BAJA VOTACIÓN EN CONSULTA ZAPATISTA

BAJA VOTACIÓN EN CONSULTA ZAPATISTA

Los mexicanos acudieron ayer de manera escasa a una consulta popular organizada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (Ezln), con la esperanza poner fin a siglos de miseria para los indígenas y revivir la decadente lucha de su movimiento insurgente.

22 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Utilizando su característico pasamontañas, Indígenas de las montañas, cañadas y selvas de Chiapas, el empobrecido estado del sur mexicano, instalaron mesas de votación en todo el país para su proyecto más ambicioso desde que el 1 de enero de 1994 lanzaron un levantamiento armado allí.

Las tres principales preguntas de la consulta eran: si los indígenas deberían participar en la riqueza y construcción del país, si deberían disfrutar de derechos constitucionales especiales como lo negociaron los zapatistas en conversaciones de paz que posteriormente se suspendieron, y si la gente quiere una desmilitarización de Chiapas para fomentar el diálogo de paz.

Sin embargo, su causa tuvo poca acogida en todo el país. La gran Ciudad de México lució prácticamente indiferente ante la consulta. La indiferencia era también el denominador común en la ciudad de Oaxaca, lo mismo que en San Cristóbal de las Casas (Chiapas), epicentro informativo del Ezln.

Las negociaciones de paz se suspendieron en 1996 y la potencia militar de los zapatistas no resulta una amenaza. Y, según los entendidos, los resultados de la consulta no serán sorpresivos.

Es probable que sólo sufragaran los mexicanos que simpatizan con la causa zapatista, y la forma en que las preguntas estaban formuladas hacen que un resultado negativo sea poco probable.

Los zapatistas han acusado al presidente Ernesto Zedillo de faltar a su palabra al no cumplir los acuerdos de San Andrés Larraínzar, pero el Gobierno asegura que la legislación propuesta el año pasado cumple con el acuerdo.

El carismático dirigente zapatista, Subcomandante Marcos , dijo en un videocomunicado que la consulta popular representa el intento de los rebeldes de conseguir una solución pacífica mediante la intervención del pueblo en su conjunto.

No nos estamos dirigiendo sólo a los pueblos indios, no nos estamos dirigiendo sólo a una clase social, sino a todos los mexicanos.

Nosotros hemos pensando esta consulta nacional como una movilización pacífica. No estamos haciendo ni llamando a hacer una movilización militar ni violenta, sino una movilización pacífica que consiste en expresar lo que uno piensa de una serie de preguntas , dijo Marcos .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.