Archivo

EL TURISMO, FUERZA ECONÓMICA DE BOYACÁ

TURISMO Turista que conoce a Boyacá regresa. Porque el visitante que pisa la tierra de La Libertad además de un acogedor ambiente para su descanso, exquisita alimentación y verdes paisajes, encuentra nuevas rutas que lo obligan a regresar. (Ver Mapa Ifografía)

15 de octubre 1999 , 12:00 a.m.

Y es que Boyacá ofrece de todo para cada gusto, edad y economía, desde planes especiales en reconocidos hoteles y haciendas, hasta rutas de viaje por las provincias, visitas a lugares naturales e inolvidables ecoaventuras. De los 123 municipios no hay rincón de Boyacá que no tenga historia, arte o atractivos ecológicos para mostrar.

Una de las mayores estrategias del departamento como proveedor de servicios turísticos es su cercanía a la capital del país y variedad de lugares y climas. El turismo está caracterizado para las áreas de convenciones, actividades profesionales, vacacionales y ecoturísticas, especialmente hacia Paipa, Villa de Leiva y sus alrededores. Con fines comerciales, Duitama y Sogamoso; y, a nivel de turismo ecológico, el Norte de Boyacá, el lago de Tota, Ricaurte y el Valle de Tenza.

El gremio hotelero de Boyacá cuenta con una estructura que permite ofrecer una variedad de alojamientos con toda clase de servicios. Se cuenta con 2.509 habitaciones sin adicionar los servicios que prestan cabañas, residencias familiares y pequeños complejos habitacionales, especialmente en Villa de Leyva.

Historia y arte La mayor riqueza del departamento es su gente y su historia. De la historia no sólo quedan los escritos y leyendas, sino los lugares como gran testimonio de lo que fue siglos atrás, un gran centro indígena, colonial e independentista.

Cualquier visitante es recibido por la historia del Puente de Boyacá, en donde se libró hace 180 años la batalla entre españoles y patriotas, con la que se firmó la independencia de la Nueva Granada. A Tunja se le conoce por su historia y arte religioso guardados desde épocas anteriores al descubrimiento de América y durante el establecimiento del regimiento colonial. La Casa del Fundador de la ciudad, Gonzalo Suárez Rendón, es de las pocas viviendas de un fundador, que pese a que data de 1539, aún se conserva.

Con características similares están la casa del escribano Don Juan de Vargas, la casa de Juan de Castellanos; el convento de San Agustín (hoy biblioteca del Banco de la República), el Pozo de Hunzahúa (De Donato), el Mono de la Pila y el Paredón de los Mártires, en el parque El Bosque de la República. A excepción del pozo de Hunzahúa, estos sitios se ubican en el centro histórico y colonial.

De Tunja hacia el Occidente se encuentran atractivos internacionales como Villa de Leyva, monumento nacional, un municipio de clima medio en donde la actividad artesanal parece tener su propio mundo en medio del colorido de bugambiles, cayenos y olivares.

Allí está la plaza mayor, de la que se dice es la más grande del país por su superficie de 14.000 metros cuadrados, cuyo alrededor está conformado por el templo parroquial y hermosas casas coloniales. En la villa se puede visitar la residencia donde murió el prócer Antonio Nariño, precursor de la Independencia, la casa de Los Portales, construida por Don Juan de Castellanos, la habitación donde nació el héroe de San Mateo, Antonio Ricaurte, y el museo del maestro Luis Alberto Acuña. También están, la Real Fábrica de Licores, el Monasterio de las Carmelitas Descalzas, el Museo de Artes Religioso y el museo en la casa donde vivió el general Gustavo Rojas Pinilla.

RECUADRO Otros destinos Moniquirá, a 60 kilómetros de Tunja es conocida como la ciudad Dulce , por la exquisita variedad de productos de la guayaba, arequipes y panelitas de leche. Es un centro turístico cuya temperatura oscila entre los 18 y 21 grados. Si el viajero llega hasta Moniquirá no debe dejar de ir a Chitaraque y Togí.

Paipa, uno de los municipios más visitados de Boyacá es un frecuente destino de colombianos y extranjeros por ser un centro turístico especializado que bordea el lago Sochagota. Conocido por las aguas termales se ofrece como un centro de descanso y de servicios de salud a través de diferentes terapias. En Paipa se encuentra un complejo hotelero que incluye centros para grandes encuentros empresariales, planes especializados de descanso, áreas vacacionales como cabañas y centros populares de recreación.

Este municipio, donde el turismo genera importantes recursos a sus habitantes, se realizan eventos nacionales como el Festival de Bandas, el Reinado Nacional de la Ovejas, el Festival de la Almojábana, principal producto típico. En área rural se encuentra el Pantano de Vargas, monumento nacional donde se desarrolló una de las más importantes batallas de la campaña libertadora de 1810.

