CUANDO EL BUZÓN SE CONVIERTE EN CANECA

CUANDO EL BUZÓN SE CONVIERTE EN CANECA

Una de las grandes bendiciones de las redes de computadores, incluida la misma Internet, es el correo electrónico.

01 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Contar con la oportunidad de que una persona al otro lado del mundo tenga acceso casi inmediato a sus mensajes y pueda responderle en tan solo unos minutos, hace pensar con desilusión en las circunstancias en que una carta se demora cinco días en llegar, incluso dentro de la misma ciudad.

El ingenio humano, sin embargo, siempre ha logrado encontrar un problema para cada solución, y el caso del correo electrónico no fue la excepción.

De un momento a otro, los buzones de miles de usuarios en el mundo comenzaron a ser bombardeados con spam, mensajes con contenido inútil que se distribuyen a grandes listas de destinatarios en todo el planeta.

Los puristas informáticos establecen la distribución masiva como condición para que un mensaje pueda ser considerado spam, aunque para otros cualquier contenido inútil lo es, así no llegue a muchas personas.

La mayoría del spam es información comercial o publicitaria que busca poner en sus manos grandes ofertas del mercado u oportunidades para hacerse rico, sin que usted las haya solicitado.

Aunque algunas de estas ofertas y oportunidades son verdaderas, otras no son más que basura, literalmente.

También se han vuelto populares esas cadenas en las que los destinatarios son invitados a reenviar un mensaje a diez amigos, con el fin de que se les cumpla un deseo dentro de los próximos cinco días, so pena de tener que soportar un largo período de mala suerte.

Basura virtual Recibir correo inútil de vez en cuando resulta hasta desestresante, pero cuando el asunto se vuelve recurrente, se desperdicia mucho tiempo revisando y borrando cada mensaje.

A veces es posible reconocer el spam-mail con solo leer el asunto o subject: Haga dinero fácil , Quiere ser rico en pocos días? o No deje pasar esta oportunidad suelen ser los temas comunes de estos mensajes.

Sin embargo, hay ocasiones en las que es necesario leer al menos un párrafo completo, si no todo el contenido, para darse cuenta de que se trata de algo sin valor.

De tal magnitud es el problema del spam, que se ha creado una organización llamada Cauce (por la sigla en inglés de Coalición Contra el Correo Comercial no Solicitado) que busca una salida legislativa para el asunto. Su dirección en Internet es www.cauce.org, y ya cuenta con un capítulo para Europa y otro para Australia.

Hasta el momento, el estado de Virginia se ha mostrado partidario de declarar ilegal esta práctica. Por su parte, empresas como AOL contemplan la posibilidad de cobrar por los mensajes enviados a sus suscriptores, cuando estos no son solicitados.

Además, la red mundial de computadores está llena de lugares en contra del spam, en las que se describen estrategias y herramientas para deshacerse de este martirio.

Pero, cómo saben? La manera más fácil de convertirse en víctima de los spammers (el nombre que se les da a quienes distribuyen spam-mail) es dejar su dirección electrónica por ahí botada, en alguna parte.

Sin embargo, existen programas que sirven para colarse en las listas de distribución de grupos de noticias y otros servicios en línea, mediante los cuales se pueden recolectar las direcciones de las personas suscritas a él sin necesidad de copiar una por una.

De esta manera, los amantes de llenar los buzones electrónicos del prójimo consiguen un directorio casi ilimitado.

Devolver el mensaje pidiendo que su nombre sea eliminado de la lista de distribución no es suficiente para acabar con el problema. Abundan los spammers de alma infantil que hacen todo lo contrario a lo que se les pide, y son felices a costa del mal genio de sus destinatarios.

De hecho, ante la imposibilidad de determinar si el remitente de la basura es serio o no, algunos expertos aconsejan abstenerse de devolver el mensaje solicitando la exclusión de la lista.

Por si fuera poco, un spammer puede manipular sus mensajes de tal manera, que al ser replicados por un destinatario, estos lleguen a una dirección diferente a aquella desde donde fueron enviados.

Por supuesto, existen mecanismos para aliviar la carga del spam (ver recuadro). En algunas ocasiones basta con ignorar el primer mensaje recibido, mientras que en otras es necesario recurrir a herramientas de software como filtros.

Algunos programas de correo electrónico tienen una opción que le permite al usuario identificar los mensajes spam y almacenarlos en una carpeta en la que pueden ser consultados y/o eliminados posteriormente.

Por lo pronto, si todavía no está aburrido de abrir su buzón y encontrar un mensaje útil por cada diez ofertas, cadenas o soluciones para erradicar la pobreza, ponga atención. A lo mejor en ellos está la fórmula mágica que ha estado buscando toda su vida para no tener que trabajar y recibir mensajes inútiles de su jefe...

Recursos para evitar la basura Los expertos antispam abundan en la red mundial de computadores. Aunque, en términos generales, muchos de ellos coinciden en lo que hay que hacer y lo que no frente a este fenómeno, algunos discrepan frente al punto de si se debe devolver un mensaje pidiendo la exclusión de su dirección de sus listas de correo.

Sin embargo, estas son algunas de las recomendaciones generales en las que hay mayor coincidencia: 1. Debido a que muchos mensajes inútiles se pueden reconocer por su asunto o remitente, vale la pena utilizar filtros. Sin embargo, hay que ser cuidadosos para evitar que también se filtren mensajes importantes.

2. No publique o distribuya su dirección electrónica salvo que sea estrictamente necesario.

3. No devuelva respuestas amenazantes o bombardee el buzón de quien le envía el spam.

4. Cuando reciba spam, bajo ninguna circunstancia replique el mensaje a todos los destinatarios (opciones Responder a todos o Reply to all) 5. En casos extremos, acuda al proveedor de acceso o al administrador del espacio donde el spammer tiene registrada su dirección. Puede averiguarlo consultando el dominio (la parte de la dirección que aparece después del signo arroba). Usualmente, estas empresas tienen una dirección donde se reciben quejas. En caso de que el spammer haya alterado su dirección, de todas maneras existe la posibilidad de que un administrador le ayude a rastrearlo.

6. En su edición más reciente, la revista PC Computing publicó un listado de herramientas para detener a los spammers. Las más destacadas son: Novasoft Spamkiller (www.spamkiller.com) Spam Eater Pro (www.hms.com/spameater) Grok Developments Interceptor (www.grok.co.uk/interceptor).

7. Seguramente, en la red mundial de computadores encontrará más filtros y herramientas para detener el spam. Consulte las siguientes direcciones: The spam bouncer (www.best.com/~ariel/nospam/).

Get that spammer (kryten.eng.monash.edu.au/gspam.html).

Stop Junk Email (www.mcs.com/~jcr/junkemail.html).

The Coalition Against Unsolicited Comercial Email Cauce (www.cauce.org/).

The Netizen s guide to spam, abuse and Internet advertising (com.primenet.com/spamking/).

United States Postal Inspection Service: chain letters ( www.usps.gov/websites/depart/inspect/chainlet.htm).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.