Secciones
Síguenos en:
HOLLYWOOD CONTRA AMÉRICA

HOLLYWOOD CONTRA AMÉRICA

Por qué la industria del espectáculo glorifica la violencia, desbarata la familia , ataca la religión y ridiculiza el patriotismo? Cuáles son los valores que la mayoría de las películas de cine y televisión y la música popular de hoy transmiten al mundo? Promiscuidad, infidelidad. Lenguaje obsceno. Y en algunos casos, proponen el asesinato como la mejor respuesta a un matrimonio acabado, en vez de un buen divorcio... Sí, el largo romance con Hollywood y su industria ha concluido. Y el hombre abanderado de esta guerra de Hollywood contra América como se titula su obra es Michael Medved, precisamente un crítico de cine que se cansó de ver tanta película agresiva. Es más, en su casa ya no tiene televisor porque tampoco quiere que sus hijos reciban mensajes que poco o nada contribuyen a su buena educación.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

El libro de Medved ha despertado una polémica, no solo en Estados Unidos. Aquí en Inglaterra ya no se habla de los chismes de la realeza sino de la obra de Medved, especialmente después de escucharlo en el foro Hollywood contra América que el periódico The Sunday Times organizó en Londres.

Unos la gran mayoría del público lo apoyan. Otros, como el actor Arnold Schwarzenegger quien amenazó a Medved con estamparlo en la pared lo odian y acusan de puritano. Lo cierto es que en Hollywood Michael Medved está logrando que las productoras de cine vuelvan a entretener a la famiia con cintas como Aladino, producidas por Disney, y que se estrenará próximamente en Colombia.

Mientras esta historia de dos perros y un gato, con las voces de Michael J. Fox y Sally Field, rompe récords en la oficina de taquilla, Arnold Schwarzenegger ha sido obligado a reeditar su nueva película, The Last Action Hero, y Eddie Murphy se encuentra limpiando el lenguaje de su nueva Beverly Hills Cop. 3.

Pero esta ola de moralización no se queda en las productoras. Ha llegado también a la conciencia de los mismos actores que están rechazando papeles que incluyen violencia desmedida.

Antony Hopkins no aceptó la oferta de continuar su papel de caníbal en una segunda parte de El silencio de los inocentes. Michael Caine anda dichoso trabajando con Los Muppets , lejos de papeles truculentos.

Cuatro mentiras No obstante, productores y directores acusan a Michael Medved de promover censura y limitar la actividad creativa. La gente conoce todos los eventos tan desagradables que ocurren en el mundo real sin la ayuda de las películas. Cuál es, entonces, la cosa mágica que indujo a la gente a cometer crímenes antes de que las películas, Hollywood y la televisión existieran? , pregunta el director inglés Michael Winner.

Medved le responde: Mi interés no es la violencia misma, la cual ha sido parte del arte occidental en La Biblia, en Sófocles y en Shakespeare. Mi interés es la violencia gratuita y explotada. Cuando yo pido más alternativas, yo no estoy sugiriendo que cada película debería ser como La bella y la bestia. La clave del asunto no es acabar con el género de películas violentas. Es producir menos porque hay muchas .

El punto clave en toda esta discusión es lo que Medved llama la actitud hipócrita de Hollywood. Una actitud que él describe como las cuatro mentiras de los dueños del mundo del espectáculo: no impactamos, solo entretenemos; nuestro trabajo es el reflejo de la sociedad; producimos lo que al público le gusta; y si a usted no le gusta, puede apagar su televisor .

Qué hipócritas! La industria de la televisión sobrevive por los comerciales, que influyen y convencen al televidente de usar determinado producto. Según los productores, los comerciales afectan al público, pero no sus programas! .

En cuanto a la segunda mentira, el autor aclara que Hollywood ya no refleja ni respeta los valores familiares. El 70 por ciento de los ciudadanos norteamericanos explica Medved disfrutan de la institución del matrimonio y consideran la religión una prioridad importante en sus vidas; pero la industria del espectáculo promueve diferentes formas de lograr aventurillas sexuales y regularmente ridiculiza a los creyentes religiosos.

Muchos de nosotros rechazamos la violencia y sentimos poca compasión por los criminales y autores del delito; pero las películas, la TV y la música popular revelan en detalle y con mejores efectos especiales toda la brutalidad del crimen, glorifican los vicios y los personajes sádicos que, como chiste, amenazan con matar. Casi todos los padres queremos inculcar en nuestros hijos la importancia de la autodisciplina, el trabajo duro y las maneras decentes; pero los medios masivos celebran el comportamiento vulgar, el desprecio a la autoridad y el lenguaje obsceno el cual es incluido hasta en la franja familiar, donde es menos esperado .

De regular para abajo Estudios recientes muestran el descontento del público frente a lo que el celuloide les ofrece. En la encuesta de la Associated Press/Media General, realizada en 1989, 82 por ciento de los espectadores sienten que los programas contienen demasiada violencia; 80 por ciento encontró demasiadas groserías; y un 72 por ciento se quejó de la cantidad de desnudez .

En 1990, la encuesta Parents reveló que un 71 por ciento de los televidentes clasificó la televisión como regular, pobre o terrible . En 1991, la Gallup descubrió que un 58 por ciento de los norteamericanos se sienten frecuentemente ofendidos por los programas en franjas primetime ; y 68 por ciento considera que la televisión promueve el crimen.

El resultado: la TV gringa ha perdido un tercio de su audiencia nocturna en los últimos 15 años, más o menos 30 millones de televidentes. Las ganancias han bajado de 800 millones de dólares en 1984 a 400 millones en 1988, y a menos de 0 en 1991. Muchos de los televidentes disidentes se han pasado a TV cable, pero la opción tampoco llena las expectativas ni la aprobación de la audiencia. Este fenómeno de disidencia también está ocurriendo con empresas de videos musicales, discográficas y cinematográficas, incluyendo Carolco Pictures, productora de Terminator 2 que tuvo que recortar producción y personal un cuarto por ciento el año pasado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.