Y HABLÓ EL MININTERIOR 1

Y HABLÓ EL MININTERIOR 1

Lo que inicialmente se concibió en el Congreso como una moción de censura contra el ministro del Interior, Néstor Humberto Martínez, terminó en una nueva y agria disputa entre él y la senadora Ingrid Betancourt.

24 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

La parlamentaria, la única que defendió la moción en contra del jefe de cartera, calificó al Ministro como promotor del clientelismo y de las prácticas políticas corruptas, ya que, según ella, a punta de burocracia y puestos fue como salvó la reforma política en la primera vuelta y como pretende sacarla adelante en la segunda.

Martínez respondió con una narración de hechos en la que presentó paralelamente la oposición de Betancourt a la justicia sin rostro y los que llamó encuentros clandestinos con capos de la mafia en 1995 de algunos representantes a la Cámara, y una misiva que circuló entre 43 líderes del narcotráfico, por ese entonces, cuando se discutía el desmonte de la justicia regional.

Según Martínez, mientras los capos de la mafia buscaban recolectar 7500 millones de pesos para gestionar la eliminación de la justicia sin rostro, un grupo de parlamentarios, entre los que se encontraba la hoy senadora, los visitaba en la cárcel donde se encontraban recluidos.

Según el Ministro, las personas que públicamente apoyaban el desmonte de la justicia regional junto con Betancourt eran los entonces representantes Carlos Alonso Lucio, Carlos Alberto Oviedo, Rodrigo Garavito, Tiberio Villareal, Ana García de Petchtalt y Jairo Chavarriaga, la mayoría de ellos hoy presos por el proceso 8000 por sus vínculos con el cartel de Cali.

Betancourt, quien aceptó haberse reunido con los Rodríguez Orejuela en la cárcel, dijo que en su momento esas reuniones fueron públicas y que a La Picota, donde se encuentran presos los jefes del cartel de Cali, acudieron, además, los representantes Carlos Lucio, Giovanny Lamboglia y Guillermo Martinezguerra.

El Ministro tiene una estrategia de calumnia, pero yo no le voy a permitir eso , dijo la senadora, quien agregó que ella se sigue oponiendo a la justicia sin rostro porque ha sido ineficaz e injusta con cerca de 13 mil ciudadanos que no han podido ser condenados a pesar de estar presos.

Esta polémica hizo pasar a un segundo plano la moción en contra de Martínez que se convirtió, prácticamente, en una moción de aplauso para el Ministro y su gestión al frente de la reforma política.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.