CONGRESISTA HACE PRUEBA DE PATERNIDAD

CONGRESISTA HACE PRUEBA DE PATERNIDAD

El lío de paternidad responsable que hace 16 años compromete al hoy presidente de la Cámara de Representantes, Emilio Martínez, se convirtió ayer en Cartagena el plato noticioso del día luego de que el congresista asistiera a practicarse una prueba genética de ADN, en el Hospital Universitario de Cartagena, HUC.

12 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Martínez se niega a reconocer como hija a la joven Paola Barrero, quien, según Nancy Barrero, la madre, es producto de la relación amorosa que comenzó en El Espinal (Tolima) y continuó en Bogotá, cuando el hoy parlamentario era catedrático de la Universidad Santo Tomás.

El Presidente de la Cámara fue conminado por el Juzgado Primero de Familia de Cartagena a practicarse una prueba genética en la que debían estar presentes Nancy y Paola.

Martínez, visiblemente contrariado con la prensa y con quien dice ser su hija, salió del laboratorio del hospital abriéndose paso a codazos para evitar la nube de periodistas y cámaras de televisión que lo esperaba para escuchar su versión. No dijo una palabra y apresuró el paso para salir en un auto que lo llevó a tomar su vuelo hacia Bogotá.

Fueron instantes de drama. La joven Paola rompió en llantos ante las cámaras y los periodistas cuando fue objeto de un gesto de desprecio por parte del congresista. No aguanté más. Quería saludarlo, pero él me empujó, me hizo a un lado, me despreció , dijo Paola.

En 15 días las pruebas heterobiológicas realizadas ayer en el HUC determinarán de una vez si Paola es o no su hija.

La mujer, que vive en Cartagena con su hija y sus padres, sostiene que Martínez argumenta que la joven no tiene rasgos físicos que se le parezcan. Lo único que le ha dado en estos 16 años son 10.000 pesos que una vez le mandó por lástima con la niña , como él mismo lo dijo , sostuvo.

El congresista y Nancy, según la versión que esta contó a EL TIEMPO, se conocen desde la infancia, ya que existía amistad entre sus familias.

Aseguró que la relación maduró y, aunque no fue constante, tuvieron oportunidades de verse con frecuencia en Bogotá. Una vez supo de su embarazo, cuenta Nancy, le comunicó la noticia a Martínez, pero este le dijo que no estaba preparado para ser padre.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.