OJO, NO LE COMA CUENTO A LA ESCOPOLAMINA

OJO, NO LE COMA CUENTO A LA ESCOPOLAMINA

Si pensó que la cocaína era un problema, espere a escuchar sobre la Burundanga y la escopolamina

25 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Carlos Castro, un caleño de 56 años, estaba impaciente por llegar a Cali, pues justo ese día, 15 de junio, se casaba su única hija, Máryori.

Se había quedado del vuelo y el tiempo apremiaba. No lo pensó dos veces y salió hacia el Terminal de Transportes de Bogotá donde abordó un bus de una reconocida empresa de transporte intermunicipal.

A pesar de que había varios puestos desocupados, Carlos prefirió hacerle compañía a una linda trigueña de ropas ligeras y gestos insinuantes, quien desde que lo vio abordar el vehículo también se mostró interesada de tenerlo a su lado.

Pasaron los minutos y lo que comenzó como una simple atracción se fue convirtiendo en una aventura. Carlos y la joven quien se identificó como Marla, pasaron muy pronto de la risa a los roces y de los roces a los apretones de manos.

El paisaje del altiplano cundinamarqués fue un obsequio olvidado por todos, pues en su mayoría los pasajeros se quedaron dormidos mientras que Carlos y Marla, disfrutaban de esa extraña atracción. Apenas si habían pasado unas horas de viaje, cuando vino el primer beso. Luego otro...otro y muchos más.

La verdad es que Carlos era consciente que ese momento no conocía bien a la muchacha pero no por eso iba a dejar de echarse una canita al aire . Todo parecía perfecto. Era una mujer atractiva, de una conversación agradable y unos atributos envidiables. Hasta ese momento apenas se acercaban a Ibagué, luego faltaba mucho camino por recorrer.

Carlos se sentía en el cielo, más aún cuando observó que la mujer se sacaba un seno y se lo ofrecía. No lo podía creer. Era toda una diva, una mujersota, bella, sensual. No podía despreciar el obsequio . Sus labios sedientos de pasión besaron una y otra vez esos pezones que más parecían unos caramelos..dulces..agridulces..de sabor extraño. Aún así los besó hasta perder la conciencia.

Sí, Carlos no sólo perdió la conciencia, sino el equipaje, el reloj, 250 mil pesos que llevaba en efectivo, el celular, algunas tarjetas de crédito, una cadena de oro, y el regalo que le llevaba a su hija.

Tres días después cuando despertó en el hospital Federico Lleras de Ibagué, los médicos le explicaron que había sido escopolaminado y que pasarían unos días antes de que se sintiera mejor.

En Cali, a donde llegaría un día después con tiquete regalado, muy seguramente tuvo que explicarle a su esposa que la escopolamina se la dio un hombre, a lo mejor en un cigarrillo que le ofreció por el camino, dice irónicamente el dragoneante de la Policía de Turismo Hernán Abril Mora, quien desde hace seis años está asignado al Terminal de Transportes de Ibagué, desde donde ha podido enterarse de decenas de casos de este tipo.

Según él, la escopolamina es como una plaga que aparece y desaparece en cualquier época del año, pero que por estos días está haciendo estragos en la ciudad de Ibagué y a pesar de las campañas se siguen presentando casos, afortunadamente y por ahora sin muertos.

Aunque se han hecho esfuerzos para que la gente no caiga en la trampa de los escopolaminadores, los casos se siguen presentando. De nada valieron 10 mil volantes que sacó la policía a la calle para impedir la acción delictiva y pareciera que de nada valiera el trabajo hecho por los 12 auxiliares, los 14 agentes y dos suboficiales de la Policía de Turismo, o el trabajo de la Sijín y otros organismos de seguridad.

Un mal de nunca acabar Y es que si hay un mal silencioso, una epidemia , es la escopolamina, pues siempre tiene una cara dulce, agradable, insinuante, llamativa. Casi siempre que se la proporcionan a una persona ha sido inyectada o untada a dulces, cigarrillos, jugos, chocolates o como en el caso de Carlos, en partes íntimas de las mujeres. Las víctimas, a través de la historia, en su mayoría siempre son hombres.

Claro que hay casos de casos, dice el dragoneante Abril Mora. En alguna ocasión una pequeña niña de 11 años y su perro, fueron escopolaminados en la ruta Bogotá-Ipiales, pero el caso fue atendido en Ibagué. Aquí en Ibagué se han atendido casos de muchachas del servicio que escopolaminaron a sus patrones para robarlos. Borrachitos , escopolaminados en cantinas, que han perdido hasta la ropa y parejas que han sido enburundangadas en discotecas y han sido ultrajadas, además de que han sido abandonadas en zona rural.

Como se dice, lo de la escopolamina pasa hasta en las mejores familias. Tan sólo en Ibagué en lo que va corrido del año se han presentado 45 casos, un caso menos que el año pasado por esta misma época. Eso sí, la mayoría de los casos de este año se han presentado en estos últimos días, a diferencia del año pasado en que los mayores índices se registraron en el mes de enero, marzo y abril.

