!ESO SI ES MUCHO PERRO

!ESO SI ES MUCHO PERRO

Aunque no lo crea, es cierto, y lo han comprobado estudios científicos adelantados en Estados Unidos. Como igualmente cierto es el hecho de que las autoridades penitenciarias norteamericanas están recurriendo a perros para ayudar a la rehabilitación de peligrosos asesinos. Y que también el confiar un perro a un drogadicto le hace más fácil el camino de su liberación de la droga.

10 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Y es que, en realidad, tener una mascota es un poco como contar con un amigo. Desafortunadamente mudo, pero fiel, indulgente y siempre cariñoso.

Pero también tener una mascota es estar dispuesto a asumir una responsabilidad. Hablemos de un perro, para dar el ejemplo de la mascota más común en los hogares colombianos. Ese perro, en sus primeros meses de vida, exige dedicación para su adiestramiento y educación. En ese momento, y siempre, exige tiempo: los paseos, la alimentación, las manifestaciones de cariño, el juego. Y espacio: un ambiente adecuado tanto para sus actividades como para su temperamento. Encerrar a un dálmata -inquieto y juguetón- en un apartamento pequeño es como confinarlo a una jaula.

Ahora bien, si usted es vive solo, es soltero y tiene pocos amigos, y si, además, tiene paciencia, tiempo y espacio, le aconsejamos que tenga un perro. Aquí, le incluimos algunas pautas para seleccionar la raza. Pero si usted es un solterón, mañoso, perfeccionista, obsesionado por el reloj, la limpieza y el orden, que vive de afán, olvídese mejor de mascotas y evite así sufrir y hacer sufrir.

Reflejo de...

Sí, el perro es el reflejo del amo. Si éste es nervioso, malgeniado y agresivo, lo más probable es que su perro lo sea también. Si el amo, por el contrario es parrandero, juguetón y alegre, y si es pacífico, la más feroz bestia también depondrá sus armas para tomar la vida como una carcajada.

Obviamente, cada raza tiene su temperamento, y cada perro, aún siendo de la misma raza y familia, tiene también su forma de ser. Aún guardando las debidas distancias, se puede comparar la forma de actuar canina a la de una persona: durante los primeros meses, todos los perros son curiosos, juguetones, despreocupados. Investigan todo, muerden todo y son ávidos de improvisar, comer, dormir. Es durante esos primeros meses cuando se les debe inculcar una adecuada educación, y adiestrar. Tratar de enderezarlos luego y corregirlos es casi tiempo perdido.

Vida de perros Luego, al cumplir el primer año, se convierten en adolescentes. Asumen una mayor seriedad, se despiertan a la actividad sexual, pelean con otros machos y en ellos se acaba de afianzar lo inculcado cuando eran cachorros. Es realmente cuando se distinguen los temperamentos: el perro callejero y parrandero, el peleador o el apacible.

Entonces, antes de comprar un perro, la primera norma es reflexionar: Si usted va a comprar un perro, piense primero que es como si se llevara a casa a un niño de 4 años, es decir, un terremoto, inquieto, que le va a morder los enchufes y romper sus más valiosas porcelanas, y que le va a ensuciar por todas partes.

Si ha pensado en ello y lo acepta, siga. Si no, desista de su propósito.

Ahora bien, si usted y su hijo quieren un perro, pero su esposa no comparte su opinión, reflexione dos veces antes de comprarlo. Ella es, finalmente, quien acabará ocupándose del perro (así siempre pasa), y si no lo quiere no solo va a maltratar al animal sino que, además, esto va a generar serios conflictos familiares.

Señales de alarma en cachorros Las siguientes señales le indican que su cachorro debe ser examinado por un médico veterinario especialista en pequeños animales, en el menor tiempo posible.

1. Diarrea abundante y/o aveces poco consistentes 2. Decaimiento persistente y/o falta de apetito 3. Elevación de la temperatura (más de 39 grados.) 4. Vómito pertinaz 5. Dificultad para defecar 6. Presencia de sangre o pus por (ano, boca, nariz, oídos).

7. Tos frecuente 8. Rascado constante de piel y/o orejas 9. Presencia de pulgas y/o garrapatas Recuerde a. Alimente a su cachorro con productos concentrados especiales para él.

b. No ofrezca sobras de comida como leche ni huesos.

c. No deje a su alcance sustancias tóxicas o cortopunzantes d. Revise con su veterinario el esquema de vacunación. Verifíquelo y síguelo al pie de la letra.

e. No lo deje solo por mucho tiempo, recuerde que el cachorro es como un niño que necesita de su atención y de sus cuidados.

Fuente: Diego Fernando Echeverry B.- Veterinario

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.