BIENVENIDOS AL CLUB

BIENVENIDOS AL CLUB

Solamente formando parte del Club de la Tercera Edad, se sabe exactamente qué significa este calificativo que nos asusta y amedrenta.

05 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Cuando iniciamos la segunda edad, por nuestra mente no pasa que formaremos parte de la otra, la tercera, porque vivimos con tanta intensidad la juventud y la madurez que estamos convencidos de que serán ternas.

Fuimos testigos del envejecimiento de nuestros padres y parientes, sufrimos con ellos; les ayudamos a sobrellevar el deterioro y las enfermedades, sin pensar remotamente que esto nos pasará a nosotros.

Este asunto de la Tercera Edad , se lo inventaron los gobiernos para sacarnos del servicio activo, bajo el pretexto de una pensión y así diplomáticamente decirnos usted ya no sirve para nada; le pagamos para que se retire y darle así el chance a otras personas .

Como es una ley, hay que cumplirla y gracias a ella, la Ley, quedamos fuera de base , formando parte de los sin oficio , pero no debemos amendrentarnos con el cuento de la Tercera Edad , porque no es cierto que ella nos indique que están aminoradas nuestras capacidades físicas y mentales. No señor.

La Tercera Edad es el final de nuestra vida activa al servicio de una empresa, de un jefe o de un patrón, pero es el comienzo de vivir con la satisfacción del deber cumplido; de compartir plenamente la existencia con los hijos a quienes abandonamos un poco en su niñez y en su juventud, mientras salíamos a trabajar, precisamente, de crearles a ellos un futuro mejor.

La Tercera Edad , es hacer, por fin, lo que se nos venga en gana, sin horarios, sin calendario y sin requisitos; es el inmenso placer de deambular por el mundo sin recibir órdenes, sin plegarnos al gusto de otros, sin someternos a la disciplina y al rigor de unas normas establecidas que nos impiden disfrutar plenamente de la vida, como perecear en la cama en compañía de un buen libro; el de disfrutar de la T.V: sin que nadie nos manipule el control o el de comer lo que queramos y a la hora que queramos.

Bendita sea la ?Tercera Edad?, que me ha permitido realizar un sueño dorado que tenía desde los quince años: no hacer absolutamente nada y que además me paguen por eso .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.