De los 45 casos ocurridos este año, 21 fueron conocidos en el Terminal de Transportes. La gran mayoría de los casos se produjeron en buses de Bolivariano que cubrían rutas hacia Cali e Ipiales desde Bogotá. También ocurrieron cuatro casos en bares, tres en residencias, uno en cafeterías y cinco más en otros sitios de la capital tolimense. de la escopolamina no se ha salvado ni la propia policía pues hay agentes a quienes los han atacado con esta sustancia.

Y si se habla de extranjeros, hace poco que al ornitólogo Bernabé López-Lanús, lo escopolaminaron viniendo hacia Ibagué y le robaron no sólo su equipo fotográfico, sino además su libreta de notas que llevaba sobre el último descubrimiento para la ciencia mundial: el loro orejiamarillo del que tanto se habló en este Semanario.

Tal vez por esta razón Estados Unidos y su misión diplomática se toman muy en serio el asunto. En el manual de orientación advierte a los diplomáticos que no visiten solos los bares o clubes nocturnos y estar pendientes de lo que comen o beben. la cosa parece curiosa pues en Ecuador, donde la palta de borrachero se cultiva con fines médicos, se desconoce su uso en fines delictivos.

Como la droga surte un efecto depresor en el sistema nervioso, la víctima queda en manos de los delincuentes quienes pueden ser capaces de obligarla a entregar voluntariamente sus bienes, a mantener una relación sexual o a cometer un asesinato. La persona puede correr con suerte de ser atendida o puede deambular varios días sin saber quien es o reconocer a sus familiares.

Por ahora en Ibagué no ha muerto nadie por estos hechos, pero a nivel de Colombia no se puede olvidar los casos de los actores Mario Sastre o Rodrigo Carmona y otras personas que han quedado locas, debido a que les fueron suministradas dosis muy altas de escopolamina.

Al ser consultado sobre el hecho que el Bolivariano sea la empresa escogida por escopolaminadores se gerente en Ibagué Alvaro Ayala, aseguró la empresa está haciendo varias campañas para que la gente no reciba nada a extraños pero no da resultado. En Bogotá la campaña dice No le coma cuento a los ladrones Algo más que amnesia La escopolamina es un hipnótico y depresor del sistema nervioso central, que produce amnesia, delirio, alucinaciones, confusión y desorientación. Al despertar el paciente presenta gran ansiedad que en ocasiones requiere de sedantes.

Adicionalmente, los intoxicados presentan efectos secundarios: amnesia, desorientación y trastornos de la sensibilidad, ansiedad, gran suspicacia, tendencia al aislamiento y a la satisfacción inmediata de sus necesidades, además de lentitud en el aprendizaje y en la captación de ideas, con poco desarrollo intelectual.

Es indispensable que las personas que han recibido una dosis de burundanga, reciban tratamiento psiquiátrico, pues cuando no se cuenta con este, se han encontrado casos de esquizofrenia en un periodo de tres a seis meses posterior a la intoxicación.

Qué es la escopolamina? La escopolamina es un alcaloide de la familia de las solanáceas (borrachero, cacao sabanero o campana amarilla). Ha recibido el nombre de Burundanga debido al uso delictivo que de ella se hace con fines de hurto, estafa o violación. En otras palabras, al refinar el polvo de estas plantas se obtiene escopolamina, una droga bastante conocida que se usa como sedante de manera legal, para combatir el mareo, pero que en Colombia los delincuentes la mezclan con sedantes y preparan la Burundanga para suministrársela a sus víctimas.

Fue utilizada por los indios norteamericanos en ceremonias religiosas durante cientos de años. Según especialistas, aunque la dosis tóxica es de 100 miligramos, la dosis que se administra con fines delictivos oscila entre los 50 y 80 miligramos, frecuentemente asociado con cuatro o seis miligramos de Lorazapam.

La forma más frecuente de administrar la escopolamina es camuflada en bebidas, caramelos, chocolates, cigarrillos, gracias a sus características físicas de ser inodora y con sabor ocultable. El efecto puede durar de dos a 48 horas, caracterizado por síntomas de somnolencia, precedida de un estado de pasividad que hace a la víctima sugestionable y fácil de convencer para obedecer órdenes que en otras circunstancias no ejecutaría.

Que no le pase a usted! -Evite las conversaciones con desconocidos en la calle, especialmente en sitios de alto riesgo. Si lo hace, jamás acepte un café o un dulce, pues ahí puede estar la droga.

-Si es víctima de un gas paralizante, debe esforzarse por no aceptar ayuda de nadie y procure no entrar a una tienda cercana pues allí pueden estar los cómplices de la banda de delincuentes. Acuda a un centro médico.

-Absténgase de recibir durante un viaje dulces, licores, cigarrillos, refrescos, o algún alimento de personas desconocidas.

-Compre su tiquete en taquillas autorizadas y aborde el vehículo dentro del terminal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.