PAÍSES LATINOAMERICANOS REGRESAN EN MASA AL MERCADO MUNDIAL DE BONOS

PAÍSES LATINOAMERICANOS REGRESAN EN MASA AL MERCADO MUNDIAL DE BONOS

Es un torrente de bonos! Chile, Perú, Panamá y Brasil están entre los varios países latinoamericanos que buscan vender bonos mundiales después del período de inactividad provocado por la crisis mundial de los mercados emergentes.

16 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

De tener éxito, los nuevos emisores seguirán los pasos de Argentina, México y Colombia, que emitieron bonos a principios de año y se espera que lo vuelvan a hacer en los próximos meses.

Los banqueros dicen que a raíz de la aparente estabilidad de la economía brasileña, la sombra negativa de la región está desapareciendo y los inversionistas se están fijando nuevamente en los países en forma individual. Brasil acaba de lograr un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y se dispone a recibir la próxima entrega de un paquete de ayuda internacional por US$41.500 millones .

Aun así los banqueros advierten que vender los bonos en el extranjero va a exigir cierto tacto, incluyendo una cuidadosa elección del precio y la estructura de los instrumentos. Y para economías más pequeñas, como la de Perú, esperan llevar a cabo extensos esfuerzos de marketing.

Vemos muchas oportunidades potenciales, pero tendrán que gestionarse en los mercados capitales con mucho cuidado , afirma Richard Fuscone, presidente ejecutivo para América Latina de Merrill Lynch & Co.

Esos peligros salieron a relucir la semana pasada cuando Panamá suspendió la emisión de un bono de US$500 millones porque el país no estaba dispuesto a pagar las tasas de interés que exigía el mercado. Una portavoz de BankBoston Corp., que administró la fallida operación, se negó a hacer comentarios. Pero otros banqueros dijeron que le están proponiendo nuevas estructuras al gobierno que le permitan tener pronto acceso al mercado con tasas de interés más bajas.

Brasil no ha nombrado a un coordinador todavía para la venta de su bono, el que sería lanzado a inicios del mes entrante, según los cálculos de los banqueros. Chile, a su vez, contempla la emisión de US$500 millones en bonos a través de Merrill Lynch y Chase Manhattan Bank, en un esfuerzo por allanar el camino para que las compañías locales sigan el mismo ejemplo, explica Guillermo Larraín, director de política económica de Chile.

Los banqueros esperan que un torrente de bonos soberanos abra las compuertas del mercado de bonos empresariales. Aunque algunas empresas y unos pocos bancos de primera categoría han acudido al mercado de bonos recientemente, los expertos aseguran que tienen una larga lista de espera de otras compañías de primera línea que aspiran a hacer lo mismo. Los banqueros comentan, sin embargo, que a las compañías de tamaño mediano les va a costar más atraer capital internacional y todavía no se han sumado a la lista de espera.

Durante la reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) celebrada aquí, los banqueros cortejaron enérgicamente a los representantes de los ministerios de finanzas latinoamericanos con la esperanza de obtener autorizaciones para administrar la venta de los bonos soberanos. Les interesa mucho lograr estos acuerdos ahora, puesto que no hay muchas alternativas en los mercados de capital para mantener las grandes operaciones latinoamericanas de algunas empresas.

Ahora los banqueros de inversión están tratando de convencer incluso a aquellos países que tienen poco incentivo para vender bonos. A pesar de que el nuevo gobierno de Venezuela todavía no ha anunciado su programa económico definitivo, ya ha recibido varias propuestas, según fuentes cercanas. Puede que la incertidumbre añada varios puntos porcentuales a los costos de endeudamiento de Venezuela, recalcan las fuentes.

Según las cifras recopiladas por el banco de inversión Merrill Lynch & Co. la emisión de bonos de los países latinoamericanos llegó a su punto culminante en 1996, cuando se emitió deuda por US$33.540 millones. En 1998, en un mercado afectado por la crisis rusa la cifra sólo alcanzó a los US$25.730 millones. El negocio, no obstante, ha crecido en forma formidable. En 1992 la venta de bonos soberanos latinoamericanos apenas totalizó US$3.520 millones, según Merrill Lynch.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.