GUAJIROS CRITICAN AL GOBIERNO

GUAJIROS CRITICAN AL GOBIERNO

Como si hubieran despertado de un letargo, o como si un fuerte golpe les hubiera hecho caer en cuenta que el Departamento se encuentra cada vez más inmerso en una profunda crisis, ayer la dirigencia política y gremial de La Guajira se pronunció sobre tres temas de actualidad, cuyo empantanamiento significan nuevos escollos en el camino del desarrollo de la península.

13 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

El senador Amilkar Acosta Medina, el representante a la Cámara Antenor Durán Carrillo, el consejero social para el Desarrollo del Departamento, Hernando De Luque Freyle, dirigentes sindicales, representantes gremiales y los empleados de la Alcaldía de Riohacha, se unieron en una sola voz contra las decisiones que ha tomado el Gobierno central en torno a temas de interés para todos los guajiros.

Estos temas son el de la represa del río Ranchería; el anticipo de regalías de Ecopetrol para La Guajira y la falta de apoyo por parte del Ministerio de Hacienda para la solución al problema de la falta de pago de sueldos a los empleados de la Alcaldía de Riohacha.

La gota que rebosó la copa fue el nuevo retraso en la construcción de la represa del río Ranchería, obra durante años anhelada por el Departamento. En la tarde del lunes, luego de una larga reunión, el Consejo Nacional de Adecuación de Tierras determinó no revocar la Resolución 012 del 15 de diciembre de 1998, mediante la cual se negaron las transferencias que permitirían dar vía libre al contrato que ganó la firma extranjera Odebrecht para desarrollar, en el marco de un acuerdo tripartito con la Asociación de Usuarios del Río Ranchería y el Inat, este proyecto. Dicho de otra forma, no se autorizó desembolso de dinero, al menos por ahora.

Se conoció que el hecho de no haber respondido positivamente al recurso de reposición instaurado por las firmas interesadas, no significa que el proyecto se echó atrás, sino que se ha postergado, ya que se realizará un nuevo concurso para el diseño de la represa y el distrito de riego.

Sobre este tema, José Ramón Molina, presidente de Asoranchería; dijo que los guajiros no pueden permanecer estáticos ante una situación que los altera. El futuro de nuestra guajira está en juego y creo que debemos tomar la decisión de finales de milenio para que al Departamento no lo sigan burlando , anotó.

Por su parte, y en nombre propio, Hernando De Luque Freyle, expresó su inconformismo sobre el tema del Ranchería, recordando que el Consuat revocó la resolución que autorizaba los primeros desembolsos de manera ilegítima e ilegal, ya que la Contraloría General de la Nación se retractó de las objeciones que había planteado en primera instancia.

En cuanto al anticipo de regalías por concepto de producción de gas natural solicitado a Ecopetrol para La Guajira, el mismo Hernando De Luque Freyle dijo que al Gobierno Departamental le fue aprobada esta solicitud por Planeación Nacional hace tres meses y no se ha dado el sí definitivo por vaivenes que más parecen una estrategia , dijo.

El funcionario agregó que tengo la impresión que en La Guajira se siente un desafecto con el Estado colombiano y creo que esto tiene una justificación: las tantas trabas puestas a situaciones como el problema de la gasolina en la frontera, el anticipo de regalías, la siderúrgica que el mismo Gobierno hace presión para llevársela a Barranquilla y ahora lo de la represa del Ranchería .

Mientras tanto, los ex empleados de la Alcaldía de Riohacha se volvieron a declarar en paro. Esta vez desde su calidad de ex empleados, pues casi 200 personas fueron despedidas de sus cargos, estos riohacheros se volvieron a meter a las instalaciones de la Alcaldía de la ciudad exigiendo el pago de 24 mesadas atrasadas, un récord en todo el país.

La alcaldesa Carmen Garzón Freyle dice que se encuentra en Bogotá gestionando ante el Gobierno nacional, ante el Ministerio de Hacienda, la consecución de estos recursos, pero al parecer la situación de estos colombianos no es del interés de quienes llevan las riendas del país , reclama Jaime De Luque, uno de los manifestantes.

Los empleados de la Alcaldía desde ya se declararon en paro, un primer paso de desobediencia civil. Mientras tanto los dirigentes políticos de la ciudad continúan insistiendo en la necesidad de un levantamiento de la comunidad, una declaratoria de unidad ante los temas que los convocan y para ello anunciaron que se reunirán para definir medidas que muestren una guajira más activa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.