VINIMOS PARA QUEDARNOS

VINIMOS PARA QUEDARNOS

Para Claudio Iglesis, el gerente saliente de Empresa Generadora de Energía (Emgesa) y para su sucesor, Rafael Errázuriz, no ha sido fácil trabajar en Colombia y menos después de que anoche el Consejo de Estado fallara a favor del Contralor Distrital permitiéndole ejercer control fiscal sobre la compañía. No obstante, los dos ejecutivos chilenos coinciden en que el grupo inversionista del que hacen parte vino a Colombia a quedarse como líder.

26 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Los directivos dicen que la intervención de la Contraloría afecta el secreto de la compañía Qué opina del fallo del Consejo de Estado que le permite al Contralor hacer vigilancia fiscal a Emgesa? No lo conocemos, pero la intervención de la Contraloría como una coadministración afecta el secreto que pueda existir en nuestra compañía que es de carácter comercial. Eso significaría que si una empresa del Distrito hace inversión en otra que esté en bolsa, el Contralor podría ir a vigilarla.

Esos inconvenientes surgidos con la normatividad y el Contralor Distrital han torpedeado el trabajo? El Contralor Distrital se autodictó una resolución para vigilar empresas que realmente están bajo la ley de servicios públicos. Esa resolución es contraria a una posterior del Contralor General de la República que dejó nula la distrital.

Es decir que hay como una contraposición de poderes? Entendemos eso y que lo que ha dicho el Consejo de Estado es que mientras no se declare la nulidad de la resolución del Contralor Distrital, esta se aplica. Nosotros ya interpusimos una demanda de nulidad. Es preocupante porque afectar futuras inversiones en Colombia, como en la ETB.

Creen que esto es el producto de una inmadurez en las normas o más un afán de protagonismo? Consideramos que se está mezclando política con asuntos técnicos y también hay bastante protagonismo de algunas personas. Hay situaciones como la de la CAR, por ejemplo, que nos otorgó la concesión de aguas para la generación de energía en el embalse del Muña durante 20 años y ahora está cambiando de opinión. Cuando hicimos la inversión fuimos bastante precavidos para que todo estuviera en regla. Pero en febrero de este año la CAR inició un tramite de caducidad de la concesión por la contaminación del embalse que se surte con agua del río Bogotá.

Cómo se está tratando de solucionar este conflicto? La compañía tiene un compromiso de mitigar el impacto ambiental sobre Sibaté con el Muña porque allá las condiciones ambientales no son buenas. Tenemos casi mil millones de pesos par invertir en programas allí.

No es contradictorio ese proceso de caducidad cuando ustedes están iniciando tramites para descontaminar? Se está trabajando en unas mesas de concertación con el Procurador General. En abril tenemos una reunión y esperamos llegar con una solución técnicamente posible. Hasta ahora hay un acuerdo con la CAR para construir dos diques: uno de 150 metros de longitud y otro de 450 metros, que se van a construir antes de Sibaté, de manera que van a separar el embalse del pueblo.

Ese nivel de contaminación es manejable para generar energía? A nosotros nos hace daño la contaminación. Nos implica un elevado costo de mantenimiento de las instalaciones. Sería ideal que las plantas de descontaminación del río se construyeran y pudiéramos operar con aguas limpias. No obstante, este es un problema que no lo resolvemos nosotros. Lo claro es que el Consejo Nacional de Operaciones determinó que el sistema eléctrico es vulnerable sin nuestras plantas de generación. Se produciría un desabastecimiento en horas de demanda máxima y de eso nosotros no podríamos hacernos responsables.

Están interesados es hacer nuevas inversiones, aún con todos los líos jurídicos que han tenido? Estamos interesados en mantenernos como la empresa más grande de Colombia y llevar a cabo nuevas inversiones para ampliar la capacidad del Guavio y Termozipa. También estamos pensando en una plantas a gas. Nosotros definimos que vinimos a Colombia a quedarnos.

Un problema más es la falta de autorización para la reducción de capital que aún no se ha aprobado.

No esperábamos una reacción negativa a esa operación. La reducción cumple un año sin que se haya autorizado. Esto no es bueno para los inversionistas y tampoco para el Distrito.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.