LA MALDICIÓN GITANA

LA MALDICIÓN GITANA

Vergonzoso. Bochornoso. Desastroso. Y se podría continuar el rosario de adjetivos para calificar lo que ha sido el proceso de conformación de la Comisión Nacional de Televisión.

07 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Todo ha marchado mal en un organismo al que hace mucho tiempo le cayó la maldición gitana. O la pava .

El espectáculo es verdaderamente lamentable. Cuando el nuevo gobierno podía haber dado un ejemplo, radical y diferente, a la clientelización de la Comisión, ha ratificado las mismas prácticas, cometido exactamente los mismos errores. Nombró un comisionado que hacía parte de una gestión fuertemente criticada y que, según algunos, conspiraba desde dentro. Señaló a otro que tiene intereses explícitos en medios de comunicación y que ha empezado a aprender a las carreras sobre el tema. Y para cerrar con broche de oro escogió a la suegra del doctor Valdivieso, quien desde el mismo día de su posesión empezó a sentar cátedra sobre la televisión educativa.

El espectáculo, sin embargo, promete continuar. La orgía de llamadas, palancas, autopromociones, licencias para hacer campaña, candidatos en trance, candidatos con ganas, candidatos pasando hojas de vida, es verdaderamente lamentable. Muestra por lo demás el grado de deterioro y de politización a que ha llegado la Comisión; pero en el fondo y en la superficie, lo que muestra es lo que desde hace años sucede en muchas instancias del país públicas y privadas.

Muestra que no importan los programas sino las amistades, las ideas, sino los compromisos. Muestra que las entidades públicas están cada día más alejadas de los ciudadanos y más cerca de las pequeñas trapisondas y las componendas amigueras. Muestra que para llegar a un cargo se necesita tener algo para dar en trueque como puestos, asesorías. Como si la organización de lo público fuese un asunto de decisión privada.

No se necesita saber del tema, ni tener experiencia, ni mostrar independencia. Mientras en la Junta del Banco de la República sería impensable nombrar a una buena y celosa ama de casa, o a un abogado sapiente o listo, en la Comisión de Televisión parece que los requisitos de ingreso son bastante laxos y hasta frívolos.

Si se ha estado en un cargo educativo, pues se sabe de televisión educativa. Si se tiene un cuadro de Botero en la casa, pues se es experto en video cultural. Si se domina el Código Laboral, pues se es experto en televisión comercial,. Si se rumbea en La Calera, se es una autoridad en musicales. Tal como vamos, el manejo de microondas en la casa es una justificación plena del dominio de la televisión. Si se trata, al fin de cuentas, de dos electrodomésticos.

Bochornoso. Penoso. Vergonzoso ha sido el espectáculo que hemos visto en estos días. Muy parecido al que ha sufrido el país desde hace décadas. Y pensar que aún quedan algunas semanas para contemplar el desfile de los trueques, las promesas, los puestos, las suegras. Pobre país. Pobre televisión.

Encuadre En una cartelera donde las comedias colombianas brillan por su ausencia, quedan algunas opciones extranjeras: una de ellas es La niñera.

Buen ejemplo el que ha dado Audiovisuales al escoger por concurso sus mejores proyectos. Todo lo contrario de la bochornosa gazapera en que se ha convertido la conformación de la CNTV (ver Crítica).

Todo un personaje: el escritor Fernando Vallejo. Con muchas cosas que decir. Y en Cara a cara estuvieron mucho mejor las respuestas que las preguntas. En Libro abierto, el programa que dirige Guiomar Acevedo, se preparó un diálogo de William Ospina con Vallejo, muy interesante y pertinente.

Si habrá cuerda para tanto? Le salió un nuevo pretendiente a Paquita Gallego, que puede terminar por sacarle definitivamente la piedra a los televidentes. Porque hasta ahora son muchos los muertos y pocos los escogidos. No hay derecho.

Por fin Señal Colombia le vuelve a dar importancia a los ciclos de cine. Y están escogiendo las películas con criterios de calidad. Se han podido degustar bocaditos di Cardinale como el Casanova de Fellini o Memorias del subdesarrollo, ya un clásico del cine cubano.

Como son las cosas, cuando son de franjas... Carolina Barrantes estaba bastante apabullada en su horario de entrada la noche. Ahora, un poco más temprano, ha reaccionado positivamente. Aunque, la verdad, no es una obra que se destaque en especial.

Una buena noticia para los televidentes. No han sacado a los Expedientes X. Los han pasado los sábados en un horario en que no pueden ser fácilmente desplazados por el fútbol. Por el Canal RCN.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.