Sogamoso, Ciudad del Sol , cuenta con el Museo Arqueológico, donde se encuentra el templo muisca del sol. De allí, se parte hacia Tópaga, Mongua, Monguí, centros mineros y agrícolas, destacados el primero, por sus tallas en carbón, principal producto local. Otro atractivo son las tallas, que en pino, se encuentran en el parque y su iglesia colonial, en la que se conservan valiosos óleos religiosos de pintores coloniales.

En Monguí se encuentra el templo de los Franciscanos, importante por su arquitectura colonial y su templo doctrinero. Otros atractivos son el Puente de Calicanto, la plaza y las fábricas de balones de fútbol. Desde allí se parte hacia uno de los páramos más hermosos del departamento: Ocetá, que comunica con el páramo y la laguna de Siscuensí, en jurisdicción de Sogamoso.

El Lago de Tota, conocido como el mar interior de Colombia, ubicado a 15 kilómetros de Sogamoso, por la vía a Yopal es uno de los paisajes más inolvidables para el turista. Se pueden conocer las islas San Pedro, Santa Helena y La Custodia, navegar aguas adentro, pescar, hacer ecoturismo, visitar lugares como la Península, los Arcos y Playa Blanca. Este último es uno de los lugares más hermosos y visitados. Está enclavado en una región montañosa a orillas de las cristalinas aguas del lago en jurisdicción de Tota, donde se puede acampar, practicar montañismo, deportes náuticos, realizar caminatas, nadar, bucear, entre otras. También, saborear el plato de la región: la trucha arco iris, cultivada en el mismo lago.

El área lacustre comprendida entre los municipios de Tota, Cuítiva y Aquitania ofrece un importante complejo hotelero para los visitantes.

Del lago de Tota se pasa al Valle de Iraca, en los municipios de Tota, Cuítiva e Iza, municipios pequeños pero de grandes atractivos paisajísticos. Iza presenta piscinas de aguas termales y hoteles de distintas categorías y una agradable temperatura.

LAS AFUERAS DE VILLA DE LEYVA son sitios obligados para conocer: El Fósil , donde se encuentra un kronosaurus de hace 150 mil años y también las 23 columnas muiscas que sirvieron a los indígenas como instrumento meteorológico. El convento de Santo Ecce Homo, claustro de los padres Dominicos desde 1620, las ruinas de Gachantivá vieja .

Por la ruta de Villa de Leiva a Chiquinquirá se pueden visitar municipios como Sáchica, con su iglesia doctrinera y sede de eventos como la Semana Santa en vivo y el Reinado Nacional de la Cebolla; Ráquira, el más importante centro alfarero y artesanal del país y Sutamarchán y Tinjacá, afamados por su gastronomía criolla y clima agradable.

En Villa de Leiva se realizan eventos como El Festival Nacional de Cometas, del Arbol, Luces, Gastronomía, Coros, etc. En sus afueras se puede observar la imponencia de una parte del Santuario de Fauna y Flora de Iguaque, donde se ubican ocho lagunas y un gran banco de germoplasma, de gran importancia para la biodiversidad colombiana. Es el único Santuario de Boyacá. El Convento de La Candelaria, fundado por padres Agustinos es un centro artístico colonial en donde reposan invaluables cuadros de pintores coloniales.

CHIQUINQUIRA es la ciudad conocida por su adoración a la Virgen, cuyo cuadro milagroso se encuentra en la Basílica Mayor; también por la elaboración de guitarras, artesanías en tagua, dulces y por ser un importante centro comercial ganadero, lechero y de esmeraldas de Muzo y Coscuez. Presenta lugares como el centro mariano de Renovación, Complejo Cultural Turístico y Educativo, (donde funcionó la antigua estación del Ferrocarril), Parque de las Romerías y otros. En área rural, y compartida con Cundinamarca, se localiza la laguna de Fúquene.

Del chivor al Nevado En el Valle de Tenza, una productiva zona del departamento, el turismo se concentra en cercanías de la represa de Chivor o La Esmeralda, donde se genera energía hace varias décadas.

Guateque cuna del ex presidente de la República Enrique Olaya Herrera, ofrece un agradable clima y es el punto de partida hacia pequeños centros de cestería como Tenza, de formación académica rural como Sutatenza, y natural como Chinavita; Garagoa donde se encuentran entre otros lugares, el Cerro de Doña Francisca o Mamapacha , la estrella fluvial del Valle de Tenza y otros atractivos para visitar.

Las localidades de Macanal, La Capilla, Almeida, Somondoco, Santa María y San Luis de Gaceno, son áreas con influencia de la represa de Chivor para conocer.

