Secciones
Síguenos en:
OPOSICIÓN NO LOGRA VENCER A YELTSIN

OPOSICIÓN NO LOGRA VENCER A YELTSIN

El rechazo del IX Congreso de los Diputados a incluir en la agenda la destitución del presidente de Rusia demostró ayer que la alianza comunista-nacionalista carece de fuerza suficiente para ello, y de momento ha quitado la espada de Democles que pendía sobre la cabeza de Boris Yeltsin. Yeltsin recibió una inesperada ayuda de su rival Ruslán Jasbulatov, líder del Parlamento. Jasbulatov advirtió el macroparlamento que, de incluir en la agenda el tema de la destitución, esta debería ser contemplada bajo el artículo 121 punto diez de la Constitución, que exige dos tercios de los votos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
28 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

La lucha se centra ahora en si la consulta popular de confianza en el presidente que quiere Yeltsin se planteará en los términos que él ha propuesto o en los que ha planteado la Comisión de Redacción, según el proyecto distribuido ayer entre los diputados y adoptado como base de discusión.

La sesión matutina se suspendió luego que el Congreso quedó atrapado en un callejón sin salida, cuando los diputados rechazaron el primer punto de la resolución sobre las medidas inmediatas para conservar el régimen constitucional de la Federación Rusa.

El IX Congreso fue convocado para discutir el dictamen del Tribunal Constitucional, que consideró ilegal la decisión de Yeltsin de imponer un regimen especial de gobernación, mediante el cual asume plenos poderes.

Pero el Congreso no pudo adoptar ni siquiera el primer punto de la resolución, que toma en consideración dicho dictamen.

Ese mismo proyecto preveía la dimisión de Yeltisn y Jasbulatov, debido a la responsabilidad de ambos en la crisis institucional que vive el país.

El jefe de la administración del presidente de Rusia, Serguei Filatov, está seguro de que el IX Congreso prolongará sus debates un día más para buscar la forma de presentar nuevamente el pedido de destitución de Yeltsin.

Se habla de prolongar el Congreso hasta el próximo lunes para intentar otra vez desestabilizar la situación , declaró Filatov a la agencia Interfax. Por su parte, el líder de Rusia Unida , una de las fuerzas de la coalición comunista-nacionalista del Frente de Salvación Nacional, Serguei Baburin, calificó como suicidio político del Congreso el rechazo de los diputados de destituir a Yeltsin que, según él, dio un golpe de Estado.

Curiosamente, Rusia Unida coincide con Yeltsin en que el referendo de confianza debe tener solo dos preguntas una sobre respaldo al presidente y otra al Congreso, porque está convencida de que el líder ruso perderá la consulta y eso desencadenará la convocatoria de elecciones presidenciales anticipadas.

El proyecto de referendo que debate el Congreso contiene cuatro preguntas acerca de si el elector confía en el presidente, si apoya su política de reformas y si está a favor de elecciones para presidente y diputados en 1993.

Yeltsin quiere que sólo se presenten dos preguntas: una de confianza en su persona que si pierde promete dimitir para que en tres meses se convoque elecciones presidenciales, y otra de confianza en el Congreso, que de perderlo deberá conducir a comicios parlamentarios.

El presidente ha amenazado con que si su propuesta no se acepta, convocará entonces la consulta tal como la había planteado el 20 de marzo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.