Secciones
Síguenos en:
EXTRAÑOS TRAS LA PISTA DE ESCOBAR

EXTRAÑOS TRAS LA PISTA DE ESCOBAR

Brujas, ingenieros empíricos, espiritistas, avivatos , mitómanos e, incluso, profesionales, son algunas de las personas que en los últimos ocho meses han tratado de conseguir con sus informaciones la recompensa ofrecida por el Gobierno a quien colabora en la captura de Pablo Escobar. Sus cartas, 500 en total, han sido recibidas y evaluadas por un selecto grupo de veinte oficiales de inteligencia del Bloque de Búsqueda que opera las 24 horas del día y atiende a los informantes y delatores de Escobar en Medellín.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Ayuda del más allá en cacería a Escobar Aunque el mensaje no aclaraba si cada uno debería presentarse con su escoba, las instrucciones eran claras: tenían que ir a una hora impar de la noche, el último viernes de febrero. No debían ingerir líquidos negros sino alimentos blancos, cargados de energía . Eso decía.

Aquelarre? Aún los hombres del Bloque de Búsqueda no lo saben, pero lo cierto es que la autora de esa extraña carta decía tener contactos con el más allá , para ubicar a Pablo Escobar mediante un proceso de concentración con sus perseguidores.

La cita era en la provincia de Rionegro. Allí los estaría aguardando esa mujer y su bola de cristal. Los oficiales de inteligencia dudaron y prefirieron descartar el curioso método. En el fondo era un caso más de las insólitas informaciones que desde la conformación del Bloque de Búsqueda han llegado al Centro de Información del Gobierno.

Pero si esa mujer pretendía localizar al capo mediante una bola de cristal, un hombre que dijo ser El Patriarca afirmó estar en condiciones de instalar en la oreja de una de sus vacas un micrófono con un mecanismo especial que le indicaría al animal la ruta de Escobar.

La carta llegó a finales de enero. El hombre dijo, además, que mediante ese mecanismo, diseñado por él, podría obtener información de los planes del traficante y así lograr su captura.

Los técnicos del servicio de inteligencia desestimaron la información pues concluyeron, entre risas, que el extraño espía podría ser detectado y, por consiguiente, pasaría al otro mundo.

Pero si el método de El Patricarca era algo complicado, para el El Cóndor la localización de Escobar era cuestión de aureolas. El Centro de Información recibió su carta en el apartado 1.500 en los primeros días de febrero.

Decía necesitar solamente 2.500 millones de pesos para importar un sofisticado equipo de localización magnética. Así, esa era su tesis, localizaría a Escobar a través de su aureola, pues argumentó que todos los seres humanos la llevan, invisible, pero la tienen . Eso decía.

Esta vez la ambiciosa propuesta quedó descartada de plano. No ocurrió lo mismo con la información de un hombre que dijo saber de una cirugía plástica realizada al capo en unos laboratorios de Leticia (Amazonas).

La información decía, inclusive, que treinta días después de la cirugía Escobar había sufrido un terrible cólico, por lo cual debió ser necesaria la presencia de un médico de la selva.

Las unidades, tras evaluar la exactitud del informante que señaló, además, el sitio exacto en un plano, optó por desplazar hasta el lugar, a tres horas de camino desde Leticia, una unidad de avanzada del Bloque de Búsqueda con el informante.

Lo que los hombres encontraron fue un grupo de indígenas asustados que adecuaban unos laboratorios para procesar cocaína destruidos por la Policía, para instalar su vivienda. Entonces el informante confesó haberse inventado la historia.

Ayuda del más allá La ayuda del más allá reapareció nuevamente en los primeros días de marzo. Un hombre que dijo llamarse Doctor Sarmiento escribió desde Ibagué para confesar sus frecuentes diálogos con Escobar.

Decía tener poderes espirituales para hablar con el capo. Incluso afirmó que el traficante le había confesado que se encontraba nervioso pero alegre y contento. No especificó por qué y que quería encarcelarse él mismo.

El extraño informante fue aún más allá. Dijo tener la capacidad mental para dominar el espíritu de Escobar hasta tal punto decía su carta de entregarlo controlando su voluntad, como una mansa oveja . Por supuesto, nadie creyó la fantasía.

Aunque los hombres del Bloque de Búsqueda han aprendido a descartar la ayuda del más allá el Centro de Información ha recibido cerca de 500 cartas de este tipo.

Algunas como la de Melba les aconsejaban a los hombres del Bloque de Búsqueda una curiosa forma de evitar el asesinato indiscriminado de uniformados en Medellín.

Sus hombres decía Melba al comandante del Bloque deben colocarse una cinta roja en la muñeca izquierda porque el rojo evita la envidia y aleja las malas influencias .

Y si esas insólitas ayudas hacen parte de la búsqueda del traficante, también lo han sido las cartas de profesionales que afirman estar en condiciones de localizar a Escobar.

Uno de ellos, el Doctor Díaz , le escribió al Centro de Información del Gobierno a mediados de marzo. Dijo ser el único contacto que el capo tenía para negociar la entrega. Al final, tras estudiar su caso, se estableció que se trataba de un abogado que buscaba darse a conocer en los medios de comunicación.

Todos, en el fondo, tenían una buena intención. Pero para los hombres del Bloque de Búsqueda los resultados solo se obtienen con los métodos convencionales. Y sin la cooperación del más allá ...

Un equipo experto Desde la integración del Bloque de Búsqueda de Pablo Escobar, el Centro de Información del Gobierno ha recibido 86.000 llamadas y 10.000 cartas con datos importantes que han permitido desarticular el brazo terrorista del cartel de Medellín.

Las informaciones son evaluadas por un experto grupo de veinte oficiales que laboran las 24 horas del día en las entrevistas con delatores e informantes de esa organización criminal.

La orden para ese grupo de oficiales es no subestimar de plano ninguna información ni descalificar a posibles colaboradores de ese organismo. Los resultados obtenidos por el Bloque de Búsqueda han sido el fruto de la evaluación de este equipo de hombres.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.