Secciones
Síguenos en:
LAS TASAS DE INTERÉS DEBEN CAER A 36: MINHACIENDA

LAS TASAS DE INTERÉS DEBEN CAER A 36: MINHACIENDA

El Gobierno se declaró insatisfecho con los niveles de las tasas de interés que están en un promedio de 40.2 por ciento y reveló que continuará adoptando medidas para que el costo de los créditos caiga al 36%. El ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, dijo que están dadas las condiciones para que las tasas de interés superen hacia abajo la barrera del 40 por ciento, donde se han estancado.

La reducción en las tasas de interés de los créditos no tiene satisfecho al Gobierno ni a la mayoría de los miembros de la junta directiva del Banco de la República. El costo promedio del dinero está en 40,82 por ciento y la meta era llegar en el primer trimestre a 38 puntos, como máximo.

Ahora, cuando se ha demostrado que los intereses sí pueden bajar, sin la necesidad de una intervención administrativa, el ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, considera que se debería hacer un esfuerzo mayor y pensar en una tasa promedio de 36 por ciento para los próximos meses.

Las autoridades monetarias tienen un argumento contundente. El rendimiento que reconoce el Banco de la República en las Operaciones de Mercado Abierto (OMA), es decir por los papeles oficiales, se redujo a la mitad: de 46 a 23 por ciento en solo tres meses.

En el último trimestre del año pasado, cuando el costo del crédito rondaba entre 48 y 50 por ciento, el sector financiero siempre argumentó que no podía bajarlas de ese nivel. La razón? el Emisor estaba reconociendo intereses hasta de 46 por ciento por los títulos oficiales.

Ahora, cuando el rendimiento de las OMAs cayó a la mitad, la tasa de interés promedio de todo el sistema solo ha disminuido de 46,05, al concluir diciembre, a 40,82, el pasado 20 de marzo. La reducción es de 5,23 puntos.] Como las instituciones financieras ya no pueden justificarse en los altos niveles que paga el Gobierno, los voceros del sector aseguran que no pueden bajar más porque sus costos administrativos no se han reducido y porque las inversiones forzosas, en vez de reducirse, tienden a aumentar. Hace pocos días les aumentaron la llamada posición propia, que los obliga a invertir más recursos en dólares.

Sin embargo, la baja en los intereses tiene una particularidad. Las llamadas tasas pasivas (es decir, la que le reconocen a los ahorradores) han caído de 36,57 por ciento a 28,30. Un 8,27, tres puntos más que el costo que pagan los beneficiarios de los préstamos. Las que más bajan Las estadísticas que maneja la Superintendencia Bancaria sobre el costo del crédito en el país demuestran que la disminución de las tasas de interés presenta considerables variaciones, según el tipo de entidad.

El mejor ejemplo lo han dado las corporaciones financieras, que han bajado sus tasas de interés al menor nivel en toda su historia.

Hasta diciembre pasado, estas entidades, que se dedican fundamentalmente a conceder créditos al sector privado, captaban recursos al 37,13 por ciento efectivo anual y para el 20 de marzo, lo hacían al 28,58. El beneficio para los ahorradores se afectó en 8,55 por ciento.

El costo del crédito que conceden es el que más ha bajado entre todo el sector financiero. Al concluir diciembre, la tasa de interés estaba en 46,9 por ciento y para el 20 de marzo, bajó a 36,31.

La variación, en este caso, alcanza a 10,6 por ciento, mientras que la reducción promedio de todo el sistema financiero fue de 5,23.

Según Hommes, este comportamiento es comprensible porque las corporaciones financieras captan y prestan a más largo plazo, en tanto que otras entidades, como los bancos comerciales, lo hacen a menores plazos.

Pero las corporaciones no solo han bajado sus tasas. También son las únicas que han reducido el margen de intermediación (diferencia entre intereses de captación y de colocación). En diciembre, estaba en 9,78 por ciento y para el 20 de marzo, había caído a 7,73. Dos puntos menos. Reducciones tímidas En las demás instituciones del sistema financiero, la disminución de las tasas de captación es generalizada y supera los siete puntos. Las de colocación, en cambio, solo han bajado entre uno y cinco puntos. Esto ha ocasionado que, en algunos casos, se haya disparado el margen de intermediación.

Las cifras así lo demuestran: los bancos, que son los más importantes de todo el sector financiero, han disminuido sus tasas de captación en 7,72 por ciento, en tanto que las de colocación se han reducido en 4,91. El margen se mantiene alto: 12,93 por ciento.

