LA EDUCACIÓN AL BANQUILLO

LA EDUCACIÓN AL BANQUILLO

Un cambio radical se avecina para la educación en el país y por lo tanto en el Tolima, de la mano del nuevo milenio.

27 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Hijos de la memoria y el conocimiento frío todos los protagonistas del sistema educativo del departamento tendrán que revaluar sus respectivos roles, a la hora aportar al proyecto de construir conocimiento, de ser creativos y dinamizar cambios sociales positivos.

Con la transformación del examen del Icfes para el año 2000, se viene encima el desenmascaramiento de una serie de carencias de nuestro sistema educativo, las cuales han afectado profundamente no sólo a los estudiantes del sector público, sino también del sector privado durante generaciones.

Un panorama complejo pero cuya importancia exige empezar por algún lado.

Para la muestra un botón. Directivos de las universidades más importantes del departamento, la Universidad del Tolima y Coruniversitaria, resaltan vacíos tan graves como que un alto porcentaje de bachilleres que llegan a los claustros de educación superior no saben leer ni escribir.

Lo anterior en cuanto a que los jóvenes tienen serias dificultades para comprender y asimilar las lecturas de las investigaciones que les asignan en sus facultades. Y como si fuera poco, cuando estos mismos jóvenes tratan de escribir lo que dicen o reflexionan, tienen también inconvenientes para hacerlo en forma coherente y concisa.

Punta del iceberg Sin embargo, el problema no se detiene ahí. Según Germán Alexander Molina, asesor pedagógico de la Secretaría de Educación de Ibagué, son numerosos los casos de estudiantes de posgrado en las universidades cuyas investigaciones dejan mucho qué desear a la hora de presentar sus trabajos. Personas que traen desde su edad escolar serias limitaciones .

Fué él Pero cuando se trata de encontrar las causas de deficiencias como las anteriores son pocos los que se atreven a aceptar su responsabilidad. En la universidad se responsabiliza a los colegios. Estos a su vez acusan a las escuelas y estas señalan que tales habilidades se desarrollan es en el bachillerato...

Sin embargo, a pesar de su gravedad la problemática de lectura y escritura en los jóvenes tolimenses es sólo la punta del iceberg que impide que el Tolima supere su nivel educativo, tema obligado a la hora de hablar de desarrollo. Las causas, según los expertos consultados por Tolima 7 días son muchas más.

Son pocos los adultos, docentes, padres de familia o directivos académicos, que no se quejan espontáneamente de la pereza, la altanería y la falta de compromiso de buena parte de los estudiantes hoy en día.

Un argumento al que se oponen investigadores de la talla del secretario de educación municipal, Francisco Parra Sandoval. Según afirma, está comprobado que esa irreverencia juvenil se arraiga en las grandes diferencias generacionales entre profesores y alumnos. Hay maestros cansones, cantaletosos, muy diferentes a los jóvenes, quienes reaccionan al no encontrar un modelo de docente con el que digan, a ese quiero parecerme! .

Eso sin contar los problemas de desintegración familiar, de violencia y de estimulación informativa que han llevado al joven a requerir de modelos mucho más dinámicos que lo atraigan hacia los centros educativos.

Profes out Los jóvenes no entienden la falta de coincidencia entre la realidad actual y lo que sucede en el salón de clase. Y el docente tampoco se preocupa por conciliarlas. Son cosas muy diferentes y eso es lo que se quiere evitar , explica Gustavo Grimaldo, especialista en Calidad Educativa del Fondo Educativo Regional, FER.

Al mismo tiempo otros analistas se quejan de las fallas que rodean el ejercicio docente.

Una de las quejas más comunes, además de los sucesivos paros del sector público, radica en la falta de compromiso de un sector del profesorado, preocupado exclusivamente por su salario y por cumplir sus horarios.

No son todos, pero sí hay profesores que se quedaron en una mentalidad burocrática. Que se limitan a cumplir el horario y llenar el tablero, sin involucrar a los jóvenes en la sociedad que están viviendo , afirma Francisco Parra.

Por otra parte, los docentes son criticados porque en lugar de adaptarse al espíritu de la nueva Ley de Educación generada por la Constitución del 91, lo que haces es adaptarla a su antojo. Los estudiantes pierden el año porque son evaluados por procedimientos y no por su aprendizaje. Es cuando el alumno pierde el año porque no entregó un trabajo o porque no llevó el uniforme , afirma Parra Sandoval.

En los programas de los colegios hablan de sacar un estudiante crítico. Pero en la práctica pueden los estudiantes criticar a su maestro?. Es un choque que está impidiendo nuestro progreso , explica Gustavo Grimaldo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.