HAY QUE METERSE LA MANO AL DRIL

HAY QUE METERSE LA MANO AL DRIL

La comunidad, especialmente en el campo, tiene muchas necesidades. Sin embargo, prestarles una ayuda real es muy difícil porque no hay recursos. Entonces nos toca gestionar para poder ayudarles , dijo Rosalba Burgos, presidenta del Concejo Municipal de Chiquinquirá, quien el próximo sábado 25 de septiembre clausurará el primer curso de corte y confección a mujeres habitantes del sector rural.

10 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Burgos, la única concejal entre 12 hombres, dijo que el grupo de nuevas modistas está en capacidad de montar una microempresa especializada en la confección de ropa deportiva, pero que hacen falta seis millones de pesos para comprar tres máquinas, el mínimo equipo que necesitan para trabajar.

Las nuevas modistas habitan en la vereda Tenería y manifestaron a Boyacá 7 días, que el aprendizaje les será útil no solamente para poner un negocio, si se puede, sino que además podrán confeccionar la ropa de sus hijos.

Ahora que ya sabemos este oficio, nos toca conseguir la máquina para poder trabajar , indicó uno de las modistas.

Cuestión de pesos La situación que afronta la gran mayoría de habitantes en las veredas de Chiquinquirá es difícil debido a que las actividades agropecuarias no son rentables. Según Burgos, muchas familias deben buscar alternativas económicas, pero al no estar capacitadas para producir en otras áreas, van a las ciudades para buscar trabajo, aumentando la población de desempleados y los índices de pobreza en las mismas.

Explica que si se brindan espacios a la gente para que se capacite se les estará facilitando los medios para que obtengan ingresos con la explotación de otras áreas productivas.

El costo del curso, que duró un año, fue asumido por la concejal, quien recurrió además a los servicios profesionales de una hermana suya, diseñadora de modas y confecciones, para capacitar las mujeres. Para ayudar a la gente no podemos esperar que el Estado nos dé la plata, debemos inclusive, sacar de nuestros propios sueldos, o recurrir a la empresa privada. En este caso conseguimos prestadas las máquinas para que pudieran recibir sus clases. Ahora nos toca buscar plata para adquirir una máquina industrial, una fileteadora y una cortadora, que son necesarias para iniciar la microempresa , dijo Burgos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.