Las compañías de financiamiento comercial, por su parte, han reducido la tasa que le reconocen a los ahorradores en 8,64 por ciento, pero las que le cobran a los beneficiarios de los créditos solo han bajado en tres puntos.

Estas entidades eran, hasta el 20 de marzo, las que cobraban una mayor tasa de interés por sus créditos: 43,41 por ciento. Por eso el margen que obtienen por la intermediación del dinero subió de 8,70 por ciento en diciembre a 14,32 por ciento en marzo.

Los organismos cooperativos de grado superior son los que han disminuido en una menor proporción el costo de sus préstamos. Mientras que las tasas de captación las redujeron en 7,56 por ciento, las de colocación solo bajaron 0,71. En este caso, el margen se disparó de 5,62 por ciento en diciembre a 12,47 en marzo pasado.

Al observar las cifras discriminadas de la Superbancaria, se encuentran algunos casos que, para integrantes de la junta directiva del Banco de la República, son aberrantes .

Por ejemplo, el Citibank estaba captando el 20 de marzo al 27,65 por ciento a tres meses y concedía préstamos, a un año, con un costo efectivo anual de 54,6 por ciento. El margen (así se haya mantenido por pocos días) alcanza a una cifra que seguramente puede considerarse record en el sistema financiero, de 26,95 por ciento.

En un segundo lugar se destaca el caso del Banco de los Trabajadores, recientemente privatizado, que captaba en esas mismas fechas al 28,52 y prestaba al 45,83. Su margen llegó al 17,31 por ciento.

En ese mismo nivel estaba el Banco de Caldas, seguido por los bancos Real de Colombia, Unión Colombiano y Comercial Antioqueño, con colocaciones de créditos entre 42 y 43 por ciento. Consumo costoso Aunque hay una clara tendencia a la disminución de las tasas de interés, existen algunos créditos que conservan un comportamiento irregular, sobre el cual se empiezan a escuchar las primeras voces de alerta.

María Mercedes Cuéllar de Martínez, integrante de la junta directiva del Banco de la República, se mostró preocupada por las altas tasas de interés de los créditos para consumo, que se conceden especialmente por la utilización de las tarjetas de crédito.

La gente no se está fijando en el comportamiento de las tasas de interés que se están cobrando por los préstamos de corto plazo y varios bancos están aprovechando esa situación para mantener altos sus ingresos por estas operaciones , subrayó.

En un mercado de libre competencia, lo ideal es, según la funcionaria, que el público seleccione los servicios bancarios.

En el mismo sentido se pronunció el presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), Javier Fernández Riva. El público debe asumir esa responsabilidad , dijo.

El ministro Hommes considera que este tipo de llamados de atención son vitales porque los usuarios deben aprender a calcular los costos que le significan la utilización de los servicios financieros. Asobancaria y Anif se defienden La Asociación Bancaria reconoció que las tasas de interés no han caído como el Gobierno quería, pero tiene sus razones.

El presidente de la Asociación, César González Muñoz, dijo que con la junta del Banco de la República ha analizado la situación para encontrarle una salida. Estamos buscando las causas que hacen que el mercado no funcione .

Para González hay varios elementos de tipo normativo que están pesando en la situación: en el caso de las corporaciones financieras, los costos son altos por efecto de las restriciones de tipo monetario.

El tamaño del margen de intermediación, que se pretende tomar como un elemento para decir que el sector financiero gana mucho dinero, tiene problemas de debilidad estadística, si se mira el impacto de los costos administrativos y los reales costos financieros.

También sería bueno analizar la verdadera rentabilidad de los activos del sector , concluyó.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), Javier Fernández Riva, argumentó que las tasas han caído en 10 puntos en los últimos meses, aunque no en la misma proporción en todas las entidades, porque no asumen los mismos costos.

En las corporaciones financieras se nota más la caída, así como en las compañías de financiamiento comercial. Eso se explica porque no incurren en los altos costos administrativos que se derivan del manejo de cuentas corrientes, sucursales y mayor número de personal para atender a los clientes.

Además, anota Fernández, no es cierto que se hayan eliminado las inversiones forzosas, pues se han disfrazado a través de mecanismos como la posición propia (obligación de invertir una parte de los recursos en dólares). Esa circunstancia encarece la rentabilidad de las entidades financieras .

El presidente de ANIF recuerda que el encaje ha aumentado por el control monetario y que los depósitos oficiales se fueron al Banco de la República. Además, que no es cierto que los bancos estén ganando mucha plata. Las utilidades van mal en el trimestre y el Gobierno se puede llevar una sorpresa . (RECUADRO MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.