SOY MEXICANO, Y QUÉ

SOY MEXICANO, Y QUÉ

A quién no le gusta encontrarse con los amigos?, nos proporcionan momentos agradables ya sea recordando o intercambiando ideas, haciendo planes o simplemente dialogando sobre las cosas cotidianas. Por ello, el último escrito de Germán Pinzón González, titulado La mexicanización de Duitama me brinda la gratificante oportunidad de volver a escribir, a desentumir mis dedos sobre mi vieja Olivetti.

12 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Mi querido Germán, al igual que Corrales, soy anterior a la conquista . La tierra de mis ancestros le ha cantado a la vida en ritmos de guabinas, torbellinos y bambucos, nada más hablar de los señores Parra, los Cely o los Torres, verdaderos maestros de nuestro folclor distanciados enormemente de la música del país azteca.

De la época aquella en que por estas tierras de Boyacá se hablaba de piojosos , gochos . cortabolsas , cuatromanos , matapadres y tragapencos , los corraleños con la gallardía y buen humos que les son característicos, rescataron el despectivo apodo y se auto proclamaron hermanos de espinas de los manitos, hecho histórico que nos permitió pasar las vacaciones de fin de año en tierras mexicanas , disfrutando las festividades del 7 de diciembre, el Reinado del Soltero y viviendo verdaderas Navidades.

En una tierra pobre en vegetación, pero pródiga en cerebros, las ideas se dan silvestres. Muestra de ello la representación en vivo de la Semana Santa, que por años reunió a los boyacenses y estremeció los sentimientos de las abuelas que lloraron desconsoladas, junto con usted, con la crucifixión y muerte de un Cristo que dejó por pocos días el azadón y aunque mueco ejecutó con maestría su estelar papel.

Claro que me hubiera gustado nacer en México, junto a una mata de tuna, pero no fue así y le a don Jacinto Rodríguez (q.e.p.d.) propinarme la primera de la que parece ser una interminable serie de nalgadas, algunas de las cuales, por su dureza, me inclinaron a profesar una especial devoción por la Virgen del Consuelo, no la de Guadalupe. Aquí sí tengo que decir como el Indio Rómulo: yo no soy de por aquí, yo nací en Sutapelao... .

Ni mi chamaco Pinzón, no puede usted ni en chiste vincular el nombre de mi México lindo y querido a las cosas charras, ni a la moda contracultural que usted afirma se viven en nuestra calenturienta Duitama, en donde dicho sea de paso, el Alcalde que se inmortalizó cantando los temas de José Alfredo Jiménez, Pedro Infante y Jorge Negrete, no es actual sino uno muy mentado en clubes y sitios ligth: don Henry Alberto Becerra León, un auténtico cantante de rancheras estrato diez. No se me ponga charro, querido amigo, no nos haga parte del paseo mariachi, que los corraleños sin falsete, guitarrones y palenques sí podemos decir a voz en cuello que somos orgullosamente mexicanos , y qué?.

*Periodista.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.