TRIBUNA CIUDADANA

TRIBUNA CIUDADANA

En el país, a partir de la Constitución de 1.991, ha tomado más fuerza, al menos teóricamente, el concepto de Democracia Participativa. Pero Ella no surge de manera espontánea, sino que se requieren, entre otros, de dos elementos: el primero se refiere a la voluntad de los gobernantes de vincular a los ciudadanos dentro de los procesos orientados a la toma de decisiones. El segundo hace referencia a la cultura política de la participación ciudadana.

06 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

La construcción de una conciencia ciudadana se facilitará en la medida en que se tenga una política educativa en las entidades territoriales dirigida hacia la formación de ciudadanos capaces de desenvolverse de manera responsable ante los diferentes aspectos de la vida pública. Esta política de educación ciudadana hará que las personas se vinculen con lo público, cambiando el concepto de que lo público no les pertenece, por el de que lo público por ser de todos interesa a todos, estando todos obligados a participar para mejorarlo y protegerlo.

Esta nueva dimensión educativa orientada a la construcción de valores ciudadanos, supone la existencia de un compromiso que nace en la escuela que debe hacer una reconsideración de sus funciones, quedando claro dentro de su plan educativo que la escuela no está solo para la formación académica, sino también para enseñar valores sociales que permitan desde temprana edad actuar responsablemente en la vida pública.

El concepto de ciudadanía se plantea como una condición social y cultural de la esencia de la democracia. Se trata, entonces, de una filosofía educativa en la que el desarrollo de la vida pública requiere un esfuerzo social sobre la base de los valores democráticos, una educación concentrada en el aprendizaje de los derechos democráticos para que sean ejercidos en todos los espacios de la vida social.

Construyendo esta forma de educación ciudadana se dan elementos para garantizar la permanencia de las instituciones democráticas mediante la participación política, especialmente para las personas más necesitadas. Esta cultura ciudadana, generada con el fortalecimiento de los valores democráticos, puede contribuir de manera definitiva a formar sociedades participativas que propicien la convivencia, la tolerancia, la solidaridad y la justicia para hacer individuos respetuosos de los derechos humanos.

*Diputado del Atlántico

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.