LA CALMA RETORNA LENTAMENTE A ECUADOR

LA CALMA RETORNA LENTAMENTE A ECUADOR

Semanas de incertidumbre y descontento social empezaron ayer a quedar atrás en Ecuador, un día después de que el presidente Jamil Mahuad decidió revertir el aumento del precio de la gasolina, y luego con la aprobación de una serie de impuestos por parte del Congreso, en aras de un acuerdo político que se espera permita sacar el país de la peor crisis económica en 70 años.

20 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Matizado apenas por unas protestas civiles, el clima en las principales ciudades del vecino país empezó a despejarse. Por primera vez en la semana, los centros urbanos contaron con el servicio de buses y de taxis, que reanudaron sus actividades tras la suspensión de una huelga nacional de transporte.

El sucre mostró una ligera recuperación cotizándose a 10.775 unidades por dólar tras iniciar a 10.800, según operadores.

Los mercados financieros reaccionaron con tranquilidad al acuerdo político al que llegó el presidente Mahuad con la oposición legislativa para impulsar en el Congreso el paquete Fiscal que busca atacar el déficit de 6,0 por ciento del Producto Interno Bruto (1.200 millones de dólares).

Como parte del acuerdo global, el Congreso aprobó ayer la eliminación de todas las exoneraciones del Impuesto al Valor Agregado, crear gravámenes a los vehículos de lujo, eliminar las exoneraciones arancelarias y el impuesto del 1 por ciento al patrimonio de las empresas y restablecer el impuesto sobre la renta y sobre las utilidades cambiarias de la banca y las del Banco Central del Ecuador.

Las medidas buscan aliviar el déficit fiscal y superar la tensión social desatada la semana pasada, cuando Mahuad anunció un drástico ajuste que incluyó alzas de hasta 165 por ciento en la gasolina y el congelamiento de los depósitos bancarios.

Ante el alto descontento social, el Presidente dio el jueves marcha atrás en algunos de los puntos más criticados de su plan económico, recortando a casi la mitad el aumento original sobre el precio de la gasolina.

Aplacada la tormenta, el Gobierno concentró entonces sus esfuerzos en tratar de desactivar los focos de sectores civiles que se mantenían protestando.

Empezó con los trabajadores eléctricos, que habían amenazado con producir cortes en el suministro eléctrico, y consiguió una promesa de suspensión de la huelga. Siguió con los dirigentes indígenas para persuadirlos de suspender el bloqueo de las carreteras.

Hoy, se reunirá con las mayores centrales obreras del Ecuador para determinar su postura frente al nuevo paquete fiscal alterno.

FOTO: Pasada la tormenta, particulares y conductores de servicio público llenaron estaciones de servicio para abastecerse de gasolina, cuyo precio fue rebajado el jueves por el presidente Mahuad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.