OJO CON EL POT

Este llamado de alerta no es en vano. Es cierto que el Secretario de Planeación, Javier Arbeláez, a pesar de sus intereses personales no se haya declarado impedido para dirigir la aprobación del Plan de Ordenamiento Territorial y que así no lo quiera reconocer, él se debe a quienes en el pasado le han dado trabajo a pesar que diga que no se puede politizar su estudio, no es menos cierto, que los hilos del interés económico hacer rato se están moviendo.

01 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

En el Concejo anterior, era frecuente las insinuaciones de personas supuestamente con criterio técnico que trataban de orientar la demarcación de la ciudad con el único objetivo de favorecer a dueños de lotes que querían beneficiarse de la infraestructura de servicios que ofrecería la ciudad en el futuro pero que sus terrenos quedaran en zona rural o sub-urbana y la propuesta era sencilla, bastaba solo unos metros para que tal condición se diera incluso se llegó a rumorar con insistencia que un concejal estaba dispuesto a dar cinco millones de pesos por voto. De ahí que yo impulsara dejar el estudio y aprobación del POT, para la siguiente administración como en efecto ocurrió.

Lo anterior no indica que todos los males se hayan curado, porque para no ir tan lejos en la Alcaldía de Carmen Inés Cruz, se ha permitido la invasión del espacio público sin reparo, las zonas de aislamiento y verde, a pesar de las denuncias, se sigue construyendo, como es el caso de la avenida Guabinal entre calles 29 y 32. Y hacia el futuro el Cañón del Combeima, se convertirá en condominios campestres y en una zona rosa, perdón, roja, estilo La Calera en Bogotá. Las estructuras con cierto estilo arquitectónico e histórico deberán ser demolidas por orden del depredador de La Pola. Las nuevas avenidas pasarán irremediablemente por los lotes de engorde de Peñalozas, Vilas y demás urbanizadores de estrato seis.

Se permitirá nuevas construcciones en los cerros tutelares de la ciudad al mejor estilo de Terrazas de Santa Bárbara, Pan de Azúcar y la Variante. Las nuevas urbanizaciones en los extramuros de la ciudad propiedad de algunos concejales que a través de los planes de inversión y con recursos del municipio, realizan las obras de urbanismo, continuarán. Pero como todo no puede ser modernismo, al señor Germán Agudelo se le permitirá mantener en abandono sus lotes de engorde y construir nuevas casas de bahareque en plena carrera tercera. Los límites de la ciudad, especialmente por los lados de las arroceras y del aeropuerto Perales se tomarán de tal manera que beneficie considerablemente a sus dueños sin que tengan que pagar impuestos. Estoy de acuerdo con Arbeláez, al POT no hay que meterle ni politiquería ni populismo pero tampoco tanto interés personal y económico.

*Ex concejal de Ibagu

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.