A LA ZAGA

Por muchas razones, Colombia está condenada al ostracismo, a copiar fórmulas y a vivir, lamentablemente, a la zaga de los avances científicos y tecnológicos.

28 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Las razones son suficientemente poderosas: no hay presupuesto de inversión para ninguna de las áreas del desarrollo del conocimiento. Las asignaciones contempladas en el programa de gastos del 99 apenas alcanzan para atender nómina y servicio de la deuda. Por lo tanto, este año será esquivo para la investigación.

Un ejemplo claro es lo sucedido con Corpoica. De un presupuesto inicial de 31.200 millones de pesos, se redujo a 19.200 millones. Un duro golpe para una entidad que, entre otras cosas, se dedica nada más ni nada menos que a la investigación tecnológica del sector rural. Es decir, a identificar nuevas especies, a mejorar semillas y a facilitar la productividad del campo.

Todo el mundo entiende que hay un complejo problema fiscal y que el ajuste es generalizado. Pero cortar de un solo tajo 12.000 millones de pesos a la investigación rural aquí todavía somos primitivos en esta área es deplorable.

Y queda demostrado además que somos un país de discursos, de propuestas y de impulsos. Basta observar el plan de desarrollo para comprobar la tesis de que de la teoría al hecho hay mucho trecho. Allí se esbozan emotivos planes para la ciencia y la tecnología. Lo mismo pasó con el Salto Social de Samper y con la Revolución Pacífica de Gaviria. Lo cierto es que hay muchas promesas de promoción de la investigación, pero la plata no fluye. Y sin plata no se pueden obtener resultados prácticos ni satisfactorios.

El propio presidente Pastrana prometió el día de su posesión atender el campo. No solo buscaremos dijo la prosperidad en la industria y en las empresas, sino también en la agricultura, a la que hemos exprimido durante muchos años sin pagarle lo que le debemos. Vamos a invertir más en el campo .

Y se supone que una de las formas de hacer crecer el campo, volverlo rentable y hacerlo atractivo, es a través de un esquema productivo moderno, avanzado, que solo se logra con tecnología.

Pero además de la falta de plata, preocupa el desinterés del propio Gobierno. Ni el Ministro de Agricultura, ni el Ministro de Hacienda, ni el jefe de Planeación Nacional que estaban confirmados asistieron a la asamblea de Corpoica, entidad donde el Ejecutivo es el principal accionista. Es como si Andrés Obregón Santo Domingo, presidente de Bavaria, no hubiera asistido el viernes a la asamblea de la compañía.

Dónde está el compromiso con el campo? Pastrana, el siete de agosto, dijo: No olvidemos que la tierra es el alma de Colombia y que quienes la cultivan son el alma de la tierra . Así que menos palabras y más realidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.