EN EL NORTE DE BOYACA hay lugares interesantes de agradable clima cordillerano. Partiendo desde Duitama se atraviesa municipios como Santa Rosa de Viterbo, Belén y Cerinza. A mayor altura se empieza a vislumbrar uno de los cañones más largos del país como el del Río Chicamocha, con municipios como Tutazá, Sátiva Norte, Sátiva Sur, Boavita, La Uvita, Guacamayas. En estas localidades se puede consumir platos como el cabrito asado y dulces típicos a base de dátil y frutas de la región.

SOATA ES LA TIERRA DE LOS DATILES, donde cada año se realiza el Festival Nacional del Torbellino. Tipacoque ofrece una llamativa arquitectura colonial y es recorrido por ser la tierra del escritor Eduardo Caballero Calderón, cuya hacienda se conserva. A mayor altura, El Espino, Gicán y el Cocuy en las faldas del nevado que lleva sus nombres.

Boyacá verde El futuro turístico del departamento se podría vislumbrar desde el ecoturismo. Y en esta área Boyacá cuenta con una gama de lugares para conocer.

En el departamento se encuentran dos parques nacionales naturales como son: la Sierra Nevada del Cocuy, Gicán o Chita y el Páramo de Pisba. También, el Santuario de Fauna y Flora y decenas de páramos ya que el 65 por ciento de los municipios boyacenses tienen en su jurisdicción este ecosistema. Entre los páramos más destacados están Ocetá, Siscuensí, de Las Alfombras, Los Cristales, Siachoque, Toquilla, entre otros.

Otros lugares para hacer ecoturismo son Las cascadas conocidas como la Periquera, el río Cane en Villa de Leyva; Gachantivá Vieja y el río Socha en Gachantivá; Teatinos, entre Tunja y Samacá.

EN EL LAGO DE TOTA, una caminata desde el sitio Llano de Alarcón hasta Playa Blanca y Los Arcos, uno de los más bellos paisajes colombianos sobre los 3.000 mil metros de altura. Allí, además, se puede degustar exquisita trucha arco iris, escalar las altas montañas de sus alrededores y en Aquitania visitar la basílica menor y La Cumbre.

HACIA EL VALLE DE TENZA se pueden conocer varios de los imponentes cerros que conforman el macizo de Mamapacha, en jurisdicción de varios municipios, desde donde bajan importantes afluentes cuyos caudales los toma la represa de Chivor.

EL PARQUE NACIONAL NATURAL DEL COCUY, ofrece a escaladores profesionales y a turistas audaces, los picos Ritacubas Blanco, Negro y Norte; El Castillo y Pan de Azúcar, con alturas superiores a los 5.000 metros. Para llegar a estos picos se atraviesa por extensos páramos y lagunas como la de Los Verdes, La Plaza, La Isla Grande de La Sierra, el Avellanedal, entre otras.

Un buen destino Para Gilberto Daza Higuera, presidente de la Asociación de Hoteleros de Boyacá (Asotelbo), integrada por 18 hoteles, pese a las difíciles condiciones del país en materia turística, Boyacá sigue siendo uno de los principales destinos.

Boyacá siempre será lugar seleccionado para visitantes nacionales y extranjeros porque goza de los mejores atractivos paisajísticos y de la tranquilidad que requieren quienes quiren descansar. Su cercanía a Bogotá es fundamental para quienes necesitan reuniones empresariales, descanso familiar o convenciones .

Daza Higuera afirma que los hoteleros boyacenses bajaron sus tarifas entre el 20 al 50 por ciento como incentivo a los visitantes a la vez que incrementaron las actividades para fin de año. A lo largo del año tenemos toda clase de eventos deportivos, típicos, religiosos y festivos que atraen a los turistas según su gusto, especialmente en Paipa, Tunja y Villa de Leyva, de donde se irradia el turismohacia los demás municipios.

Desde este miércoles, queremos dar a conocer las alternativas de descanso, rutas bajos costos, para quienes viajen a Boyacá, en Boyacá en Corferias , dijo el directivo.

EVENTOS En Villa de Leiva Festival del Arbol: octubre Festival del Luces: diciembre Recibimiento del 2000 Semana Santa: Marzo Festival de Cometas: Agosto Festival Gastronómico: septiembre En Paipa Festival de Antología de la Música Colombiana: octubre 17 Parada Nacional de Sky: noviembre Desfile de faroles: 7 y 8 de diciembre Aguinaldo: 18 -24 de diciembre Fin de siglo 31 de diciembre Actividades acuáticas: enero 2000 Festival de la Ruana y el Pañolón: marzo Festival de la Almojábana: junio Triatlón Internacional: septiembre