanga, donde reside. Es licenciado en Educación Física de la Universidad Pedagógica Nacional y máster en Ciencias de la Educación con énfasis en Rehabilitación Cardíaca y Preparación Física, de la Universidad de Washington, Seattle (EE.UU.).

Llegó a la actividad por un hermano, ciclista recreativo y gerente de la Federación Colombiana que, de paso, fue su primer tubo de laboratorio. Como este comenzó a mostrar progresos notorios en relación con sus habituales compañeros de entrenamiento, se abrieron las puertas para que Julio Nieto Bernal, a la sazón director nacional de Coldeportes, lo postulara para dirigir el departamento médico de la entidad.

García se negó, pero a cambio propuso se creara el departamento médico de la Universidad Industrial de Santander (UIS), donde por fin pudo poner en práctica todos sus conocimientos gracias, entre otras cosas, al apoyo que le brindó Germán Melo McCormick. Desde ahí empezó la ardua tarea de convencer a ciclistas, técnicos y dirigentes de las equivocaciones que se cometían en cuanto a entrenamiento y a alimentación, una lucha que todavía no ha terminado.

Poco a poco, a veces con retórica y otras a la brava, se ganó la credibilidad de los corredores, que fueron muy reacios al cambio. Por ejemplo, suprimió los famosos desayunos con caldo, huevos y carne en bistec, para remplazarlos por verdaderas fuentes de energía para exigentes esfuerzos (piña, zanahoria, remolacha y, en especial, carbohidratos como papa, arroz y pastas).

Jugando con las relaciones entre fuerza y pulsaciones cardíacas, es decir, buscando los umbrales ideales para evitar la intoxicación del músculo producto del exceso de trabajo, García consiguió progresos notables. Es fruto de su labor que el pequeñín Martín Farfán haya evolucionado tanto en las contrarreloj individual, su dolor de cabeza.

Por lo pronto, y mientras continúa la lucha contra la incredulidad de unos y la terquedad y falta de educación de otros, Benjamín García no deja pasar un día de carrera sin apuntar en su diario-anecdotario los datos que servirán para, más adelante, escribir un libro en que contará sus vivencias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.