UN ESTADIO DE LEYENDA:

UN ESTADIO DE LEYENDA:

01 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Señores Boyacá 7 días, Eran los años 1960 cuando solíamos ir a jugar a fútbol a ese estadio que tantas glorias y satisfacciones le dio a la Perla de Boyacá exhalando de paso el lúpulo del proceso cervecería. Estadio verdadero donde se jugaba el verdadero fútbol clásico, la danza futbolera, la inspiración propia del jugador honesto y digo la danza porque era el ballet futbolístico producto de la entrega total de la juventud en cuerpo y alma, preocupada por brindar un buen espectáculo sin esperar nada a cambio, solamente los aplausos de una multitud cuando se lucían los arqueros o cuando se concretaba el gol. Me refiero al recordado con sobrados argumentos estadio de Bavaria la vieja. Es preciso decir que en la época de los sesenta se escribió en este estadio la verdadera historia del fútbol duitamense. Si hoy evocamos el balón-pie de esos tiempos, tengo que decir que hubo equipos y jugadores que tras el balón dejaron marcadas huellas indelebles de esos guayos con tacos de suela asegurados con puntillas. Allí quedaron los goles y atajadas en la mente de una afición congregada domingo a domingo en ese glorioso estadio de Bavaria. Fútbol de los sesenta que hoy con sobrados méritos, podemos colocar como ejemplo de las generaciones contemporáneas. Es justo y merecedor recordar a equipos y jugadores de los sesenta. El Colegio Salesiano con los padres Orostegui y Giraldo, el Mono Henry, el ex gobernador Alfonso Salamanca, el ex alcalde Benjamín Herrera. Más adelante en 1964 llega a Duitama un gran dirigente como rector: el padre Mario Bernardoni. En el equipo del Técnico Rafael Reyes se destacaron Raúl Ortíz, Pedro Flórez, Alejandro Eslava, y quien esto escribe con la dirección de un talentoso profesor Luis Augusto Penagos y con un gran impulsor y creyente en el fútbol y la juventud, ese hombre que dejó historia como rector del técnico: el capitán de fragata Demetrio Salamanca Quijano (q.e.p.d), exigiéndonos sin ser pendejos disciplina, respeto y buenos resultados.

El equipo de Bavaria tenía al negro Martínez, al chocolate Niño. Un equipo que dio que hacer fue el fluminense con Nacho Lara (q.e.p.d.), el Cumbia Lara y los hermanos Pinto. En la década de los sesenta también participaron Coca Cola con el Tanque Rico (q.e.p.d.), Santa Rosa de Viterbo, Paz de Río, Cementos Boyacá, el Incora, el Independiente de Duitama, El Estrella Roja, El Junior, La Voz de los Libertadores, El ITA de aipa y el Sisu (una marca automotríz).

De manera especial recordemos a ese narrador deportivo Héctor Julio Chaparro Mesa quien transmitía los partidos en directo por las Voz de los Libertadores, la voz comercial de ese empresario de la radio Clemente J Rodríguez Rojas y los comentarios de Hernando Garzón Eslava. Era tal de calidad el fútbol de los sesenta que ameritaba transmisión directa por radio, donde toda Duitama se congregaba en el glorioso estadio de Bavaria arengando con respeto a su equipo del alma. En 1965 son seleccionados por Boyacá al Campeonato Nacional de Pereira, Raúl Ortíz, Cumbia Lara, Pablo Pinto, Rafael Fandiño y quien escribe esta columna. Recuerdo que en Duitama se pagaba por entrar al estadio; quien no tenía dinero se brincaba las paredes burlando la autoridad militar. También recuerdo que terminados los partidos juiciocitos para la casa porque el lunes teníamos que estudiar.

Atentamente, Jairo Cruz Rodríguez Economista de Duitama

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.