CAOS TELEFÓNICO:

21 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Es sabido que en algunas ciudades del mundo, grandes o pequeñas, suelan presentarse problemas en los servicios públicos, de manera especial en los teléfonos. Cuando las correspondientes líneas ya no son muy nuevas, cuando llueve en exceso, o cuando se alteran los cables de conducción, el servicio suele presentar deficiencias, que desde luego son superadas con prontitud. En Bogotá no ocurre precisamente esto último. Las gentes hablan ya de un verdadero caos del servicio. Son innumerables las quejas de los usuarios. Por lo general sectores enteros quedan en desconexión total, por tiempo indefinido, durante meses y meses, y los reclamos a la Empresa no son atendidos con la debida diligencia.

Conocemos el caso preciso de un suscriptor cuyo teléfono de residencia está fuera de servicio hace poco más de un mes, no obstante las repetidas llamadas y visitas personales a la Empresa para que lo reponga. No solo no lo ha logrado, sino que en el nuevo recibo de cobro aparece un número de marcaciones bastante mayor del que figura en anteriores recibos.

Es necesaria entonces un poco de mayor diligencia de las directivas telefónicas para corregir esas irregularidades.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.