QUÉ PASA CON... VIII MONUMENTO AL DETERIORO

QUÉ PASA CON... VIII MONUMENTO AL DETERIORO

Fidel Bassa, Eliécer Julio, Tomás Molinares, Rafael Pineda y Francisco Tejedor, todos campeones mundiales de boxeo profesional, han confesado varias veces que guardan especial afecto por el cuadrilátero del polideportivo del barrio La Magdalena.

25 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

En ese ring, ellos, entonces púgiles novatos de distintos clubes de la Liga del Atlántico, desarrollaron la mayor parte de sus peleas aficionadas y se forjaron para convertirse en estrellas mundiales.

Apenas comenzaba la década del 80. Del cuadrilátero, protegido por un techo y con dos gradas para unas 300 personas, que sirvió de escenario a programaciones diurnas y nocturnas que eran transmitidas en directo por la radio, quedan recuerdos.

El techo no existe desde hace cuatro años. Las bases del cuadrilátero se hundieron y el mismo quedó inservible. Las gradas están deterioradas. El boxeo se fue de La Magdalena.

Esa es la mejor muestra del estado de abandono en que está el principal polideportivo popular de Barranquilla, ubicado al sur de la ciudad, que en 1983 entró al servicio de la comunidad, estimándose actualmente para cerca de 60 mil personas (ver recuadro).

Para seguir con el boxeo, el gimnasio contiguo, sede del club Rankeados, tiene las paredes abiertas y el techo, remendado, a punto de caerse. Cuando llueve, me da miedo trabajar con los aparatos apoyados a la pared , dice el entrenador Pedro Marchena.

Las dos canchas múltiples, utilizadas para microfútbol, baloncesto y voleibol, están inhabilitadas. El mal estado del piso es evidente. Una cancha no tiene ni aro. Y la maleza acecha.

Los campos de fútbol son unos peladeros. Las bases de concretos de los arcos de la infantil están al descubierto y son un peligro para los jugadores, especialmente los porteros.

El alumbrado eléctrico de la cancha principal de fútbol no sirve. Deterioradas están las gradas y la malla de encerramiento del polideportivo desaparecieron. Lo único rescatable es el estadio de béisbol menor Eduardo Cáceres.

Eduardo Téllez, vicepresidente del comité de fútbol y vocal en boxeo, dice que las diferentes administraciones del Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte (IDRD) han llegado hasta el lugar a tomar medidas para posibles soluciones, pero hasta el momento nada.

Todo es pura promesa , dice. Nosotros, los dirigentes deportivos, gestionamos frente a los patrocinadores, pero tampoco hemos logrado nada positivo. Nos toca trabajar con las uñas y escuchar las quejas de los vecinos que nada aportan, pero todo lo critican .

Independiente, cada comité intenta trabajar por su lado.

El mal estado del ring aleja a los muchachos. Ahora apenas entrenan 4 ó 5. Nosotros mismos, con dos rifas que nos dejaron 90 mil pesos, compramos madera para arreglar la base del cuadrilátero , sostienen el entrenador Marchena y el púgil profesional Jairo Sirix.

El IDRD elaboró el año pasado un proyecto para la recuperación total de los 26 mil metros cuadrados del polideportivo -incluyendo alumbrado, cambio de tuberías sanitarias-. El costo asciende a 221 millones de pesos.

Lamentablemente no tenemos recursos por el momento para sacar adelante ese proyecto. Tampoco está en el presupuesto. Pero valdría la pena recuperar el polideportivo , dice Alfonso Gómez Bautista, director del IDRD.

Todas las mañanas, desde temprano, al polideportivo asisten deportistas recreativos de todas las edades de la clase popular para trotar y ejercitarse.

Pero a los deportistas competitivos, especialmente los jóvenes practicantes de boxeo, baloncesto, voleibol y microfútbol, carecen del escenario en las mínimas condiciones para el desarrollo de su potencial deportivo.

Para los sucesores de Bassa, Julio, Molinares, Pineda y Tejedor, el polideportivo popular del barrio La Magdalena es un monumento al deterioro...

Su costo fue de $10 millones El polideportivo del barrio La Magdalena, como tal, fue construido entre agosto y septiembre de 1983 por gestión del entonces director de Coldeportes Atlántico, Joao Herrera, periodista deportivo que había asumido seis meses atrás.

Yo tenía la misión de construir dos polideportivos: hice uno en Soledad 2.000 y el de La Magdalena. Por el último se decidió luego de varias gestiones buscando un terreno. No había plata para comprar. Hasta que un dirigente de ese barrio dijo que estaba disponible ese solar, lleno de monte y rodeado entre dos descuidadas canchas de fútbol y el estadio de béisbol menor , recuerda el ahora Notario Unico de Soledad.

El costo de las obras, que incluyó arreglos en el estadio de béisbol, ascendió a 10 millones de pesos.

Lo hicimos con pesistos, poco a poco, y nos rindió porque teníamos un arquitecto propio que se encargaba de ello, Orlando Herrera. De verdad, fue un acierto construir el polideportivo en ese barrio .

Herrera recuerda que Coldeportes prestó asesoría en general y facilitó entrenadores y monitores de diferentes deportes.

El polideportivo se le entregó a un comité de la comunidad con el compromiso de mantenerlo... Es una lástima que hoy esté destruido .

Foto 1: Alfonso Cervantes/TIEMPO CARIBE EL CUADRILATERO DE BOXEO no sirve para nada. El techo ni existe.

Foto2: SOLO UN PEDAZO de malla apenas queda del encerramiento del polideportivo.

Foto3: POR EL MISMO CAMINO va el gimnasio de boxeo. Las paredes y el techo estan a punto de caerse.

Foto4: CENTRO AL AIRE LIBRE. Las bases de los arcos de la cancha infantil de fútbol son un peligro para los jugadores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.