DE LA MUSEOGRAFÍA

DE LA MUSEOGRAFÍA

El término Museografía, hasta hace poco desconocido por la mayoría de la gente, está ya integrado en el léxico del medio del arte y se refiere al conjunto de técnicas que permiten la puesta en espacio de una obra dada en un contexto preciso (sea interior o exterior), para disfrute de un público visitante.

16 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Una de las máximas del gremio museal afirmaba que un buen montaje de exposición es aquel en donde no se nota la presencia del museógrafo . Lo anterior se refería, obviamente, a la primacía que debería tener la obra con respecto a la parafernalia museográfica que le sirve de marco y soporte, tanto en términos visuales como conceptuales. Sin embargo, esta actitud de neutralidad a menudo tiene como consecuencia una obra que está simplemente colocada en un recinto, sin la utilización de recursos como el color, la modulación del recorrido, la sorpresa y las ayudas didácticas, todas ellas características que enriquecen la apreciación de una obra dada y la experiencia de la visita a un museo o sala de exposiciones. En muchos montajes, efectivamente, el museógrafo brilla por su ausencia.

Ejemplo de lo anterior es lo que puede suceder en un espacio expositivo como el del Museo de Arte Moderno de Bogotá: ante la dificultad (y a menudo imposibilidad) de generar una escenografía museal -debido a que los muros en concreto a la vista no pueden ser tocados, y los volúmenes interiores y las relaciones entre ellos hacen muy difícil una división del espacio que se adecúe a la lógica de cada exposición en particular- se llega a menudo a lo que desde una perspectiva museográfica podría denominarse irónicamente la misma exposición con diferentes cuadros . Un buen diseño museográfico no suplanta sino que realza la obra al proponer un marco adecuado para su presentación. Lo anterior es pertinente al hacer referencia a la exposición El retorno de los ángeles que actualmente se presenta en el Museo Nacional, en la que una serie de decisiones museográficas influye (o mejor, interfiere) con la correcta apreciación de las piezas. En primer lugar, es evidente que la sala de exposiciones temporales es demasiado pequeña para la mayoría de las muestras itinerantes, en las cuales la cantidad de obra está preestablecida por una curaduría, por lo cual no es posible tener control sobre su extensión. Baste recordar la bella exposición de la obra de Henry Moore; a pesar de que se colocaron algunas de las esculturas de mayor tamaño fuera del espacio de exposición, se veía apretada y justa. Nuestro Museo Nacional pide a gritos un espacio de mayor área que sea consecuente con el alto nivel de la programación expositiva que maneja, espacio que sin duda tendrá cuando se resuelva el impase con el Colegio Mayor de Cundinamarca, que actualmente ocupa las áreas adecuadas para el desarrollo futuro del Museo.

Pero la crítica al montaje no se limita a la cantidad de obras en relación con la capacidad de la sala, sino que toca algunos puntos tal vez más sutiles. Es evidente que el diseño museográfico alude a un espacio de carácter religioso, con su disposición simétrica respecto a un eje central y con los apoyos colocados en muebles que recuerdan atriles de iglesia. La idea de colocar obras de mediano formato en un segundo nivel, más arriba de la altura de una persona (como se colocan los cuadros en algunas iglesias) genera problemas de visualidad de la obra misma: el ángulo de reflexión de la luz hace que los brillos impidan una correcta apreciación del cuadro. Rémy Zaugg , artista y museógrafo suizo, dice: el museo es el sitio de encuentro de la obra y el hombre. Ambos llevan vidas propias, pero el museo es el espacio que propicia su encuentro. El Museo ha sido considerado desde sus inicios como el Templo de las Musas; Malraux anunciaba que los museos habían reemplazado a la iglesia como sitio de reunión de las colectividades: la misma frecuencia dominical, la misma actitud reverencial en su interior. Son las Catedrales de nuestro tiempo. Generar una iglesia en un Museo, no terminará siendo superfluo?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.