EN SUSPENSO ALIVIO A DEUDORES DE VIVIENDA

EN SUSPENSO ALIVIO A DEUDORES DE VIVIENDA

El programa de ayuda a los deudores de vivienda que el Gobierno lanzó la semana pasada comenzó a afrontar serias dificultades. (VER GRFICA:AS CRECEN LAS DEUDAS MOROSAS EN LAS CAV)

18 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Los problemas surgieron por el inconformismo de varias entidades financieras por la manera como el Gobierno pretende establecer las fórmulas de alivio y cuyos costos le representaría a las corporaciones un golpe sustancial a sus balances de los próximos meses y que se calcula en 110.000 millones de pesos.

Aunque las CAV y el Gobierno trataban anoche de llegar a un acuerdo para salvar el programa de alivio, al cierre de esta edición las cosas seguían enredadas.

El inconformismo de las corporaciones surgió, según voceros de esas entidades, por la falta de claridad del Gobierno en la implementación de las medidas de alivio a los deudores y en el hecho de que los costos para el sistema financiero podrían aumentar a 250.000 millones de pesos, dependiendo del aporte que haga el Estado.

Los directivos de esas instituciones le enviaron ayer una carta al ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, a la superintendente bancaria, Sara Ordóñez, y al director del Fogafín, Jorge Castellanos, en la que plantean serias preocupaciones por el modelo de alivio a los deudores que se implementó con base en la inflación.

De acuerdo con cálculos realizados por las entidades crediticias no es claro que los deudores en el corto plazo obtengan alivio si se trasladan a un sistema de amortización, dado que las proyecciones indican que las tasas de interés se están reduciendo más rápidamente que la inflación. En ese evento, el deudor acaba con cuotas de amortización superiores a las que tenían antes de cambiarse se esquema , dice la carta de las corporaciones.

Sin embargo, la mayor preocupación de las corporaciones está por el lado de las pérdidas que el programa de alivio le representará a esas entidades.

Para las corporaciones, el hecho de pasar los créditos denominados a DTF o corrección monetaria a inflación es un riesgo muy alto para la generalidad del sistema. En las actuales circunstancias en que las entidades crediticias están arrojando pérdidas, los efectos de desequilibrios marginales en las distintas variables pueden tener consecuencias desastrosas , señala la carta de las corporaciones al Gobierno.

Las CAV señalan también que los alivios a los deudores implican cambios en los pagarés sujetos a revisión si los recursos del Gobierno se agotan.

Propuestas A pesar de todo, las corporaciones le anunciaron al Gobierno su disposición de apoyar los planes de ayuda a los deudores.

Apoyaron la idea de reducir en tres puntos las tasas de interés para todas las deudas pactadas a tasas superiores a corrección monetaria más 10 puntos. Señalaron que las corporaciones financiarían uno o dos puntos adicionales cuando los créditos se hubieran contratado a corrección más 14 ó 16 puntos porcentuales.

El plan presentado por el Gobierno consiste en que en el alivio de cinco puntos el Fogafín aporta 3 y las corporaciones los dos restantes. En el de cuatro puntos la relación sería de 3 puntos para el Gobierno y uno para las CAV. Está en discusión el aporte de cada uno en el alivio de tres puntos.

Cartera vencida La expectativa que se está generando por los alivios a los deudores hipotecarios se está convirtiendo en un arma de doble filo para las corporaciones de ahorro y vivienda: con el solo anuncio la cartera vencida se aceleró.

Las últimas cifras presentadas por la Superintendencia Bancaria señalan que el nivel de cartera morosa llegó a 14,5 por ciento, el más alto después del registrado en la crisis financiera de la década de los ochenta. Mientras hace un año por cada 100 pesos prestados 7,8 pesos se encontraban en mora hoy por cada 100 pesos 14,5 tienen algún grado de vencimiento.

En solo un mes las deudas vencidas en las corporaciones aumentaron en 173.000 millones de pesos al pasar de 1,5 billones a cerca de 1,7 billones de pesos.

Este acelerado deterioro de la cartera confirma aún más la necesidad de poner en marcha rápidamente las medidas de alivio para sacar a los deudores y a las propias entidades financieras del atolladero en que se encuentran.

Pero si bien el Gobierno ya anunció las bases generales de los programas de apoyo a los deudores la puesta en marcha podría implicar más de un tropiezo. Y esas expectativas son las que pueden estar llevando a muchos clientes del sistema a que se sigan colgado en el pago de cuotas en espera de lo que pueda pasar.

Así lo reconoció un directivo de una corporación de ahorro quien indicó que el crecimiento de las deudas en enero y febrero del presente año pudo originarse en gran parte en las expectativas de muchos deudores sobre el alcance de los alivios.

Sin embargo, recordó que las recientes decisiones del Gobierno solo cobijarán a aquellos deudores hipotecarios que se encuentren al día en sus pagos. En efecto, el programa de ayuda del Fogafin que comprende un subsidio por 500.000 millones de pesos para disminuir el costo de financiamiento del 80 por ciento de las deudas hipotecarias son para quienes no presenten atrasos en sus cuotas. Las medidas de alivio para los deudores morosos están pendientes de reglamentar teniendo en cuenta que la Corte Constitucional amplió el beneficio de refinanciación a todos los deudores morosos.

Actualmente, los créditos vencidos entre 4 y 12 meses ascienden a 1,1 billones de pesos mientras que la cartera vencida entre uno y cuatro meses llega a 45.410 millones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.