EL HOBBY DEL CAPITÁN TALERO TOMA VUELO

EL HOBBY DEL CAPITÁN TALERO TOMA VUELO

La pasión de Rodrigo Talero Peña por los aviones lo llevó a incursionar hace seis años en el diseño y construcción de aeronaves a escala, primero en cartón y posteriormente en madera de balso.

27 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

En su hangar particular -cobertizo para guarecer aviones- ubicado en su propia habitación, se pelean el espacio sus libros de grado décimo con el fuselaje de un Antonov 242, la cabina de un Boeing 747 y los planos y motores de un Hércules 402, partes de aeronaves en las cuales trabaja actualmente.

Aunque no es ingeniero aeronáutico -ahora mismo cursa décimo grado en el Colegio San Jorge de Sogamoso- Rodrigo Talero diseña todas las partes de los aviones que elabora, sin omitir ningún detalle de los modelos originales por los que se guía.

Lo primero para construir un avión es conocer todo sobre el modelo original, iniciando por su historia, y luego se pasa a la elaboración de los planos , manifiesta Rodrigo.

Una vez elaborados los planos, este joven sogamoseño de 19 años inicia la fase de diseño del fuselaje, alas y demás partes de las aeronaves en madera de balso, que es el material más adecuado para el aeromodelismo por ser liviano y resistente.

Después ensambla todas las piezas, elabora las ruedas en material sintético y empieza la labor de acabado y decoración. Esta última parte la hace con papel bond, que le da la apariencia de metal.

Desde que construyó su primer avión, un B-17, que en la Segunda Guerra Mundial se le denominó la fortaleza volante, Rodrigo Talero ha perfeccionado bastante su técnica para la construcción de modelos a escala.

Mi primer avión lo construí a los 13 años y a los 16 había perfeccionado pinturas, calcomanías y todos los acabados del modelo y me fui especializando en réplicas a escala o aeromodelismo estático , explica Talero, quien elabora desde un avión miniatura, de escasos cuatro centímetros, hasta aeronaves de 58 centímetros de longitud.

Ha construido toda la línea Boeing y Airbus, así como modelos de Mirage, de Hércules, de Douglas y de Antonov, uno de los aviones de carga más grandes del mundo, entre otros. Elabora también helicópteros de diferentes modelos, como el Sikorsky.

Recuadro El Capitán Talero Sus compañeros de curso saben de la afición de Rodrigo por los aviones, por eso lo bautizaron como el Capitán Talero , sobrenombre que lo llena de orgullo antes que molestarlo.

Su gusto por los aviones le viene desde sus primeros años de infancia, cuando se entretenía viendo películas sobre la Segunda Guerra Mundial, en la que las aeronaves jugaron un papel importante.

Mi ilusión es poder crear mi propia microempresa de aeromodelismo y darme a conocer a todo el país como constructor de modelos a escala. Pero también, cuando termine mi bachillerato, deseo incorporarme a la Fuerza Aérea Colombiana y hacerme piloto, que ha sido el sueño de toda mi vida , dice el Capitán Talero .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.