CUESTIÓN DE HONOR:

CUESTIÓN DE HONOR:

07 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Tremenda confusión se armó el lunes pasado cuando el senador Jesús Piñacué llegó a cumplir una cita en el Palacio de Nariño. Como iba acompañado de otros siete indígenas de su comunidad, y dos de ellos llevaban su bastón de mando, una de las policías de la entrada se negaba a dejarlos pasar con su bastón. Después de muchas explicaciones y de consultar la opinión de los jefes de seguridad de Palacio, tuvieron que contar que por su jerarquía y costumbres el bastón es un símbolo del que no se pueden desprender los líderes indígenas. Como los policías de su bolillo?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.