WALL STREET CONSERVA LA CALMA, PESE AL ALZA DEL RENDIMIENTO DE LOS BONOS

WALL STREET CONSERVA LA CALMA, PESE AL ALZA DEL RENDIMIENTO DE LOS BONOS

El temor en 1996 era que un derrumbe de las acciones tecnológicas acabara con la tendencia alcista del mercado. Un año después, los miedos se centraron en los altos precios de las acciones y el décimo aniversario del crash de 1987. Y el año pasado la atención se desplazó a Asia, Rusia y los fondos de cobertura.

01 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

El temor actual es que los crecientes rendimientos de los bonos terminen con la racha positiva del mercado bursátil. El optimismo tiene que morir algún día, sostienen algunos. Y los rendimientos son un tema del cual bien vale la pena preocuparse, por misterioso que resulte. Muchos creen que la caída en los rendimientos de los bonos ha sido el verdadero motor del alza bursátil desde 1994, al rebajar las tasas de interés del mercado y, de esta manera, aumentar el atractivo de las acciones.

Las acciones se hundieron la semana pasada, en reacción al repunte en los rendimientos de los bonos. Pero, por qué entonces tantos inversionistas parecen tan calmados? Fenómeno temporal? Algunos consideran que la última ola vendedora del mercado accionario es positiva al sacar un poco de aire, en forma suave y segura, al globo.

Aunque su postura puede ser desastrosa, esta clase de pensamiento optimista ha rendido muy buenos dividendos en los últimos cuatro años. Según esta visión, aunque las acciones no siempre van a subir, el alza de los rendimientos de los bonos no las perjudicarán por mucho tiempo, y volverán a subir más temprano que tarde.

Tal vez las acciones necesiten de una leve corrección, tal vez de un 5% de sus niveles más altos, afirma James Paulsen, principal estratega de inversión para Wells Capital Management, la filial de gestión de activos de Wells Fargo. Pero creo que el resultado final de todo esto es que el mercado batirá nuevas marcas una vez que los rendimientos vuelvan a descender , agrega.

Jeffrey Applegate, director de estrategia de inversiones para Lehman Brothers asegura que todavía estoy optimista y con todo el dinero invertido .

Aunque reconoce que la fortaleza de la economía está elevando las tasas de interés, cree que también mejorará los resultados de las empresas. Y con una inflación todavía bajo control, Applegate, junto a la mayoría de los analistas, piensa que la Reserva Federal no alterará las tasas en los próximos meses.

Henry Herrmann, director de inversiones para el grupo de fondos de inversión Waddell & Reed, de Kansas, agrega: No creo que la Fed vaya a subir las tasas de interés. Estimo que los rendimientos de los bonos van a dejar de subir muy pronto, y que las acciones se mantendrán en un patrón lateral hasta fines de marzo. Luego tendremos que echarle un vistazo a los indicadores económicos y los anuncios de resultados del primer trimestre. Si la economía se enfría un poco, como él espera, las tasas se volverán más saludables y eso ayudará a la bolsa .

El viernes, este tipo de optimismo parece haber frenado, pero no detenido, el declive de las acciones estadounidenses. El Promedio Industrial Dow Jones tuvo un día de altibajos que lo dejó en 9.306,58 puntos, una caída del 0,64%. Con esto, la pérdida semanal se ubica en sólo 33,37 puntos, o un 0,36%, en una semana volátil. El bono del Tesoro a 30 años registró un fuerte repunte el viernes, con un alza de US$10,9375 por cada título con valor nominal de US$1.000. Su tasa de rendimiento bajó del 5,6% al 5,571%.

El rendimiento del bono a 30 años se encuentra muy por debajo del 8% registrado a fines de 1994, pero muy por encima del 4,7% de octubre pasado. Si su tasa de rendimiento sube a un 6% y se mantiene ahí, la mayoría de los analistas concuerda en que las acciones se verán perjudicadas.

El factor Fed Quizá el problema más serio que enfrentan las acciones este año es el siguiente: si la economía mundial se recupera y alcanza a impulsar una fuerte alza en las ganancias, el repunte podría convencer al presidente de la Fed, Alan Greenspan, de que ya es hora de subir las tasas. Greenspan sugirió claramente la semana pasada que se arrepiente de haber reducido las tasas de interés tanto a finales del año pasado, y que no le molestaría subirlas ligeramente.

La palabra clave es ligeramente. Los estrategas bursátiles más alcistas afirman que las alzas en los resultados empresariales bastarán para sustentar el incremento de las acciones. Un factor positivo es que las compañías de tecnología, servicios financieros y energía tuvieron varios trimestres débiles el año pasado, lo cual hace más factible que registren aumentos considerables este año.

Una opinión más difundida, que comparte el estratega Edward Kerschner de PaineWebber, es que ni la economía ni las acciones se van a disparar. Creo que en estos momentos la bolsa está en un nivel en el que permanecerá hasta el final del año , dice Kerschner.

Su consejo es que los inversionistas elijan compañías que prosperarán en una situación económica en que sea casi imposible para los fabricantes subir los precios.

(VER CUADRO: AMENAZA DE LA RENTA FIJA).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.