EN VIVIENDA DE INTERÉS SOCIAL, UN BUEN BALANCE

EN VIVIENDA DE INTERÉS SOCIAL, UN BUEN BALANCE

VIVIENDA Los trasteos serán historia patria para más de 5.000 boyacenses, que gracias a diferentes programas nacionales y locales de vivienda social y a una disciplina de ahorro, hoy ven realizado el sueño de habitar bajo su propio techo.

15 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Pese al momento económico por el que atraviesa Boyacá, como Colombia, algunos habitantes de Tunja, Chiquinquirá, Duitama, Sogamoso, Umbita y Sotaquirá, han sido beneficiados, durante lo que va corrido de la año, con los programas de vivienda social adelantados por sus líderes, administraciones municipales, Inurbe y gobierno nacional.

En total estos proyectos amparan a más de 1.000 familias, que de acuerdo a sus necesidades se han organizado y han logrado una interacción con los fondos de vivienda de sus localidades para conseguir recursos provenientes de la nación a través del Inurbe.

Igualmente, los grupos familiares han tenido que adelantar diversas actividades y practicar una economía de ahorro para poder financiar el valor de acabado de los inmuebles.

En casos como el de Sogamoso los integrantes de las familias minimizan costos trabajando, con la respectiva asesoría técnica, en cada etapa de la construcción de casas.

Los esfuerzos de las diferentes entidades y comunidades no han sido suficiente para satisfacer la demanda habitacional de Boyacá, que según cifras de Camacol, se calcula sumados todos los estratos- en 200.000 viviendas. No obstante, los voceros comunitarios creen que con el acelerado crecimiento de los programas de vivenda social y su efectividad, pronto se satisfacerá la necesidad habitacional de los boyacenses.

Recuadro Tunja El proyecto Ciudad Jardín, promovido por la Alcaldía de la Ciudad y el Inurbe, amparó en una primera etapa a 303 familias (el objetivo son 730 en total) de bajo recursos pertenecientes a los estratos 1 y 2. Con este proyecto cada familia solo tendrá que cancelar 7 093.140 pesos con un financiamiento, libre de upac, a largo plazo.

Duitama En la Capital cívica está a punto de cristalizar el sueño de su vida, tener casa propia, con la realización del proyecto Ciudadela Comunal Guadalupe, impulsado por el Fondo de Vivienda Municipal, Fonvidu, que además, hará lo propio con 25 familias más con el complejo Villa de las Américas.

Igualmente, en programas asociados Fonvidu adelanta la construcción del proyecto Mirador del Chiticuy con 240 soluciones y Pueblito Boyacense con 100 y Cerrito Encantado con 286 lotes con servicios.

Chiquinquirá Con la adquisición de un lote al occidente de la ciudad se entregará a un total de 104 familias de bajos recursos el mismo número de soluciones de vivienda. En estos nuevos barrios -Cerros de la Alameda y Las Lomas- los beneficiarios tan solo aportarán un millón de pesos y el Municipio les suministra los materiales necesarios, así como la asesoría en la construcción. Estos proyectos se entregarán el próximo mes de diciembre.

Otro de los planes que se adelantará en los próximos meses es el de 26 casas y 100 apartamentos dirigidos a estrato 3, mediante los subsidios otorgados por el Gobierno Nacional.

Sogamoso En esta ciudad, 360 soluciones de vivienda en zona rural y 640 en zona urbana están en construcción.

Durante la actual administración municipal y en conjunto con el Fondo de Vivienda de Sogamoso, Fonvisog, y con la cofinanciación del Inurbe, la Red de Solidaridad, la empresa privada y cierta cooperación técnica internacional, se realizó un diagnóstico sobre las necesidades habitacionales de algunas veredas y sectores urbanos de Sogamoso y se inició, con la participación activa de la comunidad y auto gestión de la misma, la construcción de 1.000 viviendas.

Umbita y Sotaquirá A través de la gestión adelantada por sus alcaldes en función de directores de sus respectivos fondos de vivienda ante el Inurbe, cada uno de estos municipios logró recursos para la solución de vivienda de 20 familias.

Boyacenses al día en créditos Pese a la recesión que ronda al país, en Boyacá las devoluciones de inmuebles -daciones en pago- a las corporaciones de ahorro y vivienda son mínimas.

Esta es la conclusión, luego de realizar un sondeo en ciudades como Tunja, Duitama, Sogamoso y Chiquinquirá, lugares en que los usuarios de créditos para vivienda han preferido sacrificar parte de su presupuesto familiar con tal de cumplir con las obligaciones adquiridas años atrás. Sólo en muy pocos casos la vivienda se ha convertido en la manera de saldar la deuda.

Las principales corporaciones de ahorro y vivienda de Sogamoso y Chiquinquirá no reportaron más de 10 casos de daciones en pago. Según voceros del sector financiero, los clientes de los bancos en el Departamento siempre han conservado un comportamiento ejemplar a la hora de responder por sus créditos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.