EL VUELO DEL BÚFALO

EL VUELO DEL BÚFALO

Los búfalos animales grandes y pesados se trasladan en medio de la llanura en enormes manadas e invariablemente siempre marchan detrás de un líder. Sin este líder, la manada se desorienta e irremediablemente se desordena, quedando a merced de los peligros del entorno, por ello los cazadores profesionales conocen que la mejor forma de matar a estos animales es acabando primero con el conductor del grupo.

25 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Los gansos en cambio se mueven en bandas, pero la diferencia radica en que todos saben hacia adonde se dirigen, vuelan por esta razón en la misma dirección, pero si por algún motivo, el que va adelante desaparece o cambia de rumbo, los demás siguen su camino hasta llegar a la meta deseada.

La comparación de la conducta de los animales puede servir para reflexionar y enseñar a convertir a los búfalos empresariales en aves con un claro perfil y sentido de hacia adónde dirigirse, compartiendo la misma visión con todos los miembros del equipo y no dejando solo la responsabilidad de la conducción a uno.

En definitiva, la visión compartida de propósito, o lo que hace algún tiempo denominé en una conferencia en Costa Rica como la inteligencia social, es la base del desarrollo de las organizaciones modernas.

En estos días ha comenzado la serie final del béisbol norteamericano, entre el equipo de Atlanta (Braves) y el de New York (Yankees), lo que me da pie para explicar que jugar béisbol es como desarrollar una estrategia de equipo, para que cada uno de sus componentes desarrolle su máximo potencial.

El líder del equipo, en este caso su entrenador, tiene la responsabilidad de seleccionar a los jugadores, coordinar sus esfuerzos y proporcionarles el liderato necesario para ganar el juego, para ello los jugadores deben estar comprometidos a ayudar al equipo, es obligatorio entonces proporcionar comunicación confianza y soporte mutuo; se debe, igualmente, establecer un sistema de recompensa que reconozca los logros, tanto individuales como de conjunto, y se debe desarrollar un plan de juego, aceptarlo y seguirlo.

Un líder lleva a su equipo a la primera base a través de planear, organizar, motivar y controlar. El equipo logra la segunda base cuando todos enfocan sus metas a un mismo objetivo, Alcanzan la tercera base con comunicaciones abiertas entre sus componentes y, al final, anotan la carrera de la victoria cuando se logran las metas del conjunto.

Es un buen momento para intentar ganar el juego económico, social y político; las reglas son las misma, y todos los que en estos momentos estamos en las gradas queremos ver las estrategias que plantean los que tienen en estos momentos la responsabilidad de la conducción

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.