PLAN DE DESARROLLO PASA AHORA A PUPITRAZO

PLAN DE DESARROLLO PASA AHORA A PUPITRAZO

Las comisiones terceras y cuartas del Senado y la Cámara de Representantes dieron el aval al Plan de Desarrollo del gobierno, pero por un valor de 65,5 billones de pesos para los próximos cuatro años.

19 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Dos billones más que la iniciativa que llegó a discusión del parlamento y que se explican principalmente con la mayor destinación de recursos para el Eje cafetero y un aumento de un billón de pesos para las Fuerzas Militares. El monto total contabiliza los 5,7 billones de pesos que se obtendrán con el Fondo de Inversión para la Paz.

Más del 90 por ciento del articulado fue aprobado a pupitrazo en muy poco tiempo y la discusión se centró en 23 artículos, que sufrirán alguna modificación cuando lleguen a discutirse a Plenaria, como lo señaló un parlamentario.

El gobierno insistió en la poca posibilidad de maniobra en materia de inversión por lo limitado de los recursos, mientras que los congresistas intentaron, por todos los medios, obtener más dinero para impulsar algunos proyectos en los que tienen intereses.

Se fijó en un billón 984 mil millones de pesos el presupuesto de Defensa y Seguridad, decisión que algunos parlamentarios criticaron pero que el ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, defendió al explicar que son recursos que se necesitan para conseguir equipo que las Fuerzas Militares demandan y que además se trata de endeudamiento gradual a cuatro años.

En el proyecto aprobado en las comisiones conjuntas se aumentó en 360 mil millones de pesos los recursos destinados a la zona afectada por el terremoto. La propuesta que llegó al Congreso fijaba un presupuesto de 471.888 millones de pesos y la aprobada anoche superó los 831.200 millones.

A salud se le asignaron 50.000 millones de pesos más para un total de 9 billones 590 mil millones de pesos, mientras que el aumento para el sector de Minas y Energía se acercó a los 300.000 millones.

Al sector de educación y deporte se le aumentó su presupuesto en 197 mil millones de pesos, al tiempo que en transporte este fue de sólo 8.000 millones de pesos.

De nuevo el sector agropecuario fue el sacrificado, pues a pesar de la defensa que han hecho algunos parlamentarios y de las críticas que hizo el Consejo Nacional de Planeación, se le quitaron 2.546 millones de pesos. Los recursos para los cuatro años que fija el plan para este renglón suman 613,1 mil millones contra 615,6 que figuraba en la propuesta oficial.

Entre los objetivos más importantes que fija el plan de desarrollo, y que comparte el Congreso, está la construcción de por los menos 500.000 viviendas, principalmente en los estratos más deprimidos.

Para lograrlo se pretende invertir 53.820 millones de pesos en viviendade interés social ubicadas en zona rural y 1,1 billón de pesos para este mismo tipo de vivienda pero en el área urbana.

Así se busca no solo reactivar la economía sino generar nuevas fuentes de empleo y mejorar la distribución del dinero.

Las polémicas Varias fueron las polémicas que se presentaron en la discusión del plan, no sólo ayer en el Congreso, sino durante los últimos días en las reuniones que se llevaron a cabo en el Departamento Nacional de Planeación. Y aunque fueron aprobados se espera que en plenaria tengan una mayor discusión.

La ampliación del plazo para desmontar los subsidios en servicios públicos como agua y energía, que fue propuesta por el mismo gobierno, tuvo ayer una discusión candente cuando algunos parlamentarios pidieron que no sólo fuera de un año, sino que se extendiera a dos.

De inmediato, el jefe de Planeación, Jaime Ruiz, dijo que esta propuesta no puede ser aceptada porque implicaría unos costos superiores a los 100.000 millones para el fisco, en una época de desequilibrio fiscal.

El artículo sobre educación, segundo del proyecto, tuvo varios tropiezos. Algunos parlamentarios insistieron no sólo en que se necesitaban más recursos, sino en que hacía falta aclarar programas a desarrollar para lograr una reorganización del sector.

El gobierno ha soltado puntadas en el sentido de la necesidad de modificar la educación primaria y secundaria, y los parlamentarios quieren más información. Sin embargo, será en la plenaria en donde se esperan aclarar algunas dudas.

Tampoco quedó claro lo relacionado al proceso de reforma agraria y cómo debe ser la participación del sector privado en su financiación. Eso también será analizado por la plenaria. Se analizará más lo relacionado con el Fondo Nacional de Riesgos Agropecuarios.

Igual ocurrió con el tema de transporte, pues existe incertidumbre respecto al ajuste que se hará en entidades del sector y a los procesos de concesión.

Los temas de justicia y gobierno quedaron inicialmente entre los que tendrían una mayor discusión, pero posteriormente fueron aprobados en espera de la reunión de la plenaria.

Sobre la emergencia informática se recomendó tomar las medidas necesarias para evitar el caos que se avecina. No todos los parlamentarios están convencidos de que el país está preparado para este reto.

En la ciudad Otro de los temas que tendrán discusión tiene que ver con la manera en que se manejarán los macroproyectos urbanos en el futuro.

En materia urbana, también tendrá amplia discusión el programa de transporte, que incluye los metros de Bogotá y Cali. El gobierno espera que ahora el Congreso de la última palabra, pero mantiene en el plan de desarrollo los recursos.

Los montos destinados para las regalías se destinarán de manera gradual entre 5,0 y 25 por ciento. Se propuso una multa si no se giran los recursos.

A las cajas de compensación se les obligará a invertir más recursos en vivienda de interés social, según lo aprobado en el proyecto.

Pasó el dos por mil A pesar de tener un grupo de liberales que se oponían a la ampliación del impuesto del dos por mil para el próximo año, el ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, convenció con sus explicaciones y el Congreso le dio el sí.

Restrepo Salazar insistió ante senadores y representantes que esta iniciativa no es un capricho ni que el gobierno está engolosinado con la idea.

Por el contrario, insistió que es el resultado de un evento inesperado que debe enfrentarse y solucionarse.

Recordó que la situación fiscal del país es tan difícil que esta era una de las pocas alternativas posibles para enfrentar esta situación.

Además, el gobierno ha insistido que no existe un colchón suficiente en materia fiscal y que no se puede en pensar únicamente en sacarle recursos al Banco de la República.

De esta manera, el impuesto del dos por mil podrá fijarse por un año más, es decir, hasta diciembre del 2000.

Por ahora, los préstamos que se hacen los bancos entre sí seguirán pagando el dos por mil y solamente las operaciones del Banco de la República seguirán exentas.

De todas maneras, algunos parlamentarios están dispuestos a aprobar en plenaria la exención a las operaciones interbancarias para efectos del dos por mil.

La discusión sobre este tema fue la que más duró en el Congreso, pues siguen existiendo muchas presiones en su contra.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.