EL TÚNEL NO DA ESPERA

EL TÚNEL NO DA ESPERA

En lo que va de este año, la vía entre Ibagué y Armenia, considerada como una de las más importantes del país, ha sido cerrada once veces. Es decir, que cada mes registran al menos tres cierres.

29 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Además, desde el pasado 16 de abril, hay paso restringido debido al hundimiento de la banca en el kilómetro 62, sector de Curalito.

Pero eso no es todo. Casi a diario, viajeros y conductores de buses, camiones y tractomulas se ven abocados a trancones de dos, tres y más horas, como consecuencia de accidentes, vehículos varados, derrumbes o deterioro de la banca de esta carretera que lleva 50 años esperando que el gobierno decida construirlo.

Las pérdidas son millonarias no solamente por el lucro cesante de los cerca de 4.000 vehículos que transitan diariamente por esa vía, el deterioro y la demora en la movilización de carga entre centro y el occidente del país. Cálculos extraoficiales indican que el dinero que se pierde en diez años por las dificultades de la actual vía alcanzaría para pagar el costo total de la obra, proyectado en cerca de 700.000 millones de pesos.

De acuerdo con el ex ministro de Transporte, Mauricio Cárdenas, el Túnel de La Línea es prioritario para el desarrollo del país, ya que por esa vía se moviliza toda la carga que entra y sale del país a través del puerto de Buenaventura.

Según la Policía de Carreteras, la vía Ibagué-Armenia es la más complicada del país debido a problemas tales como derrumbes, trancones, accidentes, malas condiciones de tiempo e imprudencia de conductores.

La Línea por dentro En qué consiste la obra del Túnel. La idea del gobierno es quitarle las curvas a La Línea para convertirla en el camino más corto entre Bogotá y Buenaventura.

Los estudios preliminares indican que cuando la obra esté terminada, el camino entre Ibagué y Armenia se acortaría en al menos 40 minutos para los vehículos pequeños y una hora y media para los de carga.

La nueva vía representará un recorte de diez kilómetros en el recorrido entre las dos capitales, debido a que se eliminará una pendiente de 700 metros, evitando así el sector más crítico de la carretera. Con la construcción del Túnel, los vehículos pasarán La Línea pero por dentro.

Según el ministro Cárdenas, las obras prevén una participación estatal de 85 por ciento y del sector privado de 15 por ciento. El aporte de la Nación será financiado con créditos blandos del gobierno japonés y una contrapartida del 30 por ciento.

En enero pasado comenzó a correr el plazo dado a un consorcio conformado por las firmas Gómez Cajiao y Asociados, Consultoría Colombiana y Estudios Técnicos S.A. para realizar los estudios definitivos de la fase III del cruce de la cordillera central, por un valor de 3.506 millones de pesos.

Estos estudios deben estar listos antes que termine el presente año. En el año 2.000 se abrirá la licitación internacional para la construcción de la obra en la que están interesados varios gobiernos como Japón e Italia. De todas formas, la construcción del sólo túnel requiere de 60 meses y la adecuación de la vía entre Ibagué y Armenia puede tardar 70 meses. Es decir que metiéndosela toda y haciendo al mismo tiempo las dos obras, la vía sólo estaría terminada a finales de l año 2.007.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.