UNA LECCIÓN:

UNA LECCIÓN:

20 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Sin quererlo el gobernador Carlos Alberto Estefan se robó el show el día de la inauguración de Moda Trópico. Resulta que después de escuchar largos y ladrilludos discursos, la gente empezó a impacientarse. El Gobernador dando muestras de estar sintonizado con los asistentes no pronunció discurso alguno. Cómo estaría de cansada la gente que por ese detalle se hizo merecedor de un aplauso cerrado donde el entusiasmo fue tal que el Gobernador casi termina en hombros de los asistentes. Ojalá muchos aprendan la lección de que no todos los actos son para discursos y menos cuando no se dice